Policiales

Asesinan de diez balazos desde un auto a un joven en la Villa Moreno

Un hombre de 28 años fue ejecutado de diez balazos cuando estaba frente a una humilde vivienda de villa Moreno, en la zona sur. El ataque fue perpetrado desde un auto.

Martes 01 de Diciembre de 2015

Un hombre de 28 años fue ejecutado de diez balazos cuando estaba frente a una humilde vivienda de villa Moreno, en la zona sur. El ataque fue perpetrado por los ocupantes de un auto que pasó por el lugar y, además, una bala alcanzó a un hermano del joven fallecido que quedó internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez pero su vida, según fuentes oficiales, no corre peligro.

El brutal ataque ocurrió a unos 50 metros de donde el 1º de enero del 2012 fueron asesinados a balazos Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez en una canchita de Dorrego y Presidente Quintana.

De visita. Marcelo Alejandro López tenía 28 años y vivía, según dijeron vecinos, en Pueblo Andino, localidad del departamento Iriondo ubicada a 40 kilómetros de Rosario. El fin de semana pasado había llegado a la ciudad para visitar a la madre y sus hermanos que ocupan una casilla bordeada por un pasillo, en Dorrego al 3900, entre Doctor Riva y Presidente Quintana. El paisaje de la barriada se completa con modestas casas de material y senderos de tierra que conducen a precarias viviendas.

Cerca de las 23.30 del domingo Marcelo López estaba bebiendo con su hermano Cristian, de 26 años, en la vereda de su casa. En ese momento un auto —al cierre de esta edición todavía no estaba identificado— pasó por el lugar y una de los ocupantes gatilló una pistola calibre nueve milímetros y desató un vendaval de balazos.

Diez proyectiles atravesaron el cuerpo de Marcelo. El muchacho se derrumbó malherido al suelo y en escasos segundos murió. Fuentes policiales señalaron que tres tiros le perforaron la espalda, otros dos impactaron en el abdomen y tres plomos le perforaron el tórax. Y otros dos balazos atravesaron el brazo y la pierna derecha.

Su hermano Cristian pudo sobrevivir al ataque. Un tiro le atravesó el glúteo derecho y quedó internado en el Heca.

En el mediodía de ayer, un vocero del centro asistencial indicó que el muchacho ingresó a la 0.30 de ayer al hospital trasladado por un patrullero. "Está bien. Se están haciendo los controles médicos que corresponden en estos casos", dijo un médico del hospital.

"Muchos tiros". Ayer a la mañana, en la cuadra donde ocurrió el violento episodio se distinguían signos inequívocos de lo que fue la tremenda balacera. Un plomo incrustado en una baldosa, un portón perforado por un proyectil y orificios en las paredes provocados por los tiros. Una zapatilla colgando de un cable formaba parte de la escena.

En la barriada algunos vecinos dijeron que no presenciaron el momento cuando se desató el ataque. "Solamente escuchamos muchos tiros", dijeron dos mujeres mientras tres policías recorrían caminando la zona.

Una fuente judicial indicó que el fiscal de Homicidios Pablo Pinto le tomó declaración al hermano del joven asesinado en el Heca, pero no aportó datos que permitan avanzar en la pesquisa. El vocero consultado también indicó que se realizarán las pericias de las ocho vainas servidas calibre nueve milímetros encontradas en el lugar del hecho para cotejarlas con los plomos extraídos del cuerpo de la víctima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS