Policiales

Acusado de extorsión, dijo ser un remisero que llevaba a clientes

El hombre de 46 años detenido al volante de un auto que trasladaba a dos adolescentes acusados de extorsionar a un vecino de Tablada quedó sólo dos días en prisión preventiva mientras se corrobora si era parte del grupo o si, tal como él declaró en la audiencia, es un remisero trucho contratado por los otros acusados para hacer un viaje.

Miércoles 28 de Agosto de 2019

El hombre de 46 años detenido al volante de un auto que trasladaba a dos adolescentes acusados de extorsionar a un vecino de Tablada quedó sólo dos días en prisión preventiva mientras se corrobora si era parte del grupo o si, tal como él declaró en la audiencia, es un remisero trucho contratado por los otros acusados para hacer un viaje. El chofer fue apresado junto a dos pasajeros acusados de exigirle un millón de pesos a un vecino para no ser molestado por "la mafia" y luego ir a retirar el dinero en un lugar pactado, donde los esperaba una celada policial. "Es la primera vez que me pasa algo así", dijo al ofrecer su celular para que se chequeen los llamados a la remisería del barrio Tiro Suizo donde trabaja los fines de semana.

El breve plazo de arresto preventivo fue dispuesto por el juez Gonzalo López Quintana, quien autorizó "expresamente" la pericia del celular de Claudio V. Hoy a las 18 volverá a revisar la situación del imputado. Los otros detenidos son dos chicos de 16 y 17 años que fueron indagados en un juzgado de Menores y quedaron alojados en el Instituto de Recuperación del Adolescente de Rosario (Irar).

El fiscal Matías Edery imputó al remisero de extorsión agravada por la participación de un menor de edad y por el uso de arma de fuego. El imputado, asistido por la defensora pública Marianela Di Ponte, aceptó declarar y responder preguntas. Dijo que es albañil, vive en zona oeste y los fines de semana trabaja en una remisería trucha.

Contó que el sábado, tras un llamado a la remisería donde trabaja, fue a buscar a dos pasajeros a Deán Funes al 100 bis. Los jóvenes le pidieron ir al Hospital Clemente Alvarez pero antes de llegar cambiaron de rumbo y le indicaron la zona de Italia y La Paz. En ese lugar se había acordado una operación de entrega controlada de dinero luego de que un vecino de Tablada recibiera una amenaza escrita que le exigía un millón de pesos para no ser molestado por "la mafia".

Por error

La saga comenzó el martes a las 22.30 con el ataque a tiros una casa de Chacabuco al 3600. Al día siguiente, cuando iba a trabajar, Leonardo F. se encontró atemorizado con que los tiros que había escuchado habían sido contra su casa. Y halló una nota en la que le exigían pagar $1.000.000. "Tu familia va a seguir en paz si aportás con la mafia", decía.

Mientras en el barrio se hablaba de una intimidación por error, en la semana recibió una nota similar otro vecino, Fabián M. "Esta vez no nos equivocamos. No la cagués con la yuta. Llamá a este número hoy porque mañana te caigo", decía la nota. En este caso, en vez de disparar, pusieron en la carta un teléfono de contacto y un cartucho de bala. "Para no reventarte la casa a tiros", aclaraba la esquela.

Tras la denuncia, la víctima un procedimiento de entrega controlada. Llamaron al teléfono en cuestión y comenzó una negociación que pactó la entrega de 240 mil pesos. Luego de remitirles a "la mafia" una foto con el toco de billetes, Fabián fue en su auto al lugar pactado. Estacionó y dejó una bolsa junto al cordón de la vereda.

Con la bolsa

Según planteó el fiscal en la audiencia imputativa, a las 17.19 un auto acudió al punto de entrega y un joven bajó a retirar la bolsa. A los pocos metros fue detenido por los policías, que esperaban que alguien pasara por el botín. El auto aceleró pero fue alcanzado minutos después en Ocampo al 1200 con el otro joven y Claudio V. al volante. Más tarde, en un allanamiento a la casa de uno de los menores en una torres de Lola Mora 25 se secuestró una pistola 9 milímetros Parabellum con numeración suprimida y siete cartuchos en el cargador.

Los adolescentes estarían vinculados con la banda cuyo liderazgo tras las rejas le atribuyen a René Ungaro y por ello no se descarta que hayan sido los ejecutores de un plan organizado desde la cárcel.

Dos adolescentes están en el Irar acusados de haber amenazado a un vecino para que les entregara $1.000.000.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario