Pandemia

Segunda ola de Covid: cómo evitar sentirse mentalmente abatidos

Ante el rebrote de casos de coronavirus, las consultas a psicólogos y psiquiatras aumentaron. Los profesionales creen que la mayoría de las personas podrá tolerar y superar la crítica situación.

Domingo 11 de Abril de 2021

Cuando el presidente Alberto Fernández anunció esta semana una serie de restricciones para intentar controlar la segunda ola de Covid en la Argentina, no fueron pocos los que sintieron el famoso déjà vu, agravado por el cansancio y los avatares de un año largo y difícil como fue el 2020. En las redes sociales los comentarios se multiplicaron: "Esto no termina más"; "Otra vez adentro", "Cómo nos vamos a sostener con el poco resto económico que nos queda", "No aguanto de nuevo esta situación".

Los comentarios y sentimientos son subjetivos, está claro, pero se notó una repetición bastante marcada en el ánimo de muchas personas: agotamiento y desesperanza.

¿En qué condiciones es posible afrontar este nuevo embate de la pandemia desde el punto de vista anímico? Los profesionales del área de salud mental creen que la mayoría de las personas tiene recursos internos que les permitirán sobrellevar lo que viene, pero no dejan de mencionar que hay numerosas situaciones puntuales que hay que atender sin demora.

En el sector privado las consultas a los psicólogos y psiquiatras en Rosario subieron entre un 20 y un 30% y casi todos los nuevos pacientes -o aquellos que retomaron alguna terapia después de años- lo hicieron al verse afectados por distintas cuestiones vinculadas a la pandemia.

En el sector público, según registros de Salud Mental del municipio, en los últimos meses también aumentaron las consultas y las intervenciones de los equipos profesionales. Hubo más intentos de suicidio, más cantidad de intoxicaciones por consumo de drogas, más crisis subjetivas (agravamientos de cuadros previos psicológicos o aparición de desequilibrios emocionales profundos por primera vez).

Fortalezas y debilidades

El psiquiatra Manuel Francescutti, director médico de la Red Unitas, servicio que brinda atención en salud mental psicológica y psiquiátrica en diversas modalidades, mencionó que aun frente a la segunda ola de Covid, que implicará mayor número de contagios que los que se vienen dando, más internaciones y probablemente más fallecimientos -sumado al impacto desfavorable en algunos rubros del sector económico- en este momento se está atravesando una etapa de reconstrucción.

"El año pasado, en el inicio de la pandemia, vivimos primero la sorpresa, luego el acatamiento de las medidas de prevención, las expresiones de solidaridad con el personal de salud, vinieron los incentivos económicos para determinados grupos. Luego se pasó a una etapa de desilusión ante la prolongación de la crisis y hasta fuimos testigos de los escraches a los médicos. Se armaron teorías conspirativas (sobre las vacunas por ejemplo) y se sabotearon un montón de medidas de salud. Esto se dio a nivel macro y a nivel micro. Es decir, lo vimos en la calle, por la tele y dentro de los hogares o en los lugares de trabajo", comentó el profesional.

Ahora, "nos toca la fase de reconstrucción que supone una adaptación al cambio que ya se produjo. La nueva realidad de la que veníamos hablando es la única realidad", puntualizó.

Aprender de lo vivido

En este período, a nivel general, se está produciendo "una consolidación de los aprendizajes". De todos modos, dijo Francescutti, "es pronto para saber cómo será este momento y cuánto va a durar ya que cada crisis tiene sus tiempos".

Lo positivo de este ciclo es que ya hay hábitos y experiencias transitadas que deberían jugar a favor de mantener cierto equilibrio frente a los próximos problemas a afrontar. Obviamente, esto no es para todos igual.

El psiquiatra mencionó que una de las cosas con las que más cuesta lidiar es la aceptación de la incertidumbre. Algo con lo que en realidad se vive siempre pero que se hizo muy evidente en esta pandemia.

Francescutti se mostró más bien optimista frente a los recursos con los que cuentan las personas para enfrentar este "nuevo" momento (que por otro lado no es nuevo): "La resiliencia es lo que predomina. Ya hay estudios sobre esto a nivel mundial", señaló, y agregó: "Aunque en algunos casos se nota el abatimiento, el cansancio, el hartazgo, especialmente entre los que tuvieron que mantener por cuestiones de salud personales o familiares un mayor grado de asilamiento o en los adultos que debieron hacerse cargo las 24 horas y los siete días de la semana de los niños dentro de sus hogares, los que perdieron o modificaron sus trabajos o estuvieron enfermos ellos o sus familiares (muchos perdieron a seres queridos), en general hay resto para hacerle frente a lo que viene. Hay una tendencia a mayor espiritualidad, más conexión con la importancia de cuidar a los afectos y el valor de la vida", reflexionó.

Las noticias

El médico recomendó que para cuidar la salud mental "se esté lo menos posible en contacto con las noticias". El "bombardeo" mediático de temas relacionados con el Covid no es sano. "Hay que informarse lo necesario. Para eso están los datos y recomendaciones oficiales y no es bueno estar mirando todo el tiempo qué pasa. La sobreinformación es uno de los principales fomentadores de miedos".

También sugirió, en los casos en los que es posible, pensar en hacer actividades que permitan ayudar a quienes la están pasando peor y contener a los que están más vulnerables en nuestro entorno. "Tener la mente ocupada, ponernos en acción, ayudar, nos hace sentirnos más animados".

Proteger y protegernos

Cumplir con las medidas de prevención del Covid, cada día, es otro aspecto importante. "Si nos cuidamos, cuidamos a los otros, a nuestros afectos y mucho más. Esto nos tiene que hacer bien. Si nos enfurecemos o molestamos porque es necesario mantener ciertas pautas sociales el efecto no sólo es perjudicial para la salud física sino también para la salud mental", dijo el médico.

Jésica Redondo, directora de Salud Mental de la Municipalidad de Rosario, dijo al respecto que "el conocimiento que cada uno tiene frente al Covid, cómo manejarse para evitar contagios y cómo tomar medidas y pautas de cuidado personal y por ende de cuidado colectivo es una de nuestras fortalezas" en esta etapa. "Lo que yo decido influye en el otro, en el más cercano y en una larga cadena", agregó Redondo.

La debilidad, dijo, está en ese mismo terreno cuando el hartazgo "hace que nos pongamos en riesgo y arriesguemos la salud o la vida de otros".

La funcionaria destacó que es un momento en el que "lo referido a la salud mental no se puede aplazar, no hay tiempo como el que tuvimos quizá en el principio de la pandemia para atender ciertas cuestiones: las problemáticas se agravaron en el contexto socioeconómico en el que estamos y por eso los equipos no podemos dejar de trabajar en esto, aun cuando hay cansancio también entre los profesionales".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario