Policiales

Alusiones a Ariel Cantero en una causa nicoleña con un condenado por drogas

Un fiscal de San Nicolás envió hace 16 meses a la Justicia federal rosarina escuchas donde el padre de Claudio "Pájaro" Cantero es aludido por controlar un búnker.

Martes 09 de Junio de 2015

El sábado 30 de junio de 2012 una quincena de comandos del Grupo Halcón de la policía bonaerense irrumpió en una construcción de barrio La Granada en la que encontraron 12 kilos de cocaína. La acción la había pedido una fiscalía provincial de San Nicolás que buscaba allí a los proveedores de vendedores minoristas de la ciudad de Ramallo.

La investigación terminó con el vendedor de drogas de Ramallo, Alejandro Arbuatti, con una condena ya confirmada por comercialización de drogas. Además, los responsables de esa misma pesquisa establecieron quién era el responsable del local donde se decomisó la cocaína. Ellos no tienen dudas, por las escuchas telefónicas, que era Máximo Ariel Cantero, alias "El Viejo", el mismo que fue detenido hace dos semanas en un carro tirado por un caballo en la villa La Lagunita, en el sudoeste rosarino.

Apodo. El fiscal general nicoleño Héctor Tanús dijo a este diario que en esa causa era certero, por las interceptaciones telefónicas copiosas que se lograron, que el Viejo Cantero era el que controlaba el bunker allanado. Lo mismo reiteró la fiscal de primera instancia que llevó el caso, Verónica Marcantonio. "Las escuchas son abundantes y el apodo, «El Viejo Cantero», se reitera a lo largo de todas ellas".

Esa investigación terminó con la condena del vendedor por narcomenudeo Alejandro Arbuatti condenado el 4 de noviembre de 2013 y con la confirmación de la Cámara de Casación bonaerense el 16 de julio de 2014. Pero antes de la última fecha la fiscalía nicoleña le remitió a la Justicia Federal de Rosario copia completa de los seis cuerpos de ese expediente. Este material se remitió al juzgado federal Nº 3 de Rosario, según señalaron en los tribunales nicoleños, el 10 de abril de 2014.

"Lo hicimos con la idea de que había en la causa información muy relevante, que para nosotros tenía jerarquía probatoria, sobre personas que se dedican a vender droga en Rosario. Transferimos esas copias a la Justicia Federal de Rosario porque por una cuestión de competencia nosotros no podíamos seguir interviniendo", dijo Marcantonio a LaCapital.

Ariel Cantero, de 50 años, es padre de Claudio "Pájaro" Cantero, asesinado hace dos años, y de Ariel "Guille" Cantero, con una condena pactada como jefe de la Banda de Los Monos. Cuando declaró ante la jueza Rodenas hace 13 días, tras dos años en condición de prófugo, afirmó que hacía diez años que no tenía contacto con su familia de barrio La Granada, salvo con sus hijas por teléfono, y que vivía en otra zona con su nueva familia.

Pero para la pesquisa desarrollada en San Nicolás hace menos de tres años el Viejo Cantero, que tuvo una condena en Corrientes por comercialización de drogas en 2004, era el responsable del búnker donde se abastecían los vendedores de Ramallo que ellos investigaban.

Fuentes de la fiscalía de San Nicolás dijeron que se remitieron a los tribunales de Oroño al 900 todas las actuaciones del caso en el que Arbuatti fue condenado. "Todo nos conducía a Rosario. Los medios de prueba disponibles iban contra el Viejo Cantero quien aparecía como el dueño del bunker. Era un hombre que tenía entonces unos 45 años (es clase 1964). No éramos competentes para seguir actuando debido a que sólo intervenimos en causas menores, por lo que remitimos todo a fin de que siguieran la investigación en el Federal, ya que todo el nivel superior del abastecimiento quedaba pendiente de ser perseguido. Se hizo especial hincapié en todos los medios que había contra Cantero que para nosotros era quien regenteaba el bunker", dijo un portavoz de la fiscalía de grado nicoleña.

Como por un túnel. Cuando se hizo aquel allanamiento el fiscal general Tanús le había dicho a este diario que había sido desconcertante el hecho de que no hubiera detenidos.

"Teníamos la dirección exacta de donde se vendían drogas. Para disimular los policías llegaron en un camión recolector del municipio de Ramallo. Al llegar había gente comprando como si nada. Por eso cuando los policías entraron en el lugar fue muy extraño que no hubiera nadie. Todo estaba allí con la apariencia de que hasta un instante antes había gente. La droga y el dinero se quedaron ahí".

En marzo del año pasado aparecieron en una casa situada a cinco metros de ese bunker la boca de un túnel que se extendía unos ochenta metros. La casa pertenecía a la mujer del Pájaro Cantero. "Para el caso de 2012 es la única explicación plausible de la huida de quienes un momento antes estaban vendiendo droga: que se hayan ido por ahí", dijo Tanús el año pasado.

Tensión política. El secuestro de esa partida de cocaína supuso extrema tensión política debido a la airada protesta del ministro de Seguridad provincial, en la semana en la que debutaba Raúl Lamberto, por la irrupción inconsulta de efectivos bonaerenses en territorio santafesino. Ni el gobierno ni la policía de la provincia habían sido informados de ese operativo sorpresivo en Melián al 6400.

"No avisamos a la autoridad política santafesina que íbamos a hacer el procedimiento porque no corresponde hacerlo. Supongo que habrán tomado nota de la situación, porque era evidente y alevoso lo que se estaba haciendo a pocas cuadras de una comisaría", dijo entonces Tanús. Que agregó: "Tampoco se pidió la colaboración a la policía de Rosario porque temíamos que el procedimiento fracasara si lo hacíamos".

"Costó entrar al lugar", dijo entonces Tanús. "A cuatro cuadras ya había personas vigilando que comunicaban al bunker sobre cualquier movimiento extraño. Hubo que romper puertas de hierro enchapadas de acero que estaban bloqueadas con cemento. Eso le dio tiempo a la gente que estaba adentro para que pudiera escapar», dijo el fiscal bonaerense.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS