Policiales

Agresión a un abogado expone inseguridad del Centro de Justicia Penal

El hecho ocurrió una vez finalizada la audiencia y en la explanada del edificio de Virasoro y Mitre.

Sábado 15 de Junio de 2019

Un incidente reflota el debate de las medidas de seguridad en el nuevo Centro de Justicia Penal (CJP) de Virasoro y Mitre. El jueves, alrededor de las 21, un hermano del prestamista Lucio Maldonado, asesinado en noviembre del año pasado, increpó verbal y físicamente a uno de los abogados defensores de los sindicados como testaferros de Esteban Lindor Alvarado, quien se encuentra detenido como instigador de ese homicidio. El hecho ocurrió una vez finalizada la audiencia y en la explanada del edificio.

Según testigos, Hugo Maldonado, de 39 años, insultó y le arrojó una patada al profesional alcanzando a golpear no sólo al letrado sino también a un policía. El hombre fue inmediatamente detenido y hoy será imputado por el fiscal de Flagrancia Fernando Sosa por amenazas y lesiones leves dolosas.

En primera fila

El jueves Maldonado se sentó en primera fila para seguir adelante las alternativas de la audiencia imputativa en la que la Fiscalía acusó a nueve personas de formar parte de la estructura financiero criminal que se le endilga a Alvarado. Como en todas las audiencias, al hombre sólo lo separaban de jueces, fiscales, abogados e imputados una custodia integrada por policías y miembros del Grupo de Operaciones Especiales Penitenciario (Goep). En medio de un cuarto intermedio que planteó la jueza Graciela Castelli, Maldonado tuvo un intercambio de palabras con uno de los abogados defensores.

Una vez finalizada la audiencia, y cuando los defensores abandonaban el edificio, Maldonado volvió a increpar al letrado. Fue en la explanada sobre calle Sarmiento, quizás la calle menos iluminada de la manzana que da a una plazoleta.

Los testigos indicaron que Maldonado increpó y agredió al profesional y que un golpe de Maldonado impactó en el abogado y en un oficial de policía que acudió en su auxilio.

Por fuera de los nombres de los protagonistas el incidente pone bajo la lupa las medidas de seguridad que rodean al CJP por el que circulan a diario por espacios comunes funcionarios y empleados judiciales; detenidos y sus familiares; abogados; periodistas y público en general. Todos quienes pueden entrar en tensión por distintos conflictos.

Seguramente, en días u horas, el ataque de Maldonado a un abogado pasará a ser una anécdota, como ya ha pasado con fiscales y periodistas que han sido increpados en los pasillos del Centro de Justicia. Lo preocupante es la repetición de esos hechos y la sensación de que sólo la fortuna separa que un incidente leve se transforme en la portada de los diarios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario