Policiales

Agravan las penas a tres policías por persecución que derivó en homicidio

A Iván Mafud lo siguieron móviles desde la zona sur hasta Roldán y lo balearon. A quien lo mató le dieron 11 años y medio. A dos les revocaron la absolución .

Martes 28 de Mayo de 2019

La Cámara Penal de Rosario agravó las condenas contra tres policías por el crimen de Iván Mafud, quien fue acribillado a balazos el 8 de septiembre de 2014 en el cruce de las rutas A012 y nacional 9, tras una persecución que comenzó en la zona sur de la ciudad y un supuesto enfrentamiento a tiros que se comprobó que no existió. Los camaristas Daniel Acosta, José Luis Mascali y Guillermo Llaudet revocaron parcialmente las sentencias dictadas por los jueces de primera instancia a los policías Matías Ricardo Maidana, Gerardo Javier Amarilla y Jonatan Gabriel Sánchez. Al primero le impusieron, en fallo dividido, una pena más grave, al encontrar su conducta equiparable a un homicidio simple. Los segundos, que habían resultado absueltos, fueron condenados por falsedad ideológica, es decir, colaborar con el encubrimiento de una conducta delictiva.

La audiencia se realizó ayer en los Tribunales Provinciales por solicitud de la fiscalía para apelar el fallo dictado el 12 de junio de 2018 por los jueces Juan Carlos Curto, Eleonora Verón y Mariano Alliau. Los camaristas endurecieron la condena contra Matías Maidana, que había recibido cuatro años de prisión efectiva por homicidio cometido en exceso con falsedad ideológica. Ahora le impusieron homicidio calificado por el uso de arma de fuego y le fijaron 11 años y seis meses de prisión efectiva.

De zona sur a Roldán

El hecho analizado ocurrió el 8 de septiembre de 2014, a las 3.10 de la mañana, en Ovidio Lagos y Coronel Arnold, cuando se inició una persecución policial a Mafud, que manejaba un Fiat Marea, y que terminó en la localidad de Roldán.

En el primer móvil policial iban dos efectivos a los que se sumaron más patrulleros. A las 3.25 los oficiales que iban a alta velocidad por la A-012, le produjeron heridas a Mafud, a tal punto que perdió el control del Marea y terminó incrustado en un zanjón frente a la fábrica Danés, a la altura del kilómetro 47 de la Ruta A-012. El auto fue atravesado por entre 20 y 30 balazos.

El caso llevó al banquillo a 15 efectivos imputados de diversos delitos. A Maidana le atribuyeron haber efectuado el disparo mortal "con exceso en las causas de justificación". La pena para el uniformado incluyó coautoría (compartida con otros tres agentes sentenciados a un año y medio de prisión condicional) del delito de falsedad ideológica por haber mentido al confeccionar el acta sobre el suceso. Once policías resultaron absueltos de una serie de delitos que van desde el homicidio hasta el robo de dinero y de una sillita de bebé del auto de la víctima, pasando por incumplimiento de deberes y abuso de autoridad.

El fiscal de Homicidios Miguel Moreno había pedido prisión perpetua para siete uniformados que dispararon en la escena del crimen y penas de entre 8 y 10 años para otros ocho efectivos por falsear y encubrir lo ocurrido.

Los jueces de primera instancia consideraron que no había pruebas suficientes que respaldaran la teoría fiscal sobre una ejecución que habría tenido como móvil ocultar un hecho de gatillo fácil. Al adelantar los fundamentos los jueces señalaron que se habían analizado las "conductas de 16 personas": los 15 imputados y la víctima. Más allá de sostener que no tenía antecedentes, el tribunal remarcó la adicción a la cocaína de Mafud, que por esos días atravesaba problemas de pareja. Así, pusieron en foco la "gran fragilidad emocional" que atravesaba al conductor del Fiat Marea al huir de la policía, tal como la "posibilidad concreta de que estuviera bajo efecto de drogas", teniendo en cuenta que murió con una bolsa de cocaína en su mano izquierda.

Los GPS

El fallo enfocaba el inicio de la persecución policial en el cruce de Uriburu y Coronel Arnold. Sostiene que, tal como muestra una cámara de vigilancia, el cruce del patrullero con el Fiat Marea fue casual y muestra al auto de Mafud sin patente trasera, lo que legitima el inicio de la persecución. Pero además da por acreditado un intercambio de disparos durante el primer tramo, entre Mafud y los ocupantes del primer móvil.

Basados en los GPS para determinar las ubicaciones de los patrulleros, los jueces de primera instancia esbozaron su teoría sobre la mecánica de los hechos, "mucho más sencilla y alejada de teorías conspirativas como la que propone la acusación, o suicidas como parecería desprenderse del acta de procedimiento". Situaron el momento culminante cinco kilómetros al norte del cruce de la ruta A-012 con la ruta 9, cuando Mafud intentó esquivar una camioneta de Seguridad Vial que le cortaba el paso y entonces le dispararon desde distintos móviles.

En ese marco, aseguraron que el joven estaba manejando cuando recibió en la cabeza la bala mortal disparada por Maidana, además de otros tiros no letales de Gabriel Sguazzini y Alejandro Gómez. Luego el auto transitó unos metros más por la cuneta hasta detenerse.

En el nuevo fallo leído ayer, los camaristas coincidieron con el tribunal inicial en que la persecución estaba legitimada. También señalaron que los policías Sguazzini y Gómez actuaron de forma esperable cuando el vehículo de Mafud no acató las indicaciones de alto y enfiló hacia ellos sin voluntad de detenerse, más en la consideración de que los policías habían sido informados radialmente que desde el Fiat Marea venían realizando disparos.

La discrepancia

El momento discordante de los camaristas es por la actuación de Maidana. Para Daniel Acosta, autor del voto mayoritario, todos los policias que dispararon "llegaron al lugar en momentos distintos y con una separación temporal apreciable" de "al menos más de un minuto y medio". Acosta puntualiza que Maidana efectúa disparos no en forma concomitante con Sguazzini y Gómez. Lo hizo, dice el magistrado, cuando "la situación de justificación en Maidana había desparecido y por tal su conducta resultaría dolosa".

Acosta indica como atenuante que Maidana dispara sumergido "en la adrenalina de la persecución". Pero aún así destaca que esa situación "jamás le habilitó al uso del arma letal" pues se encontraba en frente "de un vehículo detenido, con un conductor herido y con las secuelas propias de la pérdida del control vehículo y su atascamiento en la zanja".

El camarista Mascali disiente con esto. Sostiene que quedó descartado que todos los policías que fueron llegando una vez que el auto de Mafud se detuvo hayan ejecutado o fusilado al conductor, "ya que no existe un elemento objetivo técnico criminalístico que avale esa postulación más que la impresión subjetiva de alguna de las partes".

También aduce que Maidana y todos los policías que dispararon hacia el auto de Mafud lo hicieron luego de que el conductor huyera "por más de 40 kilómetros por una ruta de noche a una velocidad inusitada". Alega que no es discutible los mensajes dejados por Iván señalando que se había llevado de su casa dinero, reclamado por su pareja, para la compra de estupefacientes, "de lo que no puede descartarse (ni afirmarse) que hubiera venido a mas de 140 km por hora promedio luego de haber consumido sustancias prohibidas como la que tenía en su mano al momento de su muerte".

En ese contexto, y luego de haber escuchado la "clave 5", que indica enfrentamiento, y ver que sus compañeros de la patrulla vial disparaban hacia el Fiat, "lo lógico es que Maidana se uniera a esa acción como parte de cumplimiento del deber, aunque con exceso", dice Mascali. Para él, este policía "actuó en función de una agresión por parte de Mafud y ella fue ilegítima porque ya se ha comprobado que efectuó disparos hacia patrulleros y circulaba a alta velocidad con peligro o riesgo para él mismo, para la policía y para terceros". Coincide en el criterio del primer tribunal en que se excedió en la legítima defensa. Pero a su criterio nunca se determinó si cuando Maidana disparó el auto de Mafud se había detenido o no.

Acosta y Mascali sí coincidieron en revocar la absolución de los policías Amarilla y Sánchez. Por eso los condenan por falsedad ideológica dado que dijeron que en el último tramo de la persecución no hubo tiroteo entre los patrulleros y Mafud como señalaron en el acta. Ambos recibieron un año y seis meses de prisión condicional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario