..

Piden aunar esfuerzos oficiales para vacunar contra la rabia y esterilizar

La aparición de casos de rabia canina en Salta y Jujuy en abril de este año llevó al mismo Ministerio de Salud de la Nación a lanzar un alerta, con el que estas organizaciones entran en sintonía. 

Domingo 02 de Agosto de 2015

Las ONG's en Red, entidades que trabajan en el desarrollo de políticas públicas preventivas en materia de salud animal, lanzaron un urgente pedido a todos los niveles del Estado (municipios, comunas y Gobernación) para que aúnen esfuerzos en pos de intensificar las campañas de vacunación antirrábica hasta garantizar la inoculación de por lo menos el 80 por ciento de la población canina. Y solicitaron también a las autoridades a que esterilicen a razón al menos del 10 por ciento de la población de perros y gatos en las grandes ciudades, y del 20 por ciento en los municipios más pequeños.

Los pedidos no son caprichosos ni aleatorios, y tienen una fuerte sustentación. La aparición de casos de rabia canina en Salta y Jujuy en abril de este año llevó al mismo Ministerio de Salud de la Nación a lanzar un alerta epidemiológico, con el que estas organizaciones entran en sintonía (ver aparte). Y ya vigente la ley que prohíbe en toda la provincia los métodos eutanásicos de control poblacional, advierten que la esterilización es el único modo de garantizar el objetivo de que no haya más una mascota sin dueño. Y aportan un dato: una perra y toda su descendencia sin esterilizar puede generar en siete años un promedio de 5.400 cachorros. Un problema realmente social y sanitario.

Tal como lo publicó LaCapital el 5 de este mes, la provincia reglamentó la ley de equilibrio poblacional de perros y gatos. La norma prohíbe en todas las dependencias oficiales el sacrificio y la eutanasia como método de control de la población de estos animales; y todos los actos que impliquen malos tratos o crueldad, ya sea por acción u omisión, en forma directa o indirecta.

La reglamentación establece como único método de control poblacional la esterilización quirúrgica, de acuerdo a los protocolos de actuación, y declara como obligatorio en toda la provincia la vacunación, el tratamiento antiparasitario de perros y gatos, y la aplicación de todos los métodos preventivos contra todo tipo de zoonosis.

"La ley es una herramienta, pero hay que hacerla cumplir. Estamos por la mitad de la provincia cumpliéndola", advierte Jorgelina Russo, vocera de las organizaciones. "Que el Ministerio de Salud de la provincia sea la autoridad de aplicación es importante porque consideramos que el equilibrio poblacional es una cuestión de salud pública. Cuando hay superpoblación animal hay más gente mordida, más accidentes de tránsito, más peligro para la salud animal y humana. Una hembra en celo perseguida por una jauría de machos puede tener consecuencias impensables", advierte.

Sin vacuna. Las ONG's en Red hacen capacitación en toda la provincia, y "un porcentaje importante de comunas nos dice que no vacuna, por fuera de lo privado, contra la rabia", comenta Russo. Y afirma que "hay que vacunar y trabajar en prevención, Hoy no se está llegando al 80 por ciento de la población vacunada contra la rabia. Y si fallamos en el diagnóstico, no solucionamos el problema. Los presidentes comunales y los intendentes tienen la responsabilidad de vacunar, pero proponemos que la Dirección de Zoonosis provincial actúe para ajustar la tasa de vacunación. El tema de los perros es un problema de salud pública, no particular. Sería bueno que incluso el Colegio de Veterinarios trabajara como entidad en este desafío", afirma la referente de las entidades.

Tanto Russo como Inés Espósito, ambas entrevistadas por este diario, afirman que "el tema no es pelear con las autoridades, sino consensuar políticas públicas". Extremadamente cautas a la hora de confrontar, simplemente advierten que "es necesario llegar a prevenir que haya más animales que los que pueden tener dueño. Y esto se logra esterilizando al diez por ciento de la población canina y felina de las grandes ciudades por año, y el 20 por ciento en las pequeñas o medianas urbes”.

   Algunas localidades están trabajando, a decir de las ONG’s, con mucha eficacia. Tal es el caso de Funes, donde se está esterilizando entre el 15 y el 20 por ciento de la población canina por año, y ya no tiene más refugios animales.

   Esto último es, para las proteccionistas (aunque a ellas no les gusta llamarse así), un dato importante, porque los refugios “no solucionan el problema de los animales sueltos, sino que lo agrava. Los refugios no son sostenibles, no se puede tener mil animales en un lugar así, el índice de mortalidad es altísimo, porque la reproducción es geométrica y el recogimiento es individual. Además, desresponsabiliza a la población”, asegura Russo.

Buenos ejemplos. Otros municipios vienen haciendo, cuentan, un buen trabajo desde hace tiempo, como San Lorenzo, Totoras, Villa Eloísa, Cañada de Gómez, y más recientemente se han agregado Pueblo Esther, Arroyo Seco, Figuera, General Lagos, Ricardone, Pujato, Carmen del Sauce y Villa Mugheta. Pero creen que hay que seguir trabajando propositivamente para que todas las comunas incluyan en sus presupuestos partidas para políticas preventivas.

   Incluso, en algunos lugares se han logrado avances a nivel departamental, como el caso de San Cristobal, donde esta semana intendentes y presidentes comunales firmaron un convenio de puesta en marcha del programa departamental de esterilizaciones, a instancias del senador Felipe Michlig, quien donó una unidad quirúrgica.

   “Este año, los senadores se interesaron y nos convocaron a brindar capacitación departamental. Tenemos tres casos de donación de móviles quirúrgicos para implementar programas: Iriondo, San Cristóbal y General López (este último en vías de implementarlo)”, cuentan. Allí se realizó recientemente una jornada de capacitación con referentes gubernamentales y no gubernamentales, a instancias del senador Lisandro Enrico.

   Las ONG’s en Red están trabajando en forma articulada con muchos municipios, y han llegado a tener presencia en 180 localidades. En algunos casos son covoncadas por los jefes comunales para los programas de esterilización masiva, gratuita, abarcativa, extendida, sistemática y temprana, tales las características que, aseguran, deben tener estas campañas.

   El trabajo verdaderamente no es nada fácil. Las organizaciones recorren toda la provincia y buscan acercar su propuesta. Poco a poco, los municipios y comunas lo van entendiendo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario