Policiales

Alvarado fue imputado de haber ordenado asesinar a un prestamista

Los fiscales exhibieron imágenes y otros indicios que para ellos ubican a Lucio Maldonado en una quinta del acusado antes de ser hallado muerto.

Martes 12 de Febrero de 2019

Esteban Lindor Alvarado fue imputado ayer como instigador del crimen del prestamista Lucio Maldonado, hallado muerto el 13 de noviembre pasado en Circunvalación y la autopista a Buenos Aires luego de ser secuestrado dos días antes en la puerta de su casa de la zona sur. El acusado, que quedó con prisión preventiva por el plazo de ley, fue detenido hace diez días en la provincia de Córdoba y trasladado a Rosario para enfrentar una audiencia en la que le achacaron un delito que prevé prisión perpetua.

En medio de un fuerte operativo de seguridad, la Fiscalía lo acusó de haber encargado el crimen a al menos cuatro personas que lo ejecutaron cumpliendo distintos roles. Sin embargo, hasta el momento los autores materiales no fueron detenidos. Los videos de las cámaras de videovigilancia y los autos de la víctima y los ejecutores fueron claves para la investigación.

Operativo

Ayer a las 13.30 las sirenas de un transporte del Servicio Penitenciario (SP) santafesino flanqueado por tres camionetas de la policía de Santa Fe rompieron el silencio de barrio Hospitales. En el Centro de Justicia Penal (CJP) de Sarmiento y Rueda se esperaba un fuerte operativo de seguridad en el que uniformados con armas largas impedían el ingreso incluso de la prensa.

Alvarado, de 42 años, fue trasladado desde la cárcel de Piñero hasta allí para ser sometido a una audiencia imputativa por el homicidio de Maldonado, un prestamista de 37 años que el 13 de noviembre pasado fue hallado muerto de tres disparos en un descampado de circunvalación y la autopista a Buenos Aires.

Los fiscales Marías Edery y Luis Schiappa Pietra imputaron a Alvarado un delito que prevé prisión perpetua: haber sido el instigador de un homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, agravado por el uso de arma de fuego.

Secuencia

Para los investigadores el 11 de noviembre de 2018 a las 0.35, cuatro personas a bordo de una Renault Kangoo gris siguieron a Maldonado, que iba al volante de un auto Chevrolet Cruize, desde Colombres al 3000 —en zona sudoeste— hasta su casa de Garibaldi al 600. En base a las imágenes captadas por distintas cámaras de vigilancia y que ayer fueron reproducidas en la sala de audiencias, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) pudo construir una teoría sobre la mecánica del crimen.

En Rivarola y Circunvalación los cuatro ocupantes de la Kangoo ven pasar el auto de la víctima, tienen una reacción que los hace zigzaguear y doblan para comenzar a seguirlo.

El siguiente video fue de una cámara que registró el frente de la casa de Maldonado, en Garibaldi 608. A las 0.45 el prestamista de 37 años llega a la vivienda y sube su Chevrolet Cruize a la vereda. El hombre se bajaba del auto cuando se ve estacionar, sobre la calle, la Kangoo de la que descienden cuatro personas que en una ágil maniobra logran meter a la víctima en el utilitario. Tres de los captores vuelven a subir al vehículo en el que habían llegado y arrancan, mientras que un cuarto se sube al Cruize de Maldonado. Ambos rodados doblan en la esquina por Juan Manuel de Rosas hacia el sur.

Luego otras dos cámaras captan a los autos en Oroño y Milán, y en Oroño y Uriburu. Todo antes de la 1 de la madrugada. Las imágenes siguientes también son de la puerta de la casa de Maldonado: a las 2.59, en medio de la lluvia que cayó esa madrugada, una camioneta Volkswagen Amarok se detiene unos segundos frente a la vivienda y luego avanza un poco más.

Enseguida aparece el auto de Maldonado, que se estaciona en la vereda, frente a la casa. De él baja un hombre que luego ingresa al inmueble. Según los fiscales, el sector donde se hallaron más cosas fuera de lugar fue en el dormitorio. Una hora más tarde, el sujeto salió de la casa, se subió a la Amarok y se fue.

GPS

El auto de Maldonado contaba con un sistema de rastreo satelital (GPS) que registra dónde estuvo el auto en todo momento. Sin embargo, el fiscal Edery remarcó que luego del crimen, cuando los pesquisas quisieron acceder a esa información notaron que había sido borrada. De hecho, al repasar el video de cuando uno de los sospechosos llevó de vuelta el auto a la casa de Maldonado, se lo ve afanoso en alguna actividad que le demanda varios minutos. Suponen que en ese momento estaba borrando la información.

Sin embargo, los fiscales siguieron otra pista. "El auto fue trasladado a Chevromax (agente oficial de Chevrolet) y la empresa informó que una vez que se manipula esta información no se puede recuperar, pero que existe una empresa que almacena los datos de posicionamiento satelital". Esos datos no detallan el recorrido entero que hizo el auto pero sí ciertos momentos, de los que va arrojando coordenadas: cuando enciende, cuando frena de manera brusca y cuando está detenido mucho tiempo en un mismo lugar.

El dato más relevante que se obtuvo de esa información es que después del secuestro de Maldonado el auto había estado detenido más de una hora en una quinta "de muy difícil acceso" del paraje Los Muchachos, en la zona de Piñero. Cuando los investigadores accedieron al sistema de catastro para determinar a quién pertenecía ese lote, dieron con un dato clave: el usufructo estaba a nombre de Alvarado, aunque la quinta pertenece legalmente a sus hijos Morena y Santino.

"Se ocuparon de borrar el registro del GPS porque no querían que supieran que el auto había estado ahí", sostuvo Edery. Este dato y el hecho de que la quinta pertenezca a la familia de Alvarado son dos de las pruebas más fuertes para imputarlo como instigador.

En el marco de la investigación la Fiscalía hizo 14 allanamientos, uno de ellos en esa quinta, con perros adiestrados para la búsqueda de personas (se le hace olfatear prendas que habían pertenecido a Maldonado). El can detectó un par de zapatillas que pudo haber pertenecido a la víctima y marcó dos lugares que están siendo peritados para intentar hallar rastros de ADN: una mesa y un sillón que estaban en un galpón adentro del predio de los Alvarado.

Otros indicios

Algunos testimonios recogidos por la fiscalía refieren que un mes antes del crimen Alvarado había sido visto conduciendo una Kangoo, algo que llamó la atención de los testigos, puesto que solía manejarse en autos de alta gama.

Pero hay otro vehículo que complica la situación del imputado: la Amarok. Un mes antes del homicidio un muchacho llamado Facundo A. fue detenido por tenencia de armas. El joven tenía una picana eléctrica en su poder y estaba circulando en una Amarok. Cuando después del crimen de Maldonado se allanó la quinta de Los Muchachos se halló la caja de esa picana y una orden de libertad a nombre de Facundo A. Al chequear las redes sociales del joven notaron que en la foto de perfil aparece junto con un hijo de Alvarado.

El triángulo termina de cerrarse con un allanamiento que, en el marco de la misma investigación se hizo el 5 de febrero pasado en una casa de Pitágoras y Nicaragua, en la zona oeste. Allí los pesquisas hallaron marihuana, cocaína, 1.100 dólares, 60 mil pesos y la Amarok en la que había sido detenido Facundo A.

Los investigadores intentan determinar si esa es la misma Amarok que acompañó a devolver el auto de la víctima hasta su casa y con la que luego fue descartado el cuerpo de Maldonado.

Preventiva

Los fiscales pidieron la prisión preventiva de Alvarado por el plazo de ley. El defensor Claudio Tavella se opuso por considerar que no hay pruebas que lo vinculen con el crimen. Por eso propuso un arresto domiciliario.

El juez José Luis Suárez evaluó que el hecho de que el imputado haya estado prófugo desde abría la posibilidad de un riesgo de fuga, máxime teniendo en cuenta la expectativa de alta pena. Además no descartó que pudiera haber un entorpecimiento probatorio habida cuenta de que hay varios testigos de identidad reservada, por lo que hizo lugar a la sugerencia de los fiscales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario