Clásico rosarino

Ya hay fecha, falta cancha y horario

AFA y Copa Argentina confirmaron el 1º de noviembre para el clásico rosarino que sería en Buenos Aires y sin público.

Jueves 18 de Octubre de 2018

Y ahora es el 1º de noviembre. La nueva fecha del tan hablado clásico -como para que sigan los papelones- por los cuartos de final de la Copa Argentina cayó de sorpresa, incluso para los propios protagonistas. Los dirigentes de Central y de Newell's, como desde el gobierno provincial, se enteraron por el tuit que publicó ayer la AFA (también los organizadores en su página).

Sólo se anunció el día de disputa, diferente al 7 de noviembre que habían acordado los clubes, pero no se dijo nada sobre dónde y cómo se desarrollará. Claro que hay datos que trascendieron en off y todos son coincidentes: a puertas cerradas y en Buenos Aires (hoy o mañana se definiría hora y lugar). Es decir, lo que deseaban y habían pautado horas atrás los directivos con la seguridad de Santa Fe fue dejado de lado, ni siquiera atendido. Por eso se generó un gran enojo mezclado con estupor por la determinación que partió desde calle Viamonte.

Este derby, sin dudas, fue uno de los más hablados de todos. Al menos en la previa. Y donde se cometieron una sucesión de errores que condujeron a que todo termine en una determinación muy diferentes a la que querían los dirigentes y, sobre todo, los hinchas.

La primera falla estuvo en los organizadores por no haber establecido con tiempo una fecha de disputa del encuentro por cuartos. El día debió ser puesto antes de que se enfrentaran Almagro y Central y, de esa manera, se podrían haber evitado tantas discusiones. "Hoy (por ayer) se debería haber jugado el partido", dijeron desde el Parque recordando que uno de los días que se manejaban era el 17 ante la imposibilidad de que se jugara el 14, en fecha Fifa.

La otra alternativa que se barajó y que aceptaba Central era el 24, pero en esa jornada Newell's debe enfrentar a Estudiantes para ponerse al día después de la suspensión días atrás por lluvia. Igualmente, los fuertes trascendidos que surgieron desde los pasillos de la AFA indicaban que los organizadores habían determinado que se jugara en esa fecha. Si hasta estaba reservada la cancha de Lanús para esa ocasión y el dato fue confirmado por el propio presidente granate, Nicolás Russo. Ah, y a puertas cerradas. Parecía el fin de las discusiones

Las reuniones se repitieron y al no haber acuerdo entonces se barajó el 31 como alternativa. Todo en potencial porque los que debían tomar la decisión nunca la informaron oficialmente. Y es por eso que la dirigencia de las entidades volvieron a dialogar con las autoridades de la seguridad de la provincia con el fin de potenciar nuevamente la posibilidad de que el clásico se juegue en Rosario, con hinchas tanto leprosos como canallas y con la cancha a definir por sorteo.

Había acuerdo. Al fin después de tantas deliberaciones, de dimes y diretes que se generaron durante largos días y que mantuvo en vilo a los hinchas. Los que esperaban una determinación, ansiosos por disfrutar del único clásico del año, ya que por la presente Superliga recién se verán las caras en febrero de 2018. Atrás habían quedado los desacuerdos entre los dirigentes y archivados (no olvidados) los comunicados que se tiraron por la cabeza Copa Argentina y la Gobernación de Santa Fe. Un cruce durísimo que dejó heridas muy profundas, aunque desde la provincia intentaron disimularlas tras el acuerdo sellado el martes.

Pero esto es fútbol. Y de lo que se estaba hablando es del bendito clásico que llenó páginas del diario. Más allá de que nadie se lo esperaba, ayer a las 10.26 la cuenta oficial de la AFA confirmó que el partido se jugará el 1º de noviembre. Sorpresa absoluta desde todos los ámbitos, incluso en las entidades y en el gobierno de la provincia. Porque la reunión con acuerdo incluido de las partes quedó en la nada. No sirvió en absoluto porque la madre del fútbol argentino (AFA) los dejó en orsai a todos. Ni tuvo en cuenta lo que habían sellado horas antes.

¿Tuvo algo que ver la visita de los barras leprosos al plantel? "No, porque antes de que pasara eso había un rumor de que se podía jugar el 1º", dijeron allegados a la Lepra. Aunque dentro del combo de análisis no se puede dejar pasar por alto esa situación que llamó la atención, sobre todo en un momento donde había cierta tranquilidad institucional, más allá de la falta de resultados y el andar complicado de un equipo que no responde dentro del campo de juego.

El 1º de noviembre finalmente es el día elegido. Hoy, o a más tardar mañana, se dará a conocer la cancha, el horario y las condiciones. Al menos eso se dice. Lo que todos tienen en claro, "en un 99.99 por ciento", que será a puertas cerradas y en Buenos Aires. Como era el plan original de Copa Argentina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});