Ovación

Ya no le es tan simple: razones del quedo canalla, aún continúan invictos

El conjunto del Chacho Coudet no logra sumar en la misma magnitud que en el inicio del torneo. El equipo sufrió un quedo y mantiene el invicto, pero hace tres fechas que no gana. El sábado empató 3 a 3.  

Lunes 06 de Abril de 2015

“La verdad es que últimamente nos está costando más de la cuenta. Hoy (el sábado) hicimos tres goles y pese a eso no pudimos ganar”, fue la reflexión de Eduardo Coudet a la salida del vestuario en cancha de Defensa y Justicia. A confesión de partes, relevo de pruebas. No se trata de una interpretación al voleo. Es la más pura y cruda realidad, amén de que la crudeza no lleve consigo síntomas de autoflagelación por la sencilla razón de que el equipo se mantiene invicto. Pero sí la realidad está sobre la mesa. Porque no se trató de un partido ni de dos. Ya son tres los encuentros en los que Central no logra marcar la diferencia. Es cierto que ningún equipo logra mantener siempre un alto nivel y hacerlo extensivo en el tiempo y es para destacar que hasta aquí no conozca la derrota, pero es indudable que hay clavijas que se aflojaron y se deben ajustar.

Pasar de un ciento por ciento de eficacia en las primeras cinco fechas a un 30 en las últimas tres es claramente un síntoma de que existe una merma. Debiera tomarse de esa forma. El ejemplo de lo ocurrido en Florencio Varela vale más que mil palabras. Por eso el razonamiento del entrenador, que no se circunscribe sólo a ese partido sino también a las dos presentaciones anteriores.

Tal vez aquel arranque con una seguidilla de triunfos enmascaró algunas deficiencias, que hoy se presentan inocultables. ¿Con poco le alcanzaba para sumar de a tres? Puede ser. No está mal recordar que a excepción de Racing, en prácticamente todos los encuentros en los que ganó al equipo le bastó con una mínima cuota de rendimiento.

También hay lugar para el razonamiento de que en esas primeras fechas la jerarquía de los rivales no podían oficiar de un verdadero termómetro en relación a la compostura final de un rendimiento que entregaba enormes dividendos. Pero cabe la aclaración también de que Atlético de Rafaela, Colón y Defensa y Justicia no son de los conjuntos más poderosos del torneo. Más bien todo lo contrario.

En el medio existe un agravante. Contra Defensa, además de ser el recuerdo más fresco, logró ponerse en ventaja por triplicado. En Rafaela no pasó eso, pero se jugó durante una hora de reloj con un hombre de más.

Coudet también tiene algunos atenuantes. En ese terreno puede enmarcarse la sensación de satisfacción por haber elevado el nivel. “Jugamos el mejor partido del torneo. Tuvimos el volumen de juego que pretendíamos, con la tenencia del balón necesaria”, dijo el DT canalla. Y posiblemente esto sea un premio consuelo. Depende de cómo pretendan analizarse los 90 minutos frente a Defensa. Porque si se hace hincapié en esa idea no hay forma de impedir que la sensación de que hoy las cosas le están costando el doble se potencie.

Es, ni más ni menos, que poner en práctica el juego del análisis de la mitad del vaso lleno o la mitad del vaso vacío. Para la última puesta en escena seguramente se trata del medio vaso vacío. Por ahí contra Colón, por lo mal que se jugó (el DT dijo que por eso había pasado un “mal fin de semana”), el análisis bien podría tener un enfoque opuesto. Después, la concordancia en lo que tiene que ver estrictamente con lo numérico.

Mantenerse en el pelotón de arriba es un mérito al cual se hace difícil entrarle con críticas livianas. Por lo demás, hay un análisis fino pero sobre todo un razonamiento con conclusiones certeras al que se debería arribar para diagnosticar lo antes posible y a partir de ahí retomar un camino que en su momento resultó no sencillo pero sí más transitable y que ahora encuentra algunas piedras en el camino que se están haciendo difíciles de sortear.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario