Policiales

Apresaron a “Pandu” por un crimen en villa Banana

Sobre Nelson Alexis A. pesaban seis pedidos de captura. El hombre, de 35 años y apodado “Pandu”, era buscado por dos asesinatos, una tentativa de homicidio y al menos tres robos calificados.

Viernes 24 de Abril de 2015

Sobre Nelson Alexis A. pesaban seis pedidos de captura. El hombre, de 35 años y apodado “Pandu”, era buscado por dos asesinatos, una tentativa de homicidio y al menos tres robos calificados. En villa Banana, donde tenía sus dominios, lo sindican como un vendedor de drogas que comanda un ejército de soldaditos dedicados a usurpar viviendas para utilizar como búnkers. Sin embargo, tras un crimen cometido en febrero pasado, la gente del lugar dijo basta y empezó a ponerle límites con marchas y movilizaciones encabezadas por militantes sociales de la barriada, lo que hizo que el hombre huyera de allí. En ese marco, ayer a la mañana agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) dieron con él en una casa precaria de Levalle al 2200, en Villa Gobernador Gálvez, donde se aguantaba.
  Según refieren los investigadores, la banda de “Pandu” apareció en villa Banana a principios de año y se hizo conocida por atemorizar y atacar a los vecinos y a los militantes sociales que operan en el barrio. Uno de los crímenes que le atribuyen es el de Javier Barquilla, un albañil de 37 años baleado el 4 de febrero pasado cuando salió en defensa de su cuñado, Cristián, a quien los soldaditos de “Pandu” le habían entrado a robar en la casa.

Por un robo. En aquella ocasión, una militante barrial contó a La Capital lo ocurrido el día del crimen: “Cristian no aguantó mas, los escuchó a estos pibes que se reían de cómo le robaron y salió a reclamarles. Los conocía porque son los que siempre roban acá. Eran unos cinco pibes en el pasillo que lo patotearon y lo cagaron a palos. Entonces Javier apareció para defender a su cuñado, lo rescató y se lo llevó a su casa. Ahí Cristian agarró su moto y se fue mientras yo me iba a mi casa y Javier caminaba atrás mío. Entonces siento la voz de Pandu y fue como ver al diablo. Escuché que venía gritando y sonaron cuatro disparos. Cuando miro por la ventana lo veo a Javier tirado en el piso”, contó la joven entre lágrimas.
  Un par de días después al crimen, fue apresado por el hecho un ladero de Pandu. Se trata de Rodrigo Gustavo B., apodado “Wititi”, quien intentó despegarse del hecho pero en una audiencia imputativa el fiscal de la Unidad de Homicidios Ademar Bianchini le achacó la figura de partícipe del asesinato de Barquilla y de haber privado de la libertad a la hija de 7 años de Soledad G. vecina de la víctima y testigo del episodio, ambos delitos agravados por el uso de arma de fuego. Ante ello el juez Hernán Postma le dictó prisión preventiva sin plazos.

Ataque a un militante. A Pandu también lo buscaban por otros dos hechos violentos: el ataque a tiros contra una casa de Presidente Quintana al 4900, ocurrido hace un año en el marco de un ajuste por venta de drogas; y por haber baleado a Alejandro Manuel R., de 17 años, en Garibaldi y Rouillón el 27 de septiembre de 2013. Los vecinos de villa Banana dicen que es oriundo del barrio Las Flores.
  Además, Pandu fue sindicado como uno de los que intentó matar a Sergio Muñoz, un militante de la organización Cuba Rebelde que, junto a la Agrupación María Teresa Rodríguez (MTR) trabajan en villa Banana en el Centro Cultural Comuna Rebelde. Fue el 7 de marzo último cuando los militantes se aprestaban a realizar una jornada contra la violencia narco en el barrio y un grupo de delincuentes dispararon contra los presentes dejando malherido a Muñoz, quien todavía está internado en el Hospital de Emergencias.
  Como si eso fuera poco, a Pandu le atribuyen al menos tres robos calificados en el Gran Rosario: dos en Soldini el pasado 13 de enero donde fueron víctimas Carlos F. y Lorena F. y de donde huyeron en un Peugeot gris; y otra entradera en Pujato, lugar del cual escaparon hacia Rosario a bordo de un Chevrolet Astra robado y sufrieron un accidente en la denominada “Curva de la muerte” de la ciudad de Pérez, donde falleció un cómplice del delincuente ahora apresado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario