..

Pararon obreros de una industria metalúrgica en Casilda

Son 25 empleados de la empresa metalúrgica Marani, los que reclaman el pago de sus haberes. Les adeudan tres quincenas a cada uno.

Miércoles 23 de Marzo de 2016

Los 25 obreros de la empresa metalúrgica Marani SA de Casilda iniciaron un paro de actividades con asistencia a los lugares de trabajo en reclamo del pago de salarios atrasados.

Para visibilizar la protesta, los operarios se apostaron ayer en el sector de ingreso a la planta fabril, ubicada en el radio urbano a la vera de la ruta nacional 33, mientras esperaban pacíficamente una respuesta que permitiese destrabar el conflicto.

Ayer, delegados gremiales y propietarios de la fábrica, al cierre de esta edición, culminaban una reunieron con el secretario de Industria provincial, Emiliano Pietropaolo, de la cual también participó el intendente casildense, Juan José Sarasola, quien gestionó el encuentro con el fin de conseguir algún tipo de asistencia que permita paliar la crítica situación.

En la reunión, que fue calificada "de muy positiva", trascendió que se abrieron las puertas para que la provinvia ponga a disposición de la empresa herramientas para facilitar sus ventas y un desahogo financiero.

"Nos deben tres quincenas y necesitamos respuestas porque la situación no da para más", dijo ayer a LaCapital el delegado gremial, Carlos Carotti, para describir la realidad por la que atraviesan los trabajadores de esta industria que tiene la particularidad de ser la única del país que produce, a pedido, máquinas picadoras de forraje para hacienda.

Los empleados hace poco tiempo hicieron una medida de fuerza similar. Ahora los empleados volvieron a la carga al retrasarse nuevamente los pagos salariales.

Si bien la empresa venía sufriendo dificultades desde hace casi un año para cumplir con los compromisos salariales, el problema se agudizó hace unos meses ante la falta de trabajo, lo que sumó preocupación e intranquilidad a los obreros, quienes temen por sus fuentes laborales.

Lo adeudado representa entre 18 mil y 20 mil pesos para cada operario, que debe lidiar con tal situación para hacer frente a sus necesidades. "Con la poca plata que vamos recibiendo apenas nos alcanza para comer y el panorama es cada vez más complicado mientras esperamos que la empresa avance en operaciones de ventas de máquinas que asegura estar haciendo con potenciales clientes, pero aún no concreta", dijo Carotti.

El gremio planteó la situación ante la delegación Casilda del Ministerio de Trabajo donde además denunció a la empresa por incumplimiento en "la entrega de ropa de trabajo y el pago del seguro de riesgo de trabajo", aseguró Carotti, que rescató la predisposición de los dueños de la firma que "siempre van a las audiencias y están abiertos al diálogo".

El representante gremial acotó que "lamentablemente no tenemos otra alternativa que parar para expresar nuestro legítimo reclamo", aclaró que compartían con la empresa "el objetivo común de querer salir adelante por el bien de todos", y valoró la intervención de las autoridades políticas en busca de resolver el tema.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario