Policiales

Arrestan a una adolescente de 16 años por el crimen de una estudiante

Conmoción en la localidad de Ceres, en el noroeste de la provincia. Le imputan haber asesinado por celos a María Fernanda Chicco, que apareció sin vida en un corralón. Rebelión vecinal en la comisaría.

Jueves 19 de Febrero de 2015

La investigación del homicidio de una joven de 18 años hallada en un depósito de postes para cercos rurales en Ceres dio un brusco giro con la detención de una adolescente de 16 que al parecer fue registrada por cámaras de vigilancia en la escena del crimen. El arresto de la chica, la noche del martes, desencadenó una revuelta de cientos de vecinos frente a la comisaría ya que algunos tenían la intención de lincharla.

El crimen de María Fernanda Chicco conmocionó a Ceres, una población de 15 mil habitantes del departamento San Cristóbal, en el noroeste santafesino. La chica había llegado desde Córdoba, donde estudiaba cine, para pasar el fin de semana largo con su familia. Pero el domingo se le predió el rastro y luego de un día y medio de búsqueda fue hallada muerta.

Al deteminarse que la chica había sido estrangulada con un alambre, fue demorado un ex novio de 23 años. Sin embargo horas después, y a partir de imágenes registradas por las videocámaras del predio donde se encontró a la víctima, fue arrestada una adolescente que sería la novia actual del muchacho y que habría matado a María Fernanda por celos.

Perdida. El domingo al mediodía Chicco salió de su casa familiar en una bicicleta playera verde para ir, según dijo, a encontrarse con una amiga. Doce horas después, y al no tener noticias de ella, hicieron la denuncia por averiguación de paradero.

Fernanda comenzó a ser buscada en Ceres y en las poblaciones aledañas, incluso en Santiago del Estero (el límite entre Santa Fe y esa provincia está a diez kilómetros) y en la capital cordobesa, donde residía. El martes a la mañana fue encontrada sin vida en un corralón sobre la ruta 34, a unas cuadras el acceso a Ceres. Junto al cuerpo estaba la bicicleta, pero no fue hallado su celular.

Si bien en principio la escena impedía descartar un suicidio, los primeros peritajes indicaron que la causa probable de la muerte era asfixia por ahorcamiento con fractura de tráquea. Con el homicidio confirmado, la policía arrestó a un ex novio de Chicco, pero el joven fue liberado horas más tarde.

Entonces, según reflejan medios digitales de la zona, las imágenes de las cámaras de vigilancia ubicaron en el lugar a una adolescente.

Engaño. Según trascendió ayer, la filmación mostró a los investigadores cómo se perpetró el crimen de la estudiante. La tarde del domingo la adolescente acusada atacó a María Fernanda con un objeto punzante y luego la ahorcó con un alambre que luego apareció con rastros de sangre a unos metros del cuerpo.

Ayer se presumía que para encontrarse con Chicco en el corralón, la acusada habría utilizado el celular de su novio, precisamente el muchacho que había sido demorado previamente. Al parecer, la adolescente negó al principio su vinculación pero las pruebas en su contra serían contundentes.

En ese marco la fiscal adjunta de San Cristóbal Silvina Verney, a cargo de la investigación, ordenó detener a la chica alrededor de las 22 del martes. La adolescente, identificada como K. Ñ., quedó alojada en la comisaría 2ª de Ceres a disposición del Juzgado de Menores de Rafaela.

Furia. La captura de la sospechosa reavivó la conmoción que ya se vivía en la Ceres. Entonces, alrededor de 500 personas se congregaron frente la comisaría 2ª mientras la fiscal Verney y la policía culminaban con las diligencias referidas a la investigación del caso.

En ese marco, según fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA), "los funcionarios intentaron hablar con los manifestantes pero éstos comenzaron a agredirlos verbalmente, mientras pedían que la sospechosa fuera liberada para hacer justicia por mano propia".

Cuando los manifestantes escucharon la respuesta negativa a su pedido comenzaron a arrojar piedras al edificio de la comisaría y provocaron lesiones a tres agentes policiales, así como daños materiales en el edificio y a dos patrulleros que terminaron totalmente destrozados. En este sentido, medios de la zona refieren que alrededor de las 3 de la mañana un grupo intentó ingresar a la comisaría.

En ese marco, la sospechosa por el crimen de María Fernanda fue trasladada a la ciudad de Rafaela.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario