Policiales

Acribillaron a balazos a un joven cuando estaba en su auto en la zona sur

Walter Sauco tenía 27 años y fue atacado en Francia y avenida Del Rosario, en el barrio Plata de la zona sur. Cuando llegó la policía ya se lo habían llevado en otro vehículo. 

Domingo 28 de Febrero de 2016

La tarde del viernes Walter Hugo Sauco llegó manejando un Ford Fiesta color blanco hasta la esquina de avenida Del Rosario y Francia, en el barrio Plata de la zona sur de la ciudad. Allí, a metros de la parada de la línea 127 del transporte urbano, estacionó el vehículo. Lo acompañaba otro muchacho que bajó para hacer una compra en un comercio del lugar. Poco faltaba para que el reloj marque las 18 cuando a la par del auto estacionó un Toyota Corolla color claro. Entonces un hombre bajó de ese auto y con una pistola calibre 9 milímetros comenzó a disparar sin piedad contra Sauco. Los vecinos dijeron haber escuchado unos 15 balazos. Al menos seis impactaron sobre el cuerpo de la víctima, que quedó agonizante sobre el volante del vehículo y accionando la bocina. En ese marco, sorpresivamente, a la escena arribó un tercer auto del que bajaron dos hombres que pasaron de vehículo a la víctima y se lo llevaron. En tanto, quien era acompañante de Sauco se puso al volante del Ford Fiesta baleado y también se marchó del lugar. Cuando la policía llegó, en la esquina no había más que vainas servidas y el estupor entre los vecinos.

El otro ataque. Pero eso no fue todo. A las 19.30, cuando todavía la gente del barrio comentaba lo ocurrido, a cinco cuadras de la escena del crimen se produjo otro feroz ataque a balazos. Fue en avenida Del Rosario al 2500. Allí Leandro David C., de 34 años, fue baleado con una pistola calibre 9 milímetros desde un auto de similares características al usado para llevarse a Sauco de la escena. "El iba caminando hacia su auto, un Volkswagen Crossfox color marrón, cuando pasó un auto con vidrios polarizados y desde allí le dispararon seis o siete veces. Le pegaron dos balazos en el abdomen, sobre el lado derecho, y uno en el muslo que le tocó la femoral. Se quiso arrastrar hasta el auto pero se desmayó y lo llevamos al hospital Roque Sáenz Peña. Acá los vecinos dicen que son los mismos que estuvieron en Francia y avenida Del Rosario", explicó uno de los parientes de Leandro (ver aparte). La víctima es hincha de Newell's pero no concurre a la cancha y, según dijeron, fabrica carretones para lanchas. Además, es primo político del ex jugador de la lepra Fabricio Fuentes

El muchacho fue operado y quedó internado en observación. Los testigos indicaron que el auto desde el cual lo atacaron a tiros sería un Volkswagen Voyage de color oscuro sin patente. En ambos casos el fiscal actuante es Pablo Pinto, quien comisionó a efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) para que trabajaran sobre el terreno. "Por el momento no se descarta ninguna hipótesis y se investiga si entre los dos hechos existe alguna relación. Es una investigación donde no se descarta nada ni se puede aventurar un móvil", indicó una fuente allegada a la pesquisa. Eso quiere decir que tanto una venganza por cuestiones personales como por una disputa territorial y hasta vinculada al comercio de estupefacientes son líneas que los pesquisas tienen sobre sus escritorios.

Sorpresivo. "¿Ustedes vienen por el muerto secuestrado?". Con esa pregunta una de las matronas de barrio Plata rompió el hielo con el equipo periodístico de La Capital la mañana de ayer. Y acto seguido comenzó a relatar una escena de película que se fue enriqueciendo con la participación de otros vecinos. Claro está, siempre bajo la promesa de preservar su buen nombre y honor.

Todo empezó el viernes, poco antes de las 18, cuando un Ford Fiesta se estacionó sobre Francia al 5300, en la mano norte-sur, a metros de la esquina con avenida del Rosario. Una esquina que cuenta con una cámara de videovigilancia municipal que gira 360 grados. Y además una esquina con varias pintadas en rojo y negro que dicen: "Los pibes tienen que pintar" y "El glorioso Newell's Old Boys".

A la hora señalada buena parte de los vecinos de avenida Francia estaban sentados en la vereda disfrutando del fresco después de la tormenta y valiéndose de la frondosa arboleda que existe en la zona. Cuando el Ford Fiesta estacionó, casi en la misma parada de la línea 127, quien iba como acompañante bajó del auto e ingresó a un comercio. En ese preciso momento a la par del Fiesta se colocó un Toyota Corolla gris metalizado. Del auto bajó quien ocupaba el asiento del acompañante, quien sin miramientos y a sangre fría comenzó a disparar sobre la humanidad de Walter Sauco. ¡Pla, Pla, Pla! Y así los vecinos dijeron haber escuchado entre 10 y 15 detonaciones. Uno por uno y no en ráfaga. Sauco recibió al menos seis heridas en el cráneo, el cuello, el tórax y la pierna derecha.

Los detonaciones abrieron las puertas a un pandemónium. "Un abuelo que venía con sus nietitos por Francia entre Las Flores y avenida Del Rosario cuando escuchó los disparos y se tiró al piso protegiendo a los pibes con el cuerpo. La nena de los dueños del supermercado frente al cual se perpetró el ataque, que tiene 6 años, cuando escuchó los disparos se escondió detrás de una de las heladeras y no la podían sacar del susto que tenía", indicó una vecina.

Con Sauco agonizante dentro del habitáculo de su auto, el Toyota Corolla se perdió por avenida Francia hacia el sur. La víctima quedó tirada sobre el volante, accionando la bocina y alertando a todo el vecindario que nada bueno había sucedido.

 

Secuestrado. Dos minutos más tarde otro auto se puso a la par del Fiesta blanco. Dos hombres se bajaron, sacaron a Sauco del auto y lo pasaron de vehículo. El acompañante se sentó al volante del vehículo atacado y ambos rodados se fueron del lugar. Cuando la policía llegó a la escena del crimen, en la esquina sólo había vainas servidas y vecinos aterrorizados. El Ford Fiesta blanco acribillado fue secuestrado horas después por personal de la PDI y Sauco fue abandonado en la guardia del Hospital de Emergencias sin vida.

"Investiguen lo que pasó en Francia y avenida Del Rosario. Acribillaron a un joven alrededor de las 18. Iba en un Fiesta, otro auto lo encerró, bajo una persona y lo acribillaron. Pero lo más loco es que llegó otro auto, se bajaron, corrieron el cuerpo y se llevaron al acribillado con auto y todo. Cuando llegó la policía ya no había nada", había escrito al mail de la sección un vecino de la cuadra.

La víctima. Sauco tenía 27 años, residía en Vera Mujica al 4500 de barrio Acíndar y tenía prontuario abierto. Se ganó un lugar en las crónicas policiales al ser detenido por dos causas de las que luego fue desligado. El 5 de febrero de 2010 lo apresaron junto a otros tres hombres en la estación de servicios de Presidente Perón y Provincias Unidas. Los acusaron de haber participado en la emboscada contra la barra brava de Newell's Old Boys en la que murió Walter Cáceres, un pibe de 14 años, ocurrida un día antes en la autopista Rosario-Buenos Aires, a la altura del barrio Las Flores. Cinco meses más tarde fueron sobreseídos.

El otro caso en el que estuvo fue la investigación por el triple crimen de Norma César, Nahuel César (madre y hermano del reconocido Milton César) y José Alomar, ocurrido el martes 28 de mayo de 2013 en la esquina de Acevedo y avenida Francia, frente al Centro de Distrito Municipal Sudoeste. Es decir a nueve cuadras de donde ayer fue asesinado. El triple crimen sucedió alrededor de las 17 del martes 28 de mayo cuando dos hombres que circulaban en una moto descargaron una andanada de unos 30 disparos contra una camioneta Nissan negra que esperaba la luz verde del semáforo. El vehículo era conducido por Marcelo Alomar, de 33 años, quien murió en el acto; y junto a él viajaba Nahuel César, de 24, quien también perdió la vida en ese instante. En el asiento de atrás iban Norma César, quien falleció 50 días más tarde, y su concubino, Claudio Hernández, de 50 años, quien resultó lesionado. También estaban los dos pequeños hijos de la pareja, de 7 y 10 años, quienes resultaron ilesos. Ese hecho fue un acto de venganza por la muerte de Claudio "Pájaro" Cantero, quien era líder de Los Monos y había sido asesinado dos días antes frente a un boliche de Villa Gobernador Gálvez. Sin embargo, con el tiempo se supo, esas víctimas no debieron ser las destinatarias de tan feroz ataque.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario