Pandemia

Reclaman a la Justicia que los dejen reconocer el cuerpo de una familiar fallecida por coronavirus

Manuela Yedro murió en el mismo sanatorio y unas horas antes que Víctor Carpio. Dudas por el féretro y una exhumación no confirmada.

Viernes 13 de Noviembre de 2020

Los familiares de una mujer que falleció por coronavirus en el Hospital Italiano hicieron una presentación ante la Justicia para que se les permita constatar que la persona que está sepultada en una parcela en el Cementerio El Prado de Pérez es efectivamente esa mujer. La duda que prácticamente no los deja dormir y que no les permite elaborar el duelo con serenidad, es que el traslado de Manuela Yedro haya tenido los mismos problemas que Víctor Carpio, quien murió horas después que ella en el mismo nosocomio y por un error terminó siendo inhumado en otro lugar sin que sus familiares lo supieran.

Noelia González era la nieta de Manuela y al narrar ante La Capital las peripecias por las que atraviesa su familia, afirmó: “Sentimos que todos nos dan la espalda. Consultamos a varios abogados y como en Fiscalía nadie se mueve, nos aconsejaron que hagamos mediático este asunto. Pero tengo perfil bajo, con este dolor me cuesta hablar y me da vergüenza exponerme. El tiempo apremia, porque el cuerpo se está descomponiendo y si esto sigue así todo terminará pidiendo un estudio de ADN ”.

Manuela Yedro tenía 64 años, pero presentaba otras patologías que la definían como paciente de riesgo. Comenzó con los primeros síntomas de Covid-19 el 22 de octubre por los que se hizo atender en el Policlínico del Pami. Según contó Mariela, de allí la derivaron de urgencia al Hospital Italiano porque presentaba “una manchita” en un pulmón. Pero en el sanatorio de Virasoro y Mitre se resolvió que siguiera tratamiento en su domicilio. El lunes 26 de octubre tuvo complicaciones respiratorias y se internó nuevamente en el Italiano, y fue conectada a un respirador artificial. La madrugada del 3 de noviembre sufrió una falla multiorgánica y falleció.

Manuela Cedro.jpg

Luego se pusieron en marcha todos los protocolos previstos para el tratamiento de pacientes que mueren por coronavirus. Los familiares de Manuela no pudieron despedirla y ni se les permitió tener contacto directo con todo lo relacionado con el traslado del cuerpo. El sepelio se realizó por la tarde en el Cementerio El Prado de Pérez. Noelia recuerda que lo primero que le llamó la atención era el féretro que contenía los restos de su abuela. Era un cofre chico con relación a las dimensiones físicas de Manuela. “En ese momento nos dimos cuenta que era un cajón pequeño con relación a su cuerpo. Pero todo quedó ahí. Nadie dijo de hacer algo porque también estábamos en pleno dolor”, dice Noelia.

>> Leer más: Encontraron el cuerpo del abuelo: lo habían llevado por error al cementerio de Baigorria

Las dudas se acrecentaron al día siguiente cuando se conoció el caso de Víctor Carpio. El hombre de 80 años también murió por coronavirus y sus deudos no podían encontrar el cuerpo, porque por un error de la cochería había sido entregado a una familia equivocada y sepultado en el cementerio incorrecto. Noelia entonces ató cabos y la invadió la angustia al confirmar que Carpio también estuvo internado en el Italiano y que había fallecido unas horas después que su abuela.

>> Leer más: La Cámara de Empresas de Servicios Fúnebres investiga el caso del cadáver desaparecido

“Nos pusimos en contacto con la familia para solidarizarnos con ellos, pensando en las dudas que tenía por el tamaño del cajón donde estaba mi abuela y que los dos fallecieron el mismo día y en el mismo sanatorio, me invadió la angustia pensando que también pudieron equivocarse con mi abuela. Una nieta de Carpio llegó a decirme que en la búsqueda de su abuelo se hizo una exhumación en El Prado para constatar si Carpio estaba allí. Y ese procedimiento se hizo donde estaría mi abuela. Ellos me dijeron que me quedara tranquila, que mi abuela estaba allí. Nosotrosos nos comunicamos con el cementerio para que nos informaran por qué nadie nos avisó que hicieron una exhumación, pero en la oficina se negaron a darnos cualquier dato y negaron que haya ocurrido eso”, agrega Noelia.

>> Leer más: Ya son dos los casos de fallecidos dados por error a otras familias

Envuelta en un mar de incertidumbre, la familia de Manuela Yedro se presentó el 6 de noviembre en el Centro Territorial de Denuncias del Ministerio Público de la Acusación, en Montevideo al 1900, solicitando la constatación o reconocimiento de cadáver en la necrópolis de Pérez. Noelia asegura que a una semana de ese trámite no tuvieron ningún tipo de respuesta. “No sabemos ni qué fiscal tiene el caso y nos apremia el tiempo. Ya pasaron diez días de la muerte de mi abuela y lo único que queremos es confirmar que no hubo problemas con su sepelio”, concluyó.

Desde el MPA confirmaron a La Capital que se recibió una denuncia vinculada al tema, que fue asignada a la unidad de salidas alternativas para su evaluación. Aclararon que en este tipo de casos interviene la Justicia Civil porque no hay un delito en lo sucedido, aunque de todos modos se evalúa para determinar si hay alguna situación penal.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS