Policiales

Asesinan a balazos a tres hombres que compartían una cena en lo de un amigo

El dueño de casa dijo que fue hasta un quiosco y que al regresar encontró a las víctimas muertas en distintos lugares de la vivienda. Quedó demorado.

Viernes 16 de Agosto de 2019

Seis detonaciones, al filo de la medianoche del miércoles, sacudieron la noche del barrio Guadalupe Oeste de Santa Fe. En una pequeña vivienda de pasillo de Ignacio Risso al 1600 tres hombres que compartían una reunión de amigos fueron víctimas de un triple asesinato con tinte mafioso o narco, según una de las hipótesis que maneja la fiscal Ana Laura Gioria.

Las víctimas tenían al menos un disparo calibre 9 milímetros en la cabeza. Una había pagado dos condenas por homicidio y otra contaba con antecedentes por infracción a la ley de estupefacientes en el partido bonaerense de San Martín. En tanto, un cuarto miembro del grupo aportó a los investigadores el contexto del crimen. Relató que estaba junto con las víctimas, que salió diez minutos a hacer un mandado a un quiosco cercano y cuando regresó se topó con los cuerpos. Fue demorado por la fiscal.

Escena

"Al llegar al lugar los efectivos de la Policía de Acción Táctica (PAT) se encontraron con el cuerpo de tres hombres ejecutados con balazos en la cabeza", explicó ayer en la escena del crimen la fiscal.

"Hubo al menos seis disparos y los tres cuerpos estaban en diferentes lugares de la vivienda. Tengo entendido que se encontró algún tipo de estupefaciente, pero no puedo especificar qué sustancia ni cuánto peso. Por eso se le dio intervención a la Justicia Federal.

En el lugar no se encontraron armas pero se recolectaron materiales que pueden servir para la reconstrucción de los hechos", explicó. En la zona no se detectaron cámaras de videovigilancia públicas y privadas.

"Movimientos raros"

"Yo siempre le decía a mi mamá «¿sabés cómo van a terminar estos tipos? Con un tiro en la cabeza»", comentó uno de los pocos vecinos que dialogaron con la prensa. El hombre, que vive en una vivienda contigua al pasillo donde sucedió el triple crimen, contó que "sentía miedo de que cualquiera que viniera a tirar nos confundiera con estos malandras".

"Todos los días se reunían. Entre las 20 y las 4 de la mañana habían un movimiento bárbaro o se juntaban a tomar. Vendían droga, si les secuestraron una balanza. En esa casa siempre había caras y movimientos raros", referenció indignado sin abrir la puerta de chapón de su casa.

Esta versión fue puesta en duda por allegados a la investigación, quienes confiaron que en la vivienda se hallaron restos de cocaína, que habría sido consumida por las víctimas y sobre el lugar no había ninguna denuncia de vecinos en la Justicia Federal ni en las mesas de diálogos entre vecinos y funcionarios del Ministerio de Seguridad provincial.

Barriada trabajadora

Guadalupe es de los barrio más viejos de Santa Fe. Guadalupe Oeste, está emplazado en el noroeste de la capital provincial, y recibe su denominación de "oeste" porque de los cuatro barrios Guadalupe en Santa Fe es el que está más orientado hacia ese cardinal. Los santafesinos lo referenciaron como "una barriada de clase trabajadora" que le fue ganando urbanización a una zona que antaño era de quintas. En Guadalupe Oeste está la Parroquia de San Cayetano, a escasos 150 metros de la escena del triple crimen.

Según se pudo reconstruir el miércoles alrededor de las 23.15 en una pequeña vivienda de pasillo ubicada en Ignacio Risso al 1600, entre Sarmiento y Alberdi, se reunieron cuatro hombres a comer, lo que en la capital de la provincia se conoce como peña de amigos.

En la casa donde vive L.A.H., de 47 años, confluyeron Pablo Lezcano, de 40; Darío Ibáñez, de 47, y Luis Martín, de 60. Uno de éstos era cuñado del dueño de casa. La vivienda está ubicada en un pasillo de endeble puerta enrejada.

De acuerdo al relato del único sobreviviente, que trascendió extraoficialmente, éste salió de la reunión para hacer una compra en un quiosco de las inmediaciones. Cuando regresó, diez minutos más tarde, encontró que sus amigos habían sido ejecutados.

Cuando L.A.H. salió del pasillo e ingresó a la vivienda se topó con uno de los cuerpos junto a la puerta. Otro estaba en el baño. Y el tercero sobre la cama de la habitación. L.A.H. llamó al 911 y a los pocos minutos la luces de los cimbeles policiales dominaron la cuadra.

El relato del hombre fue tomado como referencia para iniciar la investigación, pero la fiscal ordenó que fuera demorado. Y ordenó que se le practicara el análisis Microscopía Electrónica de Barrido (MEB), similar al utilizado en causa de Alberto Nisman para corroborar si el hombre había gatillado un arma. Esa pericia se hará en Rosario, demorará unas 48 horas y su resultado será vital para saber si L.A.H. participó del triple crimen.

Con prontuario

Dos de las víctimas tenían prontuario abierto. Darío Alfredo Ibáñez, apodado "Pajarito tonto", había pagado dos condenas por homicidio: una a ocho años de prisión con vencimiento en 2004 por un crimen cometido el 20 de mayo de 1996. Y otra por un asesinato ocurrido el 13 de agosto de 2000 por el que fue sentenciado a diez años de prisión, que unificada le quedó en 17 años y 8 meses. Desde agosto 2014 estaba en libertad asistida.

Luis Martín, por su parte, pagó una condena a cuatro años de prisión por infracción a la ley de drogas —la 23.737— la Justicia Federal del partido de San Martín. En agosto de 2011 salió con libertad asistida.

La fiscal Gioria comisionó a efectivos de la PDI para que trabajaran en territorio a la búsqueda de potenciales testigos que brindaran testimonio que orientaran a la pesquisa.

El asesinato conmocionó a la ciudad de Santa Fe a punto tal de que el Concejo Municipal en su sesión de ayer resolvió convocar Consejo Ejecutivo de Seguridad Urbana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario