Policiales

Aceptó una pena de 10 años por haber matado a su padre

Se trata de Marcos Gabriel Segovia, changarín de 43 años, quien admitió la autoría del crimen mediante un juicio abreviado.

Jueves 31 de Octubre de 2019

Un hombre fue condenado a 10 años de prisión por matar a golpes a su padre tras una violenta discusión. Se trata de Marcos Gabriel Segovia, changarín de 43 años, quien admitió la autoría del crimen mediante un juicio abreviado propuesto por la fiscalía, aceptado por la defensa y homologado por el juez Carlos Leiva.

Segovia estaba preso a la espera de un juicio por el cual afrontaba una posible pena de prisión perpetua, tal como prevé la figura de homicidio calificado por el vínculo. Sin embargo, aceptó un juicio abreviado mediante el cual se modificó la calificación por la de homicidio preterintencional, que implica una intención de causar daño pero no la muerte. La pena incluye otra imputación por amenazas contra un sobrino que vivía en la misma casa.

Discusión mortal

Según la acusación, cerca de las 3 de la mañana del 12 de abril de 2017 Marcos ingresó violentamente a la casa de pasaje 1858 al 4400 (Aborígenes Argentinos al 6600) donde vivía su padre Juan Carlos Segovia, en el barrio Qom de la zona sudoeste. El hombre de 70 años fue hallado al mediodía tendido en el suelo por su hija Patricia, que también vivía allí junto con un hijo suyo.

La mujer contó a la policía que había encontrado a su padre gravemente golpeado y sostuvo que su hermano Gabriel se había escapado con dinero en efectivo, una tarjeta de débito y el DNI de su padre. Al parecer, el incidente se había desatado cuando el padre le recriminó al hijo por un faltante de dinero.

El septuagenario fue trasladado con un golpe en la cabeza sin pérdida de conocimiento y una herida cortante en una pierna al Sanatorio Güemes donde murió cinco días después. Entonces la investigación pasó de la Fiscalía de Flagrancia a la de Homicidios y el fiscal Miguel Moreno comenzó a investigar el entorno familiar de la víctima.

Semanas más tarde, el 3 de mayo de 2017, Gabriel fue apresado en un allanamiento realizado en Mateo Booz al 9000, en la zona oeste de la ciudad. En mayo de este año venció el plazo legal para que permaneciera detenido con prisión preventiva, pero la medida cautelar fue prorrogada a la espera del juicio oral.

Sin embargo, mientras se esperaba fecha para el debate la defensora oficial Nancy Zully y la fiscalía llegaron a un acuerdo para que el acusado admitiera la autoría del hecho. Así, Segovia aceptó diez años de cárcel por el delito de homicidio preterintencional y las amenazas contra su sobrino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS