Policiales

Arresto domiciliario para dos policías por golpear a un vecino que advirtió un robo

Dos efectivos del Comando Radioeléctrico de Villa Gobernador Gálvez fueron imputados ayer por propinarle una brutal golpiza a un vecino de esa localidad al que acusaron de violar el aislamiento social preventivo cuando él llamó a la policía para advertir de un robo en el patio de su casa. Los uniformados quedaron acusados de los delitos de vejaciones, lesiones leves, incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica de instrumento público. Por todo eso quedaron en prisión domiciliaria por 30 días.

Viernes 26 de Junio de 2020

Dos efectivos del Comando Radioeléctrico de Villa Gobernador Gálvez fueron imputados ayer por propinarle una brutal golpiza a un vecino de esa localidad al que acusaron de violar el aislamiento social preventivo cuando él llamó a la policía para advertir de un robo en el patio de su casa. Los uniformados quedaron acusados de los delitos de vejaciones, lesiones leves, incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica de instrumento público. Por todo eso quedaron en prisión domiciliaria por 30 días.

La imputación que formuló ayer el fiscal Gonzalo Fernández Bussy se suma a otras 200 situaciones de similares características que detectó el Ministerio de Seguridad de la provincia desde que se decretó la cuarentena obligatoria el pasado 20 de marzo, tal cual diera a conocer este diario en su edición del pasado domingo.

Paliza en la chata

Los policías Rosana Lucía C. y Hugo Alberto L. fueron detenidos esta semana a partir de una denuncia del 22 de mayo presentada por Pablo F., un vecino de 29 años del barrio Alto Verde de Villa Gobernador Gálvez.

A las 23.30 de ese día Pablo F. estaba con su familia en su casa cuando escuchó ruidos en el patio y vio que dos hombres se alejaban corriendo, por lo que le avisó a un vecino.

Al lugar llegó una chata del Comando Radioeléctrico con dos hombres y una mujer que, según denunció, le dijo de forma agresiva a Pablo F. que se apoyara contra el móvil. El vecino le respondió que él los había llamado y les dijo a los uniformados que no perdieran el tiempo, que salieran tras los ladrones. Entonces la mujer le dijo que él no le podía decir cómo hacer su trabajo. Lo esposó, lo subió al móvil y también se llevaron a su vecino, que intentó defenderlo.

Durante el traslado a la comisaría 26ª y aprovechando que el muchacho estaba esposado la mujer lo golpeó en el rostro y en el cuerpo. Cuando llegaron a la seccional, un uniformado de guardia que advirtió las lesiones sufridas por Pablo les dijo a sus colegas que así no podía recibirlo y que debían llevarlo al hospital. Los efectivos del Comando lo trasladaron hasta el Hospital Gamen pero en el centro asistencial no llegaron a atenderlo. De regreso a la seccional los policías le siguieron pegando y regresó más lesionado que antes, con visibles lesiones en el rostro, el cuello y la cabeza.

Otro trato

Según consta en el legajo fiscal, en la seccional a Pablo lo contuvieron, le dieron analgésicos y anoticiaron de la golpiza que luego él denunció.

El fiscal también acusó a los policías de haber insertado datos falsos en el acta de procedimiento, donde indicaron que Pablo y su vecino fueron apresados por violar el aislamiento a fin de justificar la detención. En la audiencia solicitó la prisión preventiva efectiva por el plazo de 90 días para ambos imputados pero la jueza María Melania Carrara les impuso la detención domiciliaria por 30 días teniendo en cuenta la situación de emergencia sanitaria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario