..

Paraná Metal: los obreros aceptaron suspensiones y rebajas de salario

Durante el período de inactividad cobrarán el 70 por ciento y el resto de la quincena el 100 por ciento Lo que votaron comprende a los contratados y a los efectivos de la industria

Sábado 24 de Enero de 2009

Villa Constitución.— Con clima absolutamente distendido, el 89,4 por ciento de los trabajadores de Paraná Metal expresó a través del votó la decisión de aceptar la propuesta acordada entre la UOM, el Ministerio de Trabajo y la empresa. Fueron 657 quienes votaron para aceptar las suspensiones rotativas y cobrar el 70 por ciento de los salarios. El próximo lunes se discutirán los pormenores del acuerdo en el Ministerio de Trabajo de la Nación. Un 10,6 por ciento optó por rechazar la iniciativa.

Sufragaron el 93 por ciento de los operarios, 735, y así aceptaron ser suspendidos con una rotación de entre 10 y 15 días, de acuerdo a como se presente el ritmo de producción. Arrancarán con la mitad del tonelaje con que cerraron el bienio 2007-2008, y cobrarán el 70 por ciento del salario en el marco de suspensión. Según dicen desde la UOM villense, "se conservarán los puestos de trabajo" para los 794 operarios de la fábrica y los 250 de distintas empresas contratistas.

El clima durante la votación fue bueno y se extendió entre las 6 y las 15 del viernes. Los obreros de las industrias contratistas, pese a que no votaron, quedarán igualmente bajo el mismo régimen.

Juan Actis, secretario adjunto de la UOM de Villa, sostiene que "no se rebajarán sueldos, sólo se congelará el salario empresa". Este es un plus fuera del convenio de metalúrgicos que se cobra en Paraná Metal desde que la propietaria era Ford.

El esquema de salarios en el marco de suspensión implica que mientras los operarios desempeñen tareas cobrarán el cien por ciento y en tanto se queden en su casa sin prestar servicios, cobrarán el 70 por ciento. Sin embrago, no en todos los puestos habrá suspensiones "hay sectores en los que no hay relevo y estos no sufrirán suspensiones" aclararon desde la UOM villense.

Mochila salarial. Según Actis, "este salario empresa que se congela queda exento de la discusión de paritarias pero, de acuerdo a como se arregle, va a ser una mochila salarial a acreditarse en abril de 2010 a los trabajadores". Esto implica que pasados 13 meses existirá un coeficiente salarial que se convertirá en dinero o en acciones y se acreditará a los obreros.

"Esta es la mejor salida de una empresa parada. Las suspensiones van a estar monitoreadas cada cuatro meses por la UOM nacional, La UOM villense y el Ministerio de Trabajo. El lunes vamos al Ministerio, aunque todavía hay puntos a discutir", dijo Actis.

Puntualmente lo que está en discusión es el aporte a la obra social. "Es básico que eso esté garantizado, si no habrá que seguir con la discusión, por que si eso no está se afecta la salud de los compañeros", enfatizó el sindicalista. En los números, que en este caso fueron más que calientes, se observó la radiografía del conflicto. En la mesa 1 se dieron 213 votos a favor y 26 en contra, en la 2, 227 a favor y 26 en contra y en la mesa 3 hubo 217 a favor y 24 en contra.

El conflicto es de larga data pero se potenció desde mediados de año a raíz de la crisis económica global. Luego de una serie de marchas, reuniones con los dueños de la empresa y una multitudinaria manifestación en Villa Constitución a fines de 2008, finalmente el Ministerio de Trabajo acercó las partes y logró esta propuesta que se discutirá el lunes en Capital Federal.

El pacto. El acuerdo de Trabajo que resultó aceptado por mayoría consta de 10 cláusulas. La primera fija una nueva estructura salarial consistente en las categorías y valores emergentes del convenio colectivo con algunas especificidades. La segunda, apunta a que el monto salarial que corresponde a cada trabajador surja de la diferencia entre lo percibido como promedio de salario bruto entre los meses de marzo y octubre de 2008 y la de los detalles de la cláusula uno.

El tercer punto establece un particular "congelamiento" de la estructura salarial que regiría desde la aprobación del acuerdo hasta el 28 de febrero de 2010, mientras que el cuarto contempla una forma de recomposición salarial que no afecta la implementación de las cláusulas anteriores.

El quinto punto reconoce la transitoriedad del posible acuerdo y la necesidad de controles a la empresa en el marco del actual contexto internacional, nacional y sectorial y prevé periódicas reuniones de partes. En tanto, la sexta marca la obligación empresaria de abonar distintas deudas salariales. La séptima fija una remuneración del 70 por ciento del salario durante las suspensiones y los tres puntos restantes indican distintas obligaciones a cumplir por las partes y el Ministerio de Trabajo, a fin de tornar viable el posible acuerdo.

La propuesta que se votó en la tarde de ayer surgió durante una extensa y "muy trabada" reunión efectuada en Capital Federal, en el Ministerio de Trabajo de la Nación con la presencia de Alberto Piccinini, Actis y Leonardo Del Grecco, secretarios general, adjunto y de organización, respectivamente, de la UOM; miembros de la comisión interna de la fábrica, directivos de la conducción nacional de la UOM (Antonio Caló, Naldo Brunelli y Juan Belén), representantes de la empresa y el ministro de Trabajo de la Nación Carlos Tomada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS