Rusia 2018

Este es el Mundial de Putin, no de los pueblos

El fútbol empieza a tener hoy la palabra en un país y en un Mundial colmado de mensajes, de símbolos y de mucha historia revolucionaria.

Jueves 14 de Junio de 2018

El fútbol empieza a tener hoy la palabra en un país y en un Mundial colmado de mensajes, de símbolos y de mucha historia revolucionaria. Rusia 2018 le abre los brazos al planeta para mostrarse perfecta bajo la presidencia de Vladimir Putin.

Moscú como sede estelar del acontecimiento deportivo más visto sobre la tierra luce impotente ante los ojos del mundo. Por lo que se observa en los medios de comunicación, la capital rusa es la ventana por la que se filtra realmente el clima mundialista. Porque en Bronnitsy y Beloozersky se respira otro aire. No hay ni remotas señales de que la fiesta esté por comenzar. Apenas se inhala un aroma pueblerino relajante, que parece estar más lejos que los 40 o 60 kilómetros de donde la gente enfermó de mundialitis.

Si no fuera que la presencia de Lionel Messi y de la selección argentina armaron una propia revolución, los habitantes de ambas localidades ni se darían por enteradas que Rusia y Arabia Saudita, el partido inaugural, harán sonar hasta las campanas de la Catedral San Basilio. Por estos lados, esas casas antiguas revestidas en madera con jardines y dachas, que el día que llegó la selección argentina estaban taponadas de banderas, ya recuperaron sus fachadas originales. La vida no se detiene en estos pueblos por la llegada del Mundial. Ni los niños juegan en esas calles sin riesgos ni peligros con pelotas de la copa. El que hoy comienza es el Mundial de Putin. No de estos pueblos detenidos y perdidos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario