POLICIALES

A un año del crimen de "Bocacha" Orellano, proponen un espacio de memoria y asesoramiento para víctimas de violencia institucional

La familia del chico que murió en un oscuro incidente en la Estación Fluvial realizó un acto para recordarlo y seguir reclamando justicia por el hecho

Jueves 25 de Febrero de 2021

Al cumplirse un año de la muerte de Carlos “Bocacha” Orellano su familia ingresó ayer un proyecto en el Concejo Municipal de Rosario para que el lugar donde funcionara el boliche donde se lo vio por última vez con vida y de donde fue sacado por los patovicas antes de caer al río Paraná y fallecer ahogado sea reconvertido en un espacio de memoria y asesoramiento legal para familiares de víctimas de hechos de violencia.

Nucleados en la Organización Civil “Carlos Bocacha Orellano”, el padre y la hermana del joven, Edgardo y Noelia, fueron recibidos por los concejales del Frente de Todos Norma López, Eduardo Toniolli y Alejandra Gómez Sáenz; su par de Ciudad Futura María Luz Olazagoitía y el edil del PRO Carlos Cardozo. Ante ellos pidieron que la Municipalidad “interceda ante el gobierno provincial para que se ceda el sector perteneciente a donde funcionara la confitería bailable Ming River House, ubicado en el predio de la Estación Fluvial, con el fin de emplazar en ése lugar un espacio de memoria de las personas que han sufrido hechos de violencia institucional en nuestra ciudad como también para la formación en ciencias forenses”.

En ese sentido, desde la familia Orellano sostienen que ese espacio “se inscribirá en el paradigma de la promoción de los derechos humanos en nuestra ciudad y tendrá como objetivos constituir un espacio de transmisión de la memoria, la educación, promoción y defensa de los derechos humanos; visibilizar a las personas que han sufrido violencia institucional en nuestra ciudad; brindar a la ciudadanía herramientas de gestión y formación en la materia, especialmente en coordinación con las familias atravesadas por la violencia institucional; capacitar y formar en ciencias forenses a diversos profesionales y equipos multidisciplinarios para la intervención judicial con sujetos vulnerados; capacitar y formar a agentes de las fuerzas de seguridad públicas y privadas en materia de derechos humanos; articular acciones y proyectos con distintas instituciones públicas y académicas de nuestra ciudad; articular con otros espacios de la memoria y centros formativos en materia de derechos humanos de la ciudad, la provincia, el país y a escala internacional”.

>>Leer más: Piden reconvertir el boliche Ming en un centro cultural y de asesoría legal

Embed

Bocacha Asoc Civil Expediente258070 by LaCapital on Scribd

El domingo 23 de febrero de 2020 Carlitos fue con un grupo de amigos al boliche Ming. Según surgió de la investigación judicial, fue expulsado del local tras un altercado con una patovica cuando ingresó a un sector VIP. Dos días después su cadáver apareció en el río, a metros de la disco. Diez meses después, en diciembre fueron imputados cuatro policías por delitos relacionados con el caso: Karina Gómez y Gabriel Nicolosi, que esa noche habían hecho adicionales en Ming, por incumplimiento de sus deberes y falsear un acta. Y al ex jefe de la comisaría 2ª y una sumariante, por no secuestrar las cámaras de vigilancia del boliche y de la zona.

Dos semanas atrás, luego de casi año durante el cual nunca se definió oficialmente si Bocacha había muerto asesinado o accidentalmente, la causa observó un giro con la reimputación de Gómez y Nicolosi junto con dos patovicas de Ming como coautores de homicidio simple con dolo eventual. Los cuatro quedaron con prisión preventiva por el plazo de ley de hasta dos años.

La Fiscalía presentó en la audiencia más de 50 declaraciones. No todos dijeron lo mismo, sino que abrieron aún más la grieta alrededor de las dos hipótesis en torno a qué sucedió aquella madrugada. Aun así la línea de investigación que tomó peso fue la que sugiere que al joven lo echaron del boliche, lo arrinconaron a golpes contra la baranda y no le dejaron más alternativa que arrojarse al río como única vía de escape de una fuerte agresión.

>>Leer más: Prisión preventiva por homicidio simple para dos policías y dos patovicas por la muerte de "Bocacha"

La querella que representa a sus familiares sumó la posibilidad de que al chico lo dejaron inconsciente por una toma de asfixia y así se provocó su caída al río.

Empujados

En este contexto, al caer la tarde de ayer unos 200 familiares y amigos de Bocacha, acompañados por concejales, el intendente Pablo Javkin y referentes de organizaciones sociales, se encontraron frente al lugar donde funcionara Ming. Para la ocasión se dispuso de un equipo de sonido para que quien quisiera expresarse lo hiciera. Y también pintaron sobre un paredón un mural para recordar al joven asesinado.

“No es fácil este tipo de luchas, en general las familias no pueden seguir reclamando. Se cansan, no tienen medios, no tiene plata... Yo no tengo plata pero sí un abogado que trabaja ad honorem, igual que la perito forense Virginia Creimer que viene de La Plata a descubrir lo que los profesionales de Rosario no quieren ver. Y también tenemos a todos estos chicos que nos empujan, porque no nos acompañan, no vienen atrás nuestro, nos empujan, a esta gente hay que agradecerle porque no pararon nunca”, dijo antes del acto Edgardo, el padre de Bocacha.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS