Policiales

Absolvieron al acusado de un crimen ligado a la interna de la barra leprosa

Para el tribunal no hubo evidencias suficientes para cargar sobre el acusado la muerte de Jonathan Rosales, ocurrida en junio de 2016.

Viernes 13 de Septiembre de 2019

Brisa Ojeda contó hace una semana cómo habían matado a su marido Jonathan Rosales al emboscar desde un auto, en la zona sur de la ciudad, la moto en que ambos volvían desde la casa de su cuñada. Dijo que sabía quiénes estaban en el auto porque ella los vio y pudo reconocerlos. Dio el nombre de la persona que mató a su pareja a balazos y que la hirió a ella con dos disparos que le dieron en la pierna. No obstante, los jueces que llevaron adelante el juicio oral y público contra el acusado, consideraron que la evidencia ofrecida era insuficiente. Por eso absolvieron por unanimidad a Elías "Zapatito" Benegas, quien durante cuatro audiencias fue juzgado como quien utilizó el arma aquella trágica noche.

Para conocer los motivos que los jueces Facundo Becerra, Juan Curto e Ismael Manfrín tuvieron para absolver a Benegas habrá que esperar una semana. Lo analizado por quienes siguieron este juicio es que tuvo que prevalecer un argumento dado por el defensor Leopoldo Monteil. En su alegato el abogado dijo que la única versión sobre la mecánica de los hechos que situaba a "Zapatito" como el agresor era la del relato de Brisa. Que esta joven de 21 años era parte de un conflicto que había en la hinchada de Newell's Old Boys y que implicaba a su pareja. Y que por lo tanto tenía por eso un motivo para mentir. Debido a eso, tenía sentido que incriminara a su cliente.

La fiscal Mariana Prunotto había replicado con fuerza ese planteo señalando que había ocho coincidencias entre los dichos de Ojeda y la evidencia desplegada en el juicio. Los jueces parecen haber concluido que esa prueba no tenía la contundencia que argumentó la fiscal. No lo declararon inocente a "Zapatito", sino que lo desvincularon por la duda y ordenaron su libertad. La fiscal apelará en busca de que le impongan 22 años de prisión, que fue lo que solicitó en su alegato.

Lo que quedó en discusión es si "Zapatito" Benegas fue quien mató a Jonathan Rosales. Lo que no está en duda es la pesadilla que Brisa Ojeda vivió durante seis meses de 2016. Primero, cuando el 22 de junio de ese año en Corrientes y Padre Giaccone mataron a su pareja y la hirieron a ella. Después, cuando el 13 de diciembre la fueron a buscar a su casa para evitar que reconociera a los autores del crimen de Jonathan y balearon a su hermana Lorena Ojeda, que murió 22 días después y era muy parecida físicamente a ella.

Señalamiento y escuchas

La persona señalada por Brisa por manejar el auto en que iba el homicida de Rosales era Ariel "Tubi" Segovia. Hay escuchas telefónicas donde este muchacho vinculado a la barra brava leprosa pide a su entonces defensor para que postergue una rueda de reconocimiento a la que Brisa debía ir para identificar a los agresores de su pareja. Esa medida fue aplazada y cuatro días después mataron a Lorena Ojeda. Por ese episodio el abogado recibió una condena.

Aunque estuvo imputado como ideólogo de homicidio de Rosales, "Tubi" Segovia no pudo estar en este juicio porque el 24 de abril del año pasado lo mataron a puñaladas en un pabellón de la cárcel de Coronda.

En su relato ante el tribunal, Brisa contó que el día que mataron a su pareja, ellos iban en una moto y un auto los persiguió. En un momento, "cuando nos dieron el paso, vi que manejaba «Tubi» Segovia y que al lado estaba «Zapatito». Cuando nos chocas, caímos de costado y se empiezan a escuchar los tiros. Yo me tiré para tapar a mi nena. Vi de costado una mano y la pistola del lado del acompañante. El que manejaba se había tirado para atrás. Escuché los disparos. Pum, pum, pum. Luego seguía gatillando pero no salían más balas", contó el jueves pasado en la audiencia. Dijo que vio tirar a «Zapatito», al que conocía bien porque era amigo de su pareja en la barra de Newell?s.

Ambos se habían distanciado por motivos explicados de manera distinta en el juicio. Según Brisa, porque "Tubi" Segovia le había propuesto a Jonathan Rosales que matara a Matías "Cuatrerito" Franchetti, líder temporal de la barra rojinegra asesinado el 7 de junio de 2016 frente al Coloso del Parque. A ese pedido Rosales se negó. Según el defensor Monteil, Rosales y «Zapatito» eran amigos, pero la noche de un recital de Maná en Newell?s hubo un desacuerdo en la zona de los cuidacoches y se pelearon.

Dos miradas

La fiscal Prunotto sostuvo que Brisa siempre reconoció a los ocupantes del auto, que luego los marcó en la rueda de personas, que siempre manifestó que se usó una sola arma y que la policía recogió de la escena del crimen las vainas de una sola arma. Aludió a las llamadas interceptadas para indicar que Brisa, tras el homicidio de su marido, se había convertido en un problema para Segovia, quien por ello movilizó a su gente para dar con el paradero de la joven matando por error a su hermana. Y marcó el costo que tuvo para Brisa, que debió mudarse a Buenos Aires, para sostener su verdad.

El defensor, al alegar dijo que Segovia nunca nombró en las llamadas a "Zapatito". Sostuvo que no se acreditó que Rosales y Brisa se hayan desplazado en moto el día del hecho y que no se podía siquiera establecer que la beba de ambos haya estado con ellos. Adujo que Brisa parte del conflicto que enfrentaba a grupos de la hinchada de Newell's y que tenía motivo para mentir. Y que además, según las antenas, la noche del crimen «Zapatito» estaba en la zona de su domicilio y no en la del crimen. Por no haber certeza plena pidió la absolución de su defendido. El tribunal, sin discrepancias internas, resolvió en ese sentido.

El caso tuvo varias deficiencias en la investigación preliminar que tomó finalmente Prunotto al momento del juicio oral. La fiscal adelantó que apelará la sentencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario