Ovación

WTA de Praga: Nadia Podoroska, si no es en singles es en dobles

La Rusa rosarina se metió en la final del WTA de Praga junto a la italiana Giulia Gatto-Monticone. Su ascenso en el circuito no para

Sábado 05 de Septiembre de 2020

Cada semana en el circuito es ampliamente superadora de sí misma en este presente de Nadia Podoroska. La rosarina, ratifica día a día con rendimientos y resultados por qué es la indiscutida líder del tenis femenino argentino. Gane o pierda, más allá de que este año festejó más que nunca. Incluso en las derrotas, porque estas derrotas son de otro nivel. Este sábado no se le dio en las semifinales del WTA de Praga, de categoría challenger, pero sí lo hizo en dobles, en la que irá en pareja con la italiana Giulia Gatto-Monticone. Y entonces, si no es por un lado es por el otro. Pero la Rusa Podoroska crece.

Por las semifinales de singles, la rosarina (165° del ránking mundial) cayó en un partido durísimo ante la segunda preclasificada, la tana Elisabetta Cocciaretto (144°), quien como Nadia, atraviesa una de las mejores temporadas de su carrera y la venció por 6/4 y 6/3. “Cocciaretto resiste al poder de Podoroska”, tituló la WTA en su página oficial, en una muestra clara de lo que está generando la rosarina en el circuito mundial. Por eso el hecho en sí de estar en unas semifinales WTA la hicieron alcanzar otra gran marca de este 2020, cuando previo a la pandemia por el Covid-19 alcanzó la misma instancia en el 125K de Newport Beach, en enero.

Previo a Podoroska, sólo Paula Ormaechea jugó dos semifinales WTA en un año, en 2013. La sunchalense, hoy relegada al puesto 266°, la última argentina en ingresar al Top 100. De hecho Paula jugó la final del WTA de Bogotá en 2013 y cayó ante la serbia y ex Nº 1 del mundo, Jelena Jankovic. Dos años antes, Gisela Dulko alzó el último título en individuales para Argentina. Fue en Acapulco, tras vencer en la definición a la española Aranxa Parra, en febrero, sobre polvo de ladrillo.

NadiaPraga.jpeg

Los citados WTA de Ormaechea y Dulko están hoy en un nivel superior a este de Praga (125K), pero nada le quita el mérito a la Rusa rosarina que está cada día más cerca de cumplir uno de sus sueños, el de meterse Top 100. Por lo hecho esta semana ya se aseguró ser Top 150° cuando se reactualice el ránking, por lo que superará su mejor marca histórica, la de 158° que alcanzó en 2017 cuando su carrera estaba en pleno ascenso y la frenaron las lesiones.

La Rusa rosarina, de 23 años, no tiene aún títulos WTA en singles en su palmarés, pero sí uno de dobles. En ese mismo 2017 que luego se complicó ganó Bogotá junto a la brasileña Beatriz Haddad Maia al vencer en la final a la pareja conformada por la paraguaya Verónica Cepede Royg y la polaca Magda Linette por 6/3 y 7/6 (4). Aquella vez Nadia se convertía en la primera tenista, tras Gisela Dulko en 2005, en ganar un título de este tipo antes de los 20 años.

En las semifinales de Praga, Nadia y la italiana de 32 años, Giulia Gatto-Monticone remontaron un duro match ante la británica Harriet Dart y la sueca Cornelia Lister y se impusieron por 2/6, 6/4 y 10/8. En el partido por el título irán ante la biolorrusa Lidziya Marozava y la rumana Andreea Mitu, también ganadoras en súper tie-break ante la dupla de la suiza Leonie Küng y la egipcia Mayar Sherif por 2/6, 6/3 y 10/5.

https://twitter.com/tennispragueopn/status/1302259298383298562/video/1

EhKMqRCXsAMQqiL.jpeg

Este WTA de Praga cobró particular importancia, ya que está poblado de jugadoras, entre ellas Nadia, que en condiciones normales (sin pandemia) hubieran ido a EEUU a disputar la qualy del US Open, tercer Grand Slam de una temporada rara que tendrá a Roland Garros (21/9) como última escala de mejor, a diferencia de lo que ocurre en cada temporada regular. Por el Covid-19, la Federación de Tenis estadounidense decidió achicar riesgos, entre otras cosas, eliminando los cuadros de clasificaciones y a modo de compensación apostó a torneos como este.

Para la Rusa Podoroska esa primera decisión la llenó de impotencia, pero Praga ahora le está dando más satisfacciones que las que quizás imaginaba.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario