Policiales

Apresaron a una joven prófuga por el crimen de un empresario de turismo

Un día después de que el ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Saín, presentara una denuncia por el presunto lavado de dinero en una agencia de turismo de la ciudad de Santa Fe cuyo propietario fue asesinado en un asalto el pasado 11 de febrero, una joven de 17 años sospechada de haber participado en el crimen fue apresada tras una persecución policial.

Miércoles 03 de Junio de 2020

Un día después de que el ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Saín, presentara una denuncia por el presunto lavado de dinero en una agencia de turismo de la ciudad de Santa Fe cuyo propietario fue asesinado en un asalto el pasado 11 de febrero, una joven de 17 años sospechada de haber participado en el crimen fue apresada tras una persecución policial.

Hugo Oldani fue asesinado de un balazo en la puerta de su local de la galería Rivadavia, en el microcentro santafesino, y por el hecho están imputados tres hombres: Cristian F., acusado de ingresar al comercio junto a la jóven ayer apresada y ejecutor del crimen; Brian Nahuel D., quien habría actuado como campana en la puerta de la galería; y Juan Manuel R., como quien trasladó a la banda a bordo de un Toyota Corolla hasta el lugar y también los ayudó en el escape.

Persecución

Sólo faltaba que cayera la muchacha que quedó registrada en el video que captó el momento del robo y el asesinato y eso ocurrió ayer a la tarde. Se trata de G.C., de 17 años, sobre quien pesaba un pedido de captura por parte de la Justicia de Menores de la provincia y fue apresada en el cruce de avenida Peñaloza y Castelli, en el norte de la capital provincial, cuando iba en un auto con otra mujer y dos menores.

De esta manera, según los investigadores, los cuatro participantes del resonante crimen están tras las rejas y serán llevados a juicio.

La denuncia hecha ante la Justicia Federal por Saín se basa, como publicó en su edición de ayer La Capital en una secuencia de situaciones detectadas luego del homicidio, que se inició con la negativa de la hija de Oldani a que se inspeccionara la escena criminal con dos testigos que no tuvieran relación con la familia; al allanamiento en el cual se detectó una puerta secreta que conectaba con un depósito en el que se almacenaban unos 5 millones de dólares y una caja fuerte; el levantamiento indebido de la custodia policial ordenada por la Fiscalía sobre el local comercial; y finalmente con la restitución de la custodia y un nuevo allanamiento que deparó la sorpresa de que el dinero guardado en la oficina oculta de la agencia ya no estaba y que la caja fuerte había sido abierta.

En ese sentido, para Saín los hechos avalarían la hipótesis de que el dinero podría tener una procedencia ilícita o bien ser parte del dinero con el cual se manejaba allí una mesa de dinero o cueva en la cual se realizaban transacciones ilegales con moneda extranjera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario