Policiales

Asaltaron al futbolista Laucha Acosta y lo amenazaron con balearlo en las piernas

El delantero de Lanús fue interceptado anoche en el partido bonaerense de Almirante Brown mientras conducía su Audi TT. Solamente le robaron diez mil pesos.

Jueves 16 de Octubre de 2014

El delantero de Lanús, Lautaro Laucha Acosta, fue asaltado por un grupo de delincuentes que amenazaron con balearlo en las piernas para que no juegue más al fútbol, mientras lo privaban de su libertad y lo llevaron a la casa de sus padres, en el partido bonaerense de Almirante Brown, donde le robaron unos 10.000 pesos.

El hecho fue cometido anoche, cuando el futbolista se movilizaba solo en su Audi TT por la localidad de Adrogué, en dicho partido de la zona sur del conurbano, y fue interceptado por al menos cuatro hombres armados que iban a bordo de un Toyota Corolla blanco y con vidrios polarizados.

“Me interceptaron de golpe. Venía en el auto por la zona sur del conurbano, me siguieron dos o tres cuadras y me tiraron el auto encima. Se bajaron cuatro muy rápido y me obligaron a bajar y a subir al auto de ellos”, relató esta noche el propio Acosta.

El jugador contó que los asaltantes le “pegaron bastante al principio” y le pedían dólares.

“Me pegaron culatazos, piñas, de todo. A las cinco o seis cuadras me reconoció el que iba manejando y yo iba atrás con otros dos hombres”, recordó.

Según Acosta, cuando lo identificaron le pidieron que los llevara a la casa y que “si no les entregaba lo que querían” lo “iban a matar” porque “ellos no tenían problemas”.

“Todo el tiempo me ponían (el arma) en la cabeza, le sacaban el seguro, me la ponían en la pierna y (decían) que no iba a jugar más”, indicó el futbolista.

Añadió que luego de dar vueltas “media hora, cuarenta minutos”, lo volvieron a pasar a su auto y lo llevaron hasta su casa paterna, donde él reside junto a su familia.

Roberto, el padre del futbolista, dijo, en tanto, que a su casa entraron dos de los delincuentes, que estuvieron cinco minutos y se fueron luego de que su hijo les entregó el dinero que él “estaba juntando para las vacaciones”.

Según las fuentes, una vez en su casa, ubicada en la vecina localidad de José Mármol, Acosta entregó unos 10.000 pesos y dos celulares, tras lo cual los delincuentes abandonaron el Audi del futbolista en el lugar y huyeron en el Toyota.

Por su parte, Acosta estimó que “tal vez uno (de los ladrones) era policía” y que se trató de “gente que no era la primera vez que hacía” un hecho así.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario