Pandemia

En EEUU las nuevas cepas ganan terreno y ponen en alerta a las autoridades sanitarias

La media semanal de casos y muertes ha vuelto a ascender. La nueva vacuna, un punto a favor

Lunes 01 de Marzo de 2021

Los Estados Unidos corren el riesgo de perder sus recientes avances contra el Covid-19, ya que las nuevas cepas o variantes altamente contagiosas ganan terreno, en gran parte porque los estadounidenses se han relajado nuevamente con las medidas de seguridad. Lo afirma una de las máximas autoridades de Salud del país, Rochelle Walensky, directora de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Estos son un organismo de referencia en enfermedades infecciosas a nivel mundial.

"Por favor, escúchenme claramente: con este nivel de casos y la propagación de las nuevas variantes, nos arriesgamos a perder por completo el terreno que tanto nos ha costado ganar", declaró Walensky, en un intento de elevar el nivel de alarma de los estadounidenses.

Después de semanas de descenso en el número de casos, los nuevos contagios han vuelto a aumentar: alrededor de un 2% más esta última semana en comparación con la anterior, dijo Walensky el lunes. "Del mismo modo, la media más reciente de siete días de muertes también ha aumentado más de un 2%... hasta casi 2.000 muertes diarias". Walensky también llamó la atención a los estados que están aliviando las normas de seguridad anticovid-19.

"Estoy muy preocupada por los informes que indican que más estados están haciendo retroceder exactamente las medidas de salud pública que hemos recomendado para proteger a la gente del Covid-19", dijo la experta. "Por favor, manténganse firmes en su convicción. Sigan llevando la mascarilla bien ajustada y tomando las demás medidas de prevención de salud pública que sabemos que funcionan", rogó Walensky.

"En última instancia, la vacunación es lo que nos sacará de esta pandemia. Para conseguirlo, necesitamos vacunar a muchas más personas", terminó diciendo la especialista.

La nueva vacuna, una gran noticia

La buena noticia de esta semana en EEUU es que la vacuna de dosis única de Johnson & Johnson comenzará a administrarse.

"Hay una especie de nueva urgencia", dijo el Dr. Eric Rubin, profesor de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard. "Dado que en estos momentos están apareciendo nuevas variantes víricas, con la posibilidad de que algunas de ellas acaben haciéndose algo resistentes a la protección que proporcionan las vacunas, es realmente importante sacarla rápidamente" a la nueva vacuna.

Alrededor de 3,9 millones de dosis de la vacuna J&J se distribuirán a los estados, tribus, territorios, farmacias y centros de salud comunitarios, dijo el domingo por la noche un alto funcionario de la administración Biden.

"Esas dosis de J&J se entregarán ya este martes por la mañana".

Al ser una vacuna de una sola dosis, "la gente no tiene que volver a por una segunda dosis para estar protegida", remarcó Walensky.

"Además, esta vacuna no necesita guardarse en un congelador y puede almacenarse a temperaturas refrigeradas normales. Por lo tanto, es fácil de transportar y almacenar y permite ampliar la disponibilidad en la mayoría de los entornos comunitarios y sitios móviles a medida que se amplía el suministro."

Las otras dos vacunas que se distribuyen, las de Pfizer-BioNTech y Moderna, tienen tasas de eficacia de alrededor del 95%, con una protección aún mayor contra las formas graves de la enfermedad.

La vacuna de Johnson & Johnson ha mostrado una tasa de eficacia del 72% contra la enfermedad de leve a grave/crítica entre los participantes en los ensayos de Estados Unidos. Es más eficaz contra las formas graves de la enfermedad, con una protección de alrededor del 85%.

Los expertos en salud dicen que los estadounidenses no deberían dejarse impresioanr por estas cifras ligeramente inferiores de J&J. Esta vacuna se probó en un ambiente más exigente, más tarde que las otras dos vacunas, cuando las infecciones ya estaban aumentando y las nuevas cepas se estaban extendiendo más ampliamente.

La vacuna de J&J también se probó en Sudáfrica cuando la preocupante cepa B.1.351 ya era la dominante allí, pero aún así proporcionó una fuerte protección contra la enfermedad grave. Algo que no ocurre con otras vacunas, como la de AstraZeneca, que disminuye drásticamente su protección frente a la cepa sudafricana.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS