Pandemia

En el 10% de las escuelas del sur provincial aún no hay presencialidad plena

Allí sigue vigente el sistema de burbujas porque no cuentan con espacios apropiados para alojar a estudiantes y docentes.

Viernes 17 de Septiembre de 2021

Entre muchas otras cosas, la pandemia de coronavirus puso en primer plano las falencias de los edificios donde funcionan las escuelas. Las aulas con cursos superpoblados, salones muy pequeños o incluso sin ventanas ya no sólo son incómodas sino que no pueden garantizar las condiciones de prevención sanitaria. Según datos del Ministerio de Educación de la provincia, el 10 por ciento de las escuelas del sur provincial siguen con sistemas de burbujas porque no cuentan con espacios apropiados para alojar a estudiantes y docentes. El mayor problema es la falta de aulas y estiman que se necesitan construir 40 nuevas.

El lunes, los padres de los alumnos de un secundario privado de San Jerónimo Sur recibieron una nota donde les comunicaron que de 1º a 4º año retomarían la alternancia presencial y virtual. “Luego de haber transitado siete días hábiles de presencialidad y habiendo comprobado que los protocolos propuestos son inviables de sostener en las circunstancias sanitarias y escolares actuales, nos vemos obligados a retornar a la alternancia”, explicaba la institución.

No es el único caso donde el regreso a la presencialidad plena no resulta sencillo. La ministra de Educación provincial, Adriana Cantero, señaló esta semana que el 95 por ciento de las escuelas ya recibían a sus alumnos todos los días y en horario completo. En los departamentos del sur provincial, ese porcentaje es algo menor.

En la Regional VI de la cartera educativa se habla de un porcentaje de presencialidad plena que alcanza al 90 por ciento de las escuelas de nivel inicial, primario y secundario. “Es la foto de hoy, porque la situación es dinámica y cambia en forma permanente”, asegura Osvaldo Biaggiotti, delegado de la regional que agrupa a los departamentos Rosario, San Lorenzo y Villa Constitución.

Sólo en ese sector del sur provincial existen 970 edificios escolares donde, en algunos casos, conviven hasta cuatro instituciones educativas diferentes. “Sabíamos que el retorno a la presencialidad plena iba a presentar inconvenientes en las grandes ciudades, pero actualmente el porcentaje de escuelas que continúa con sistema de burbujas es mínimo”, sostiene.

En todo el sur provincial, los edificios escolares no son sólo muchos sino también muy variados. “Hay desde palacios centenarios hasta galpones fabriles o casas chorizos donde se han construido escuelas. Y eso nos obliga a estar detrás de cada caso en particular”, afirma Biaggiotti.

De acuerdo a la situación de cada escuela se implementan las alternativas posibles. Mudar aulas a comedores escolares, patios cubiertos y bibliotecas es la estrategia más común para cumplir con las medidas de ventilación y distancias adecuadas para prevenir contagios de coronavirus.

Hay otras estrategias más complejas. En algunos casos se analizó la posibilidad de que algunas divisiones funcionen en otras instituciones cercanas a las escuelas, como clubes o vecinales; siempre que esos espacios sean seguros. En una comuna se decidió alquilar un salón de fiestas infantiles para el funcionamiento de algunos grados.

“No hay homogeneidad en las soluciones, estamos detrás de cada caso”, explica el funcionario y señala que hace tres semanas, cuando se habilitó la presencialidad plena, un cuarto de las escuelas no podían garantizar que sus alumnos asistieran a clases todos los días. “Hicimos un trabajo paulatino y progresivo, analizamos caso por caso y estamos avanzando”, afirma.

Más aulas

Para Biaggiotti, lo que puso en evidencia la pandemia es el atraso en inversión en infraestructura escolar. “Actualmente estamos habilitando una obra por día para rehabilitar espacios”, señala y remarca que, a través del Fondo de Atención a las Necesidades Inmediatas (Fani), se autorizan presupuestos de entre 10 mil y 2,5 millones de pesos para obras que permitan ampliar la presencialidad. Con ese dinero se pusieron en valor espacios que permanecían inutilizados en algunas escuelas o se abrieron ventanas para garantizar la ventilación cruzada en los salones.

Según estiman en la regional educativa, en los tres departamentos se necesitan construir 40 aulas para mejorar la situación en aquellas escuelas más desfavorecidas. “Sabemos y entendemos la ansiedad de las comunidades educativas. Los fondos para realizar las obras están garantizados, pero todo lo administrativo lleva tiempo”, advierte el funcionario provincial.

Mientras tanto, desde la cartera educativa se estudia la posibilidad de sumar medidores de dióxido de carbono en las aulas para garantizar una correcta ventilación o sistemas de testeos aleatorios de alumnos y docentes en aquellas escuelas donde no se pueda garantizar la aplicación de los protocolos sanitarios.

Más salones y cargos para la escuela Carlos Fuentealba

La semana pasada, padres, docentes y referentes de Amsafé Rosario protagonizaron un abrazo a la escuela secundaria de Educación Intercultural Bilingüe “Carlos Fuentealba”, de Rouillón al 4400, para reclamar por falta de cargos y de aulas.

El delegado de la Regional VI de Educación, Osvaldo Biaggiotti, advirtió que el crecimiento poblacional de la zona sudoeste es intenso, pero apuntó que “ desde el comienzo de la gestión se dan respuestas a esta escuela tan significativa para esa comunidad barrial”. Dijo que ya está terminado el pliego técnico con cómputo presupuestario, que supera los $12 millones, a partir del cual se comenzará a ejecutar una obra que ampliará la escuela con dos salones espaciosos, más una cantidad de intervenciones complementarias como pasillos, galerías, aberturas, desagües y tendido eléctrico.

Además señaló que, desde el año pasado, a la escuela se le reconocieron cargos de asistente escolar para el mantenimiento del edificio, además de 20 horas de Lengua Qom, 10 horas de Artesanía Qom. 40 horas complementarias del Programa Acompañar y adicionales de los programas Sábado Activo y Pares.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario