La Ciudad

Polémica por un observatorio sobre violencia de género en medios locales

Lo aprobó el Concejo. Su autora, la periodista y concejala, Susana Rueda, indicó que se trata de "una lupa y no de una tijera"

Lunes 30 de Noviembre de 2020

Con el propósito de contar con una herramienta local que monitoree, recopile datos y revise prácticas discursivas que circulan en los medios sobre las mujeres y para identificar los que resulten discriminatorios, el Concejo Municipal aprobó un Sistema Municipal de Seguimiento y Prevención de la Violencia Simbólica en la Comunicación de alcance local.

El proyecto contó con 19 ediles a favor, pero 9 por la negativa. Juntos por el Cambio, que se opuso a la iniciativa solicitó que el intendente Pablo Javkin vete la ordenanza “porque atenta contra la libertad de prensa”. “Es una lupa y no una tijera”, consideró la autora de la iniciativa, la concejala socialista Susana Rueda.

La propuesta ya provocó polémica pero tiene argumentaciones de toda índole. La periodista y concejala oficialista logró cosechar los votos del Frente, los bloques peronistas y K, y Ciudad Futura. En cambio, el macrismo en todas sus expresiones se opuso.

Para fundamentar la necesidad de un observatorio, Rueda mencionó a la ley de protección integral, el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las mujeres y la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Y también hizo referencia a la treintena de observatorios de medios que ya existen en América latina, experiencias en la UNR en la materia y el pronunciamiento del Sindicato de Prensa de Rosario.

Destaca la necesidad de que en Rosario exista una herramienta generada desde las políticas públicas que privilegie el análisis de género y derechos humanos en los discursos mediáticos, desde una perspectiva que revele la discriminación y promueva la equidad, que monitoree y observe, tanto en relación a “mirar” lo que ocurre, como a “observar” lo que los medios están haciendo.

La ordenanza crea el Sistema Municipal de Seguimiento y Prevención de la Violencia Simbólica en la Comunicación con el fin de producir información estadística, detectar prácticas discursivas discriminatorias y estigmatizantes en los medios locales acerca de las mujeres y diversidades sexuales.

La autoridad de aplicación será la Secretaría de Género de la Municipalidad y habrá un comité asesor ad honórem conformado por el Observatorio de Medios de la Facultad de Ciencia Política de la UNR y otras áreas universitarias. También podrán integrarlo organizaciones sociales y el Sindicato de Prensa de Rosario.

La función del Sistema será realizar el seguimiento de manera periódica de los contenidos emitidos por los medios de comunicación locales, formular recomendaciones que sirvan como guía para una comunicación inclusiva y respetuosa, y ofrecer una instancia de capacitación para el tratamiento de los contenidos con perspectiva de género.

Se elaborarán datos comparativos entre los diferentes períodos monitoreados y se realizarán informes anuales. En su anexo, la ordenanza hace recomendaciones para observar en los medios.

Entre el listado de sugerencias, se recomienda evitar descripciones escabrosas en un nota sobre femicidio, no apelar a “otro caso de violencia”, o “nuevo caso de”, porque su reiteración banaliza la gravedad del problema.

No utilizar diminutivos y apodos para nombrar a las víctimas, evaluar si se utiliza un lenguaje igualitario y si se sostienen estereotipos de las identidades feminizadas ubicándose exclusivamente en espacios domésticos. Se evaluará la cantidad de mujeres e identidades diversas ocupando puestos centrales en los programas de noticias y qué roles o tareas cumplen esas personas.

Fuerte contrapunto con el macrismo

El Sistema Municipal de Seguimiento y Prevención de la Violencia Simbólica en la Comunicación cosechó más de la mitad de los votos en el Concejo Municipal, pero despertó el rechazo de Juntos por el Cambio. “Le pedimos al intendente Pablo Javkin que vete la ordenanza, ya que tiene fuertes convicciones democráticas y no puede dejar pasar ésto”, indicó el concejal macrista Carlos Cardozo.

La autora de la iniciativa, Susana Rueda, replicó: “No es una tijera, es una lupa. La Municipalidad no tiene jurisdicción para sancionar a nadie. La ordenanza no establece sanciones. El objetivo no es el control, sino la visibilizacion”.

La ordenanza aprobada el jueves pasado dividió las aguas en el Palacio Vasallo. Pero fue un sólo bloque el que rechazó la iniciativa con 9 votos en contra.

Aún así, Cardozo pidió su rechazo en el Ejecutivo. “Esta herramienta es peligrosa, puede caer en manos de un fanático o fanática, porque en apariencia resulta inofensiva pero es un mecanismo de censura previa”, puntualizó para considerar que se trata de una ordenanza “muy grave” y reclamar al menos que, si no se veta, “se haga una estricta reglamentación para no dejar resquicio a ninguna locura”.

Rueda recogió el guante. “Que (Cardozo) se ponga a trabajar en lugar de criticar y tratar de deteriorar o esmerilar los proyectos elaborados por otros concejales o concejalas”, indicó para agregar: “Es un proyecto muy trabajado, durante seis meses por un Concejo que está en sintonía con la Secretaría de Género y en una ciudad que ha sido pionera”.

Cardozo insistió: “Hemos tenido experiencias de algún funcionario tanto de la provincia como de la Municipalidad que sin tener una ley u ordenanza levantaban teléfonos para intentar hacer callar periodistas. Por eso esta ordenanza es al menos peligrosa”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS