Policiales

Apresaron al sospechoso de matar a Samanta García

Un joven de 22 años fue detenido ayer como sospechoso de haber cometido el crimen de Samanta Magalí García, la tarde del 24 de mayo pasado.

Viernes 28 de Junio de 2019

Un joven de 22 años fue detenido ayer como sospechoso de haber cometido el crimen de Samanta Magalí García, la tarde del 24 de mayo pasado. Se trata de Sergio Gastón M., apresado en una vivienda de Garay al 1400 por agentes de la División Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) que realizó otros tres allanamientos en busca de pruebas. En uno de esos procedimientos, realizado en Amenábar al 1500, se incautó una bicicleta Benzo negra aparentemente utilizada en el hecho y distintas municiones; y en una finca de Eudoro Díaz al 1400 encontraron 53 cartuchos calibre 22 largo, dos cartuchos calibre 32 largo y otros dos calibre 22 corto además de varios celulares.

Samanta García hacía más de un año que se ganaba unos pesos cuidando coches, vendiendo cosas, haciendo mandados o trabajos de limpieza para los vecinos en el barrio Hospitales. Siempre estaba en la cuadra de Mitre al 3100 y por eso sus conocidos piensan que el atacante que la sorprendió baldeando la vereda de una vecina y le disparó en la cabeza cuando estaba de espaldas la tenía marcada. La chica recibió un disparo calibre 9 milímetros y según los reportes los agresores iban en una moto, pararon la marcha, uno se bajó y la ejecutó para luego huir.

¿Venganza?

Samanta era hermanastra de Enrique Adrián "Cable" Solís, un hombre de 34 años que cobró notoriedad a partir de 2018 y está preso e imputado por participar en los homicidios de los hermanos Ulises y Jonatan Funes; por el ataque al padre de ambos, Jorge "Gordo" Funes; y apuntado por el crimen de Lorena Ojeda. También le achacan manejar el auto desde el que mataron a Luis Tourn y Sofía Barreto. Se trata de cinco muertes violentas y una tentativa enmarcadas en el conflicto entre los clanes Caminos-Segovia y Funes-Ungaro, una saga de sangre y plomo que desde 2016 alimenta las crónicas policiales de la zona sureste de Rosario.

Por eso, los pesquisas de la PDI apostaron desde un primer momento a que el crimen de Samanta fue una venganza ya que la chica tenía sus pertenencias y eso llevó a descartar la hipótesis del robo. Incluso, algunos vecinos remarcaron que Samanta "era muy cercana a su hermano (Cable), lo iba a visitar a la cárcel y no se perdió ninguna de las audiencias en las que lo imputaron".

La abogada de Solís, Romina Bedetti, dijo en su momento que "la familia de Adrián estuvo amenazada y le retiraron la custodia. Pero no queremos relacionar todo con ese tema ya que a él lo culpan sin ser parte".

El apresado, por orden de la fiscal Marisol Fabbro, quedó tras las rejas hasta que se realice la audiencia imputativa. En tanto la bicicleta y los teléfonos secuestrados serán sometidos a peritajes de rigor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario