Policiales

Arrestaron por tercera vez al chico que confesó haber matado a Leandro Zini

Jonathan G., de 15 años, volvió a burlar la tutela estatal. Lo apresaron tras un arrebato. Su edad lo hacen no punible y eso impide la vía de la privación de la libertad. Ante esto, el adolescente burla los controles establecidos sobre él y queda implicado de manera sucesiva en situaciones de conflicto con la ley penal.

Miércoles 09 de Noviembre de 2011

El chico de 15 años que confesó el asesinato de Leandro Zini, el joven apuñalado en la puerta de su casa de barrio Industrial en julio pasado, fue detenido ayer por tercera vez en cuatro meses. Efectivos del Comando Radioeléctrico lo arrestaron cuando escapaba a bordo de una moto junto a otro muchacho después de arrebatar, según fuentes policiales, la cartera a una mujer en la zona oeste de la ciudad. Tras ser momentaneamete demorado en la comisaría 32ª, anoche personal de la Secretaría de Desarrollo para la Ciudadanía de la provincia, de la que depende la Dirección de Niñez, se aprestaba a trasladarlo a un instituto para adolescentes en la ciudad de Santa Fe.

La compleja situación del adolescente Jonathan G. implica un contratiempo reiterado y parecido a un enigma para las autoridades. Su edad lo hacen no punible y eso impide la vía de la privación de la libertad. Ante esto, el adolescente burla los controles establecidos sobre él y queda implicado de manera sucesiva en situaciones de conflicto con la ley penal.

Idas y vueltas. El 26 de julio se produjo el hecho más grave en los cuales estuvo vinculado. Para el juzgado de Menores Nº 2, a cargo de Gabriela Sansó, está probado que fue Jonathan el que le aplicó la mortal cuchillada a Leandro Zini frente a su casa de calle Mar del Plata 30 luego de que intentaran arrebatarle un bolso a su novia. Rápidamente detenido, el chico fue derivado al Hogar de Protección al Menor (Hoprome) que coordina el sacerdote Tomás Santidrián. Pero de allí se ausentó sin aviso.

Poco después fue localizado por la policía tras una gestión entre las autoridades de la Secretaría de Desarrollo para la Ciudadanía y la familia del menor en una vivienda de Casilda al 5700. De allí empezó la medida socioeducativa que lo retiró de Rosario.

Sin embargo, volvió a saberse de Jonathan el pasado 2 de octubre cuando una patrulla de la comisaría 7ª lo interceptó junto a otros cuatro jóvenes en el momento en que, según el reporte policial, se llevaban una moto tras romper con un cortacables la linga que la sujetaba a un poste, en la zona de la terminal de ómnibus. Uno de los que estaba con el chico en esa escena era su hermano de 17 años, también involucrado en el homicidio de Zini.

Entonces Jonathan G. fue conducido primero a un instituto de la ciudad de Santa Fe y de allí a otro ubicado en Rafaela. Sin embargo, ayer a las 16 un par de policías volvieron a encontrarlo en un aparente hecho ilícito. Fue en Teniente Agnetta y ..... cuando los ocupantes de un móvil del Comando Radioeléctrico intentaron individualizar a dos jóvenes que circulaban en una moto que al ver el patrullero, de acuerdo a fuentes de la Agrupación Orden Público, escaparon arrojando una cartera por el camino.

La persecución se extendió hasta Provincias Unidas y Godoy, donde uno de los ocupantes bajó de la moto y escapó. El otro resultó detenido. Al ser identificado por los agentes se produjo la sopresa de que era Jonathan.

En el camino los efectivos se detuvieron a recoger la cartera arrojada desde la moto. En el interior, además de documentación, había un teléfono celular. Al advertir en la agenda del aparato una referencia que decía "casa" los efectivos llamaron. Respondió un vecino de la localidad de Fuentes que dijo que su mujer acababa de avisarle que había sufrido un arrebato.

Muy complejo. La falla de la medida de contención hacia el chico que para la Justicia mató a Leandro Zini se suma al callejón legal que implica un régimen penal juvenil que posibilite un trámite judicial con garantías estrictas y el derecho de defensa para un chico de esa edad que para la ley argentina es no punible.

En ese orden, el subsecretario de Asuntos Penales de la provincia, Juan Lewis, sostuvo el mes pasado cuando Jonathan G. fue apresado por segunda vez que "se está actuando de acuerdo a la ley de responsabilidad penal juvenil, y en ese marco estas cosas, lamentablemente, pueden ocurrir". Sin embargo, el funcionario remarcó que "cuando las medidas que se toman son exitosas, que es en la mayoría de los casos, nadie se entera porque el chico no vuelve a delinquir", pero en este caso "se desplegó mucho trabajo aunque hubo una falla".

Leandro Martín Zini tenía 21 años cuando fue atacado el domingo 26 de julio a las 7 de la mañana en la puerta de su casa de calle Mar del Plata entre Casilda y Gorriti, detrás de la planta de Cotar. El muchacho salió para acompañar a su novia a tomar un taxi cuando fue abordado por dos adolescentes que le quisieron robar el bolso a la joven. El quiso evitar el arrebato y recibió un puntazo en la garganta que le perforó la arteria carótida, lo que le provocó una hemorragia fatal.

En el marco del hecho fueron detenidos tres jóvenes: Jonathan G, su hermano de 17 años —ambos vivían en ese momento a la vuelta de lo de Leandro— y un tercero, también de 17 años. El tenor de los dichos de los tres menores implicados en el caso fue valorado como contradictorio por los investigadores del incidente, sin embargo la jueza de Menores a cargo de la causa entendió que había elementos suficientes para afirmar que el autor material del trágico episodio había sido el chico que ayer fue apresado una vez más.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario