PANDEMIA

Las nuevas restricciones tuvieron un "acatamiento alto" en su debut en al ciudad de Rosario

La secretaria de Control y Convivencia, Carolina Labayru, aseguró que fue "una noche muy traquila". Hubo un amplio operativo y solo dos clausuras.

Sábado 24 de Abril de 2021

En un déjà vu del marzo pasado, cuando de un día para el otro la ciudad frenó su ritmo habitual y, empujada por el avance incesante de la pandemia de Covid-19 y la decisión férrea del gobierno de ordenar la cuarentena, cambió su típica fisonomía de distensión y alegría de los viernes por la noche por el silencio, Rosario inició anoche un nuevo periodo de restricciones, menos severas que las de marzo pasado, pero con el mismo efecto: la marcada disminución de circulación de vehículos y personas en las calles.

Según el decreto firmado por el gobernador Omar Perotti, desde este viernes está prohibida la circulación en autos y en motos desde las 0 y hasta las 6, los comercios debieron cerrar a las 19 y los bares y restaurantes a las 23, lo que hizo que Pellegrini y Pichincha, donde se concentra la actividad nocturna los fines de semana, a la medianoche lucieran casi desiertos, ya que el aforo en los locales gastronómicos era del 30%, algo que hace que a simple vista pierdan el ambiente animado que los caracteriza los fines de semana.

Tal como sucedió durante los meses de confinamiento, una vez que los autos y motos dejaron de circular, las calles, sobre todo las del macrocentro se poblaron de un enjambre de cadetes que trabajan para las aplicaciones de delivery de comidas. Con las grandes mochilas rojas y amarillas que los identifican en la espalda, aprovecharon el descongestionamiento de vehículos para desplazarse a gran velocidad en motos y bicicletas. A diferencia de la cuarentena se veían también aquí y allá colectivos y taxis.

Amplio operartivo de conrol

La Municipalidad de Rosario, con la asistencia de las fuerzas de seguridad, montó un amplio operativo de control para hacer que se cumplan las nuevas medidas sanitarias. Hubo 15 puestos fijos, ubicados en puntos estratégicos de la ciudad, y otros tres dinámicos. El plan era cubrir tanto como fuera posible la amplia superficie del municipio y para eso se ocuparon unos 150 agentes municipales que trabajaron durante la madrugada. La primera noche fue tranquila, con una respuesta positiva de parte de los rosarinos.

Embed

“El acatamiento fue alto. Los puntos de control funcionaron bien y de ser necesario los iremos moviendo”, señaló a La Capital la secretaria de Control y Convivencia municipal, Carolina Labayru, quien confirmó que se clausuraron un minimercado y un kiosco y añadió: “Fue una noche muy tranquila, se hicieron algunas notificaciones más que nada a pequeños comercios que demoraron el cierre de los locales, que está establecido para las 20. Hubo muy poca gente en la calle. No hubo problemas”.

alcoholemia.jpg

No faltaron los casos de excesos con la bebida de conductores, algo que se ha reducido en los últimos tiempos a partir de las tareas de control y educación vial, pero que todavía persiste. En Salta y Oroño, el conductor de un automóvil Renault azul dio positivo en el control de alcoholemia -con 0,68 gramos de alcohol en sangre- y el coche fue trasladado al corralón y el chofer demorado. A partir del próximo 8 de mayo entra en vigencia la ordenanza munciipal de alcohol cero al volante.

El municipio recibió un reclamo por una supuesta fiesta clandestina en Presidente Roca al 1300. De inmediato, una comisión de la Secretaría de Control se dirigió al lugar y constató al llegar que unos 15 jóvenes abandonaban en el lugarsaliendo. En el domicilio con solo quedaron dentro 6 muchacos extranjeros que manifestaron que alquilaron la vivienda por el fin de semana. El caso fue derivado al Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El centro se apagó temprano

La peatonal también se apagó temprano ayer con los nuevos horarios dispuestos para el cierre de los locales. A las 19 los empleados se despedían en las puertas de los negocios y empezaba a escucharse el chirrido de las persianas bajando. En apenas media hora ya no había locales abiertos. Sólo quedaban los de alimentos, que podían extenderse una hora más. En tanto, los transeúntes apuraban el paso para volver a casa en un viernes distinto.

>> Leer más: Con calles vacías y negocios cerrados arrancaron las nuevas restricciones

Las restricciones buscan reducir la circulación vehicular durante la noche, horario en el que se produce una mayor cantidad de siniestros viales con heridos que demandan cuidados críticos en el sistema de salud. Actualmente, tres cuartos de las camas de terapia del Hospital Clemente Álvarez están ocupados por pacientes que fueron parte de choques de vehículos o situaciones de violencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario