Policiales

Alvarado, bajo la lupa por una carga de droga interceptada en Río Negro en 2017

La Justicia Federal no descarta que esté vinculado con el hallazgo de 493 kilos de marihuana por el que se detuvo a cuatro rosarinos.

Lunes 04 de Febrero de 2019

Aunque durante años Esteban Lindor Alvarado fue aludido en menciones informales al tráfico de drogas en Rosario jamás su nombre quedó inserto en ninguna causa por narcotráfico en la ciudad. Sin embargo, desde hace algo más de un año funcionarios de la Justicia Federal iniciaron una pesquisa, que tiene también su capítulo económico, en relación a un operativo registrado en noviembre de 2017 en la provincia de Río Negro. En esa ocasión, en un tramo de la ruta 6 fue interceptado un camión que trasladaba 493 kilos de marihuana. Los cuatro ocupantes del vehículo eran oriundos de Rosario y los investigadores creen contar con indicios para vincular ese cargamento y a quienes lo transportaban con Alvarado.

Fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Rosario repiten con insistencia un dicho: "Cuando vemos qué abogado interviene en determinado caso sabemos en qué banda está el imputado". Aunque no siempre resulta así, en esta causa a los investigadores federales no se les escapó que para defender a los cuatro rosarinos detenidos en Río Negro se presentó Claudio Tavella, desde hace años principal abogado de Alvarado (lo defendió, por ejemplo, en la causa en la que lo condenaron a siete años como jefe de una banda de ladrones de autos de alta gama en el conurbano bonaerense).

Los investigadores de la Procuración contra el Narcotráfico (Procunar) y de la Fiscalía Federal Nº 3 de Rosario estimaron que ese camión detenido en una ruta patagónica podría ser un transporte del corredor que traslada sustancias estupefacientes desde el norte del país, por vía de Misiones o Corrientes, hacia la zona cordillerana.

Los cuatro rosarinos detenidos en este caso fueron procesados por el Juzgado Federal de General Roca (Río Negro) por transporte de estupefacientes agravado. Fueron interceptados el 24 de noviembre de 2017 en el marco de un operativo de la policía rionegrina sobre la ruta provincial 6, unos 15 kilómetros al norte de General Roca, donde se secuestraron 493 kilos de marihuana.

Flete costoso

El vehículo había partido de Rosario y fuentes de la pesquisa indicaron que el destino final era la localidad de Cinco Saltos, a 55 kilómetros de General Roca. "Los contrataron para hacer un flete de mercadería en Rosario. Ellos dicen no saber nada, ni siquiera qué era lo que transportaban", declaró a la agencia Télam dos días después Tavella, quien apeló el procesamiento.

Según indicó entonces esa agencia noticiosa, los detenidos fueron identificados como Rubén Ariel I., por entonces de 38 años; José Luis D.M., de 39, y los hermanos Marcos y Jesús R., de 45 y 48 años respectivamente. Todos quedaron alojados en la Unidad 5 de General Roca.

De acuerdo a la información, dos de los hombres circulaban en un Chevrolet Vectra blanco y los otros dos en un camión Scania del mismo color con un acoplado rojo que trasladaba la marihuana.

El juez federal Hugo Horacio Greca los procesó por el delito de transporte de estupefacientes agravado por la intervención organizada de tres o más personas.

Fuentes consultadas indicaron que el flete de esa mercancía tenía un costo aproximado de 2 mil pesos por kilo. "El costo del flete a pagar en destino rondaría el millón de pesos. Y si se calcula que el valor del kilo de la droga es de alrededor de 20 mil pesos (en la zona secuestrada), en total el cargamento sumaría unos 10 millones de pesos", explicó un vocero consultado.

Exhaustivo e ineludible

Fuentes consultadas entonces por este diario indicaron que los dos vehículos pasaron por el control de la policía de Río Negro y llegaron a la barrera zoofitosanitaria del Senasa que se erige en el ingreso a la Región Protegida Patagónica. "Es un control el zoofitosanitario que es ineludible. La Patagonia es la única región del país libre de mosca de los frutos y de fiebre aftosa. Por eso el control debe ser exhaustivo. Al momento del paso de los vehículos había sólo un efectivo policial y un empleado del Senasa. El hombre sintió un fuerte olor a marihuana al pasar por el acoplado del Scania, pero lo dejó pasar porque no había en el lugar la fuerza humana para detenerlo.

Otro detalle que llamaron la atención al policía y al agente sanitario fue que el Vectra esperó que el camión fuera controlado y se autorizara su paso. Según los policías los rosarinos creyeron que lo más peligroso ya había pasado. Pero "desde ese puesto se comunicaron con la policía de Río Negro y se montó un operativo con personal del grupo Cuerpo de Operaciones Especiales y Rescate (Coer), a la altura de la central termoeléctrica de General Roca", explicó un vocero.

A unos 15 kilómetros de General Roca los vehículos fueron detenidos. En ese momento las dos personas viajaban en el Vectra y los que iban en el camión exhibieron los papeles de los rodados pero no las cartas de porte. Los uniformados requisaron ambos rodados. No se secuestraron armas pero se detectó que la marihuana estaba en el acoplado sin ningún tipo de camuflaje.

Consultados por los policías, los cuatro hombres se negaron a declarar, hecho que sólo hicieron ante el juez federal a quien dijeron que los habían contratado para un flete y que desconocían la carga. Entre las pertenencias les encontraron un mapa que señalaba la localidad rionegrina de Cinco Saltos como último destino, es decir que al momento de ser detenidos les faltaban poco más de 70 kilómetros de un viaje de 1.150 kilómetros en total.

Otra fuente entonces había advertido que el cargamento tenía como destino Chile, donde el valor de la droga se puede hasta cuadruplicar. Pero el hallazgo del mapa de Cinco Saltos hizo que esa hipótesis perdiera fuerza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});