Ovación

Zelaya habló del gol que erró en el clásico y de la gente de Central

En las miradas y en las palabras que surgen de Emilio Zelaya se puede percibir que en su interior aún continúa floreciendo el dolor por haber desperdiciado una gran chance de convertir ante Newell’s, lo que hubiese significado el 3 a 1 canalla. Luego, el Cachi largó una frase con sabor a impotencia que causó además cierto malestar en el pueblo canalla al declarar que no tenía por qué pedirle perdón a los hinchas por lo que erró.

Miércoles 02 de Diciembre de 2009

En las miradas y en las palabras que surgen de Emilio Zelaya se puede percibir que en su interior aún continúa floreciendo el dolor por haber desperdiciado una gran chance de convertir ante Newell’s, lo que hubiese significado el 3 a 1 canalla. Luego, el Cachi largó una frase con sabor a impotencia que causó además cierto malestar en el pueblo canalla al declarar que no tenía por qué pedirle perdón a los hinchas por lo que erró. "Aunque en realidad la esencia de la respuesta era otra", confesó ayer el tucumano con resignación. Por eso decidió hacer una pausa de varios días en los medios. Pero ayer decidió levantar la veda y le dijo a este diario : "Quiero hablar con ustedes para aclarar y cerrar de una vez por todas este tema que todavía me tiene mal".

"Cuando dije que a la gente no tenía por qué pedirle perdón por la ocasión que desperdicie en el clásico, fue porque lo miré como jugador, ya que en los partidos, quieras o no, te pasan esas cosas. No da para andar aclarando en cada presentación por qué erré una chance. El hincha espera goles y es lo que intentamos aportarle, no sólo los delanteros sino cada jugador que defiende esta camiseta. No pensé jamás que esa frase podría haber molestado a los simpatizantes, ya que ellos siempre están bancándonos", remarcó.

El Cachi no tuvo empacho en remarcar en el transcurso de la solitaria nota en varias oportunidades que la bronca todavía dura. "Haber perdido esa posibilidad de gol y encima no haber podido jugar ante Atlético Tucumán después por una molestia muscular, me genera mucho dolor". Y agregó: "Sinceramente me quiero matar cada vez que pienso en eso. Es más, me duele hablar de eso ahora pese a que ya pasaron varios días. Pero la verdad es que el garrón me dura, porque además de haber hecho las inferiores acá, lo sufro el doble porque soy hincha de Central. Por eso entiendo también la bronca de la gente porque sentimos lo mismo".

Más allá del bajón anímico que le generó tocar este tema, la realidad futbolística indica que el malestar residual que puede tener el simpatizante auriazul quedará sanado si el Cachi tiene una buena actuación frente al comprometido Godoy Cruz o marca un gol en Mendoza. "Ojalá así sea, pero también tengo que reconocer que hacer un gol en el clásico no se paga con nada. Ya lo viví en el penúltimo clásico y es algo hermoso e incomparable. Aunque deseo poder jugar el viernes y convertir. Sería bueno porque llegaríamos a los 30 puntos que nos propusimos con un partido menos y porque además como delantero me daría más confianza", concluyó el goleador canalla .

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS