Acordó una pena de tres años de prisión por tener armas de fuego sin permiso
Un hombre fue condenado a tres años de prisión por tenencia ilegítima de armas de fuego de uso civil y de guerra en el marco de un juicio abreviado homologado por el juez Pablo Pinto.

Un hombre fue condenado a tres años de prisión por tenencia ilegítima de armas de fuego de uso civil y de guerra en el marco de un juicio abreviado homologado por el juez Pablo Pinto. Se trata de Alfredo Jorge Rouillón, de 65 años, quien había sido imputado en noviembre pasado luego del hallazgo en su casa de armas de fuego y acordó una pena que cumplirá en libertad con reglas de conducta, a raíz del tiempo que pasó con prisión domiciliaria.

En tanto, confirmaron fuentes judiciales, un hijo del condenado que también está acusado por el hecho sigue en libertad esperando una resolución judicial al respecto.

Catorce

Roullión y su hijo habían sido detenidos el 28 de noviembre en una vivienda de Fisherton donde se hallaron 14 armas de distintos calibres en el marco de tres allanamientos en la zona oeste, dos de ellos en una finca de Eva Perón al 9000 que tiene dos casas contiguas.

En el operativo se secuestraron dos revólveres calibre 22 largo; una pistola 11.25 Colt; una carabina calibre 22; una escopeta calibre 12; un pistolón calibre 14; una carabina semiautomática 9 milímetros Halcón; una pistola semiautomática 22 Colt; un revólver 32 corto Colt; una escopeta 12.70 Franchi; una pistola semiautomática 11.25 Ballester Molina; un revólver 38 largo sin marca, otro calibre 38 Special y otro más calibre 32 sin marca.

Dos días después la fiscal de Investigación y Juicio Cecilia Brindisi les imputó haber tenido en su poder doce armas —cinco halladas en la casa del padre y siete en la del hijo— sin autorización legal.

La fiscal explicó que la investigación se había iniciado en marzo tras la detección de usuarios de Facebook que bajo nombres de fantasía ofertaban armas. Así, se ordenaron los allanamientos a las casas de los imputados, que entonces alegaron poseer las armas "por herencia familiar y ser coleccionistas, aunque admitieron que muchas no estaban registradas", señalaron los defensores de los imputados.

En esa audiencia del 30 de noviembre el juez José Luis Suárez admitió las imputaciones por tenencia de armas pero no admitió la calificación de "provisión ilegítima de arma de fuego de forma habitual". En ese marco, dictó prisión domiciliaria para el padre y la libertad bajo caución real de 100 mil pesos para el hijo.

Finalmente, la fiscal y la defensa llegaron a un acuerdo mediante el cual Rouillón admitió la condena y una multa de 10 mil pesos como autor de cuatro hechos de "tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal en concurso real con un hecho tenencia de arma de fuego de guerra sin contar con la debida autorización legal".

En la misma audiencia se dictó el cese de prisión para Roullión, ya que el tiempo que pasó con prisión domiciliaria desde el 29 de noviembre le permite cumplir el resto de la condena en libertad condicional, bajo reglas de conducta.

En tanto, el hijo del acusado sigue en libertad y a la espera de una resolución sobre su situación procesal, imputado como autor de dos hechos de tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal en concurso ideal con cinco hechos de tenencia de arma de guerra sin la debida autorización legal.