Ovación

Y si llega Castromán a Newell's

En Newell’s todo está demasiado tranquilo como para asegurar que en los próximas días no surgirán novedades con relación a los refuerzos que pidió Ricardo Caruso Lombardi para encarar el Clausura 2008. El presidente rojinegro, Eduardo López, mantiene negociaciones en silencio, como es su costumbre, aunque hasta anoche no estaría por cerrar ninguna.

Martes 18 de Diciembre de 2007

En Newell’s todo está demasiado tranquilo como para asegurar que en los próximas días no surgirán novedades con relación a los refuerzos que pidió Ricardo Caruso Lombardi para encarar el Clausura 2008. El presidente rojinegro, Eduardo López, mantiene negociaciones en silencio, como es su costumbre, aunque hasta anoche no estaría por cerrar ninguna.
  “No creo que surjan novedades hoy (por ayer) en cuanto a los refuerzos”, le dijo López a Ovación. La escueta declaración del mandamás rojinegro empuja a pensar que hay tratativas abiertas y que podrían cerrarse en el momento menos pensado.
  Por ejemplo, un jugador que a López siempre le gustó es Lucas Castromán, recientemente desvinculado de América de México. Es un delantero que quiso traer hace algunas temporadas y finalmente el futbolista optó por quedarse en Vélez, donde jugó la Copa Libertadores 2006 (la disputó Newell’s también).
  Castromán tuvo un paso poco feliz por América, equipo con el que disputó ante Arsenal la final de la Copa Sudamericana. Luego de esa experiencia frustrante su intención es volver al fútbol argentino y Newell’s asoma como una buena alternativa para recuperar el nivel que mostró hace unos años cuando se consagró campeón con Vélez de la mano de Miguel Angel Russo.
  Se da por descontado que a Caruso Lombardi le encanta como jugador. Es uno de los que más lo seducen y lo recibiría con los brazos abiertos. Cierra el combo porque lo puede utilizar como volante por la derecha, una posición en la que no le sobran variantes en el plantel, y también es una alternativa en la delantera, aunque su palmarés no está engordado con muchos goles.
  Un allegado al entorno de Castromán le confió a este diario que “la idea de Lucas es encontrar un equipo en el que se sienta útil y logre la continuidad que no tuvo en los últimos meses. A México fue con muchas expectativas pero jugó poco. Newell’s es una buena alternativa para recuperar su nivel. Igual, nadie lo llamó”.
Por estos días, la gestión por Castromán no va más allá del gusto de Eduardo López. Que a esta altura no es poco. Basta un repaso por aquellos jugadores que despertaron en su momento interés en el presidente de Newell’s para saber cómo terminaron las historias. Soñó con Ortega y el Burrito fue campeón con la camiseta rojinegra en el Apertura 2004. Se desvivía por traer a Américo Gallego y el Tolo condujo al equipo a la consagración. De ahí que no habría que sorprenderse si en los próximos días Lucas recale en Rosario para firmar su vínculo con Newell’s. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario