Ovación

Werner en alta definición

El entrerriano le arrebató el campeonato a Moriatis en una final apasionante donde Chapur ganó en la pista.

Lunes 04 de Diciembre de 2017

De cuatro firmes candidatos quedaron rápidamente dos a la hora de la verdad. Porque el baigorriense Leo Larrauri (Civic) y Jonatan Castellano (Cruze) se fueron a boxes por fuerza mayor a poco de haber comenzado la gran función. Fue entonces que Mariano Werner (Linea) y Emanuel Moriatis (Focus) brindaron una implacable batalla sobre el renovado asfalto del Juan Manuel Fangio. Ambos perseguían el mismo objetivo. La puja era por la corona. Las 22 vueltas que ofreció la final del Turismo Nacional fue dominada de principio a fin sin fisuras por Facundo Chapur (308). Pero el polo atractivo y todas las expectativas estaban puesta en los autos del entrerriano y el Mago, quienes sólo se dedicaron a hacer sus respectivos trabajos sin importar cómo seguía el resto de la historia en pista. Aunque el premio mayor terminó en manos del particular paranaense, que llegó en el séptimo puesto por delante del por entonces monarca, y le bastó para obtener su primer gran campeonato en medio de una estela de adrenalina general en el cierre de temporada.
   El cordobés Chapur marcó tendencia en la jornada dominguera. Porque primero fue el más veloz de las tres series. Facundo se quedó con la segunda batería dejando atrás a Fontana, que luego subió al podio como primer escolta con su Cruze. Mientras que Adrián Chiriano (Focus) completó el trío de honor en la final de la 12ª y última fecha del calendario.
   Como dato extra hay que destacar que luego arribaron Leonel Pernía (Honda), Juan Pipkin y Sebastián Gómez, ambos con Cruze. Aunque todas las miradas del imponente público que copó ayer el trazado renovado se posicionaron con toda su furia sobre Werner y Moriatis, dos pilotos totalmente opuestos en cuanto a la manera de conducir y manejarse en pista.
   La carrera fue cobrando emotividad a medida que pasaban los giros y la puja entre el entrerriano y el bonaerense hacía subir la temperatura en los boxes. En cierto pasaje el Mago quedó soldadito al Linea. Venían a todo ritmo, aunque el de Paraná no sacaba la vista del espejo porque sentía que si cometía un error, Moriatis se lo haría pagar caro.
   Ya no estaban en carrera por el título Leo Larrauri y Jonatan Castellano. Tanto el Civic como el Cruze los dejaron a pata repentinamente. "Me pasó de todo. Primero pinché una rueda y luego se me rompió el motor. Más allá de eso tengo una gran felicidad porque disfruté de todo el fin de semana. No pude conseguir el objetivo de salir campeón, pero cierro el año más que conforme", le dijo el baigorriense a este medio en medio del calor de su gente.
   Fue entonces que con Chapur incontrolable, Werner sólo se interesó por cuidarse de Moriatis "porque se venía con todo y quería evitar que me pasara porque encima detrás de Emanuel venían Boero y Okulovich, que eran sus escuderos", remarcó el entrerriano más tarde.
   Los últimos giros se vivieron de manera muy particular en los boxes. Hasta que llegó el final que marcó el triunfo de Chapur en pista y el campeonato de Werner por primera vez en el circo grande, ya que antes había logrado el bicampeonato de la Fórmula Renault en 2006 y 2007.
   Automáticamente se desató una alegría total en el búnker de Fiat. Mientras que un aplauso cerrado con algo de impotencia tronó en el confortable campamento del Martos Med. "Siento que perdimos la chance de retener el título porque corrimos en un autódromo que no estaba acorde. Pero ya está, lo siento así y ahora sólo apuntamos a volver con todo el año que viene", tiró a como de conclusión el director deportivo del team con sello rosarino Mauro Medina, en una jornada donde el TN dejó su huella en el renovado Fangio en medio de un marco imponente de espectadores.

Boero fue el mejor de todos

El rendimiento del resto de los pilotos de la región mostró diversas caras en el Coronación. El mejor parado de todos fue Pedro Boero con el Ford Focus del Martos Med, que tiene sello local. "Salí noveno en la final y octavo en la general. Por haber sido mi primer temporada en la clase mayor se puede decir que fue un año positivo. De mucho aprendizaje", destacó el joven rosarino. Y agregó: "Además, terminé manejando el auto del campeón y eso en lo personal me generó muchas cosas".
En tanto, el bermudence Fabián Yannantuoni venía como una tromba hasta que su 308 se mancó y lo dejó out en el patio de su casa. El Patito deberá definir su futuro en breve.
A la vez que Iván Saturni terminó como empezó la fecha: rompiendo motor. El de Bigand demostró una vez más tener muñeca para estar entre los top con el Ford Focus de su propia estructura. Mientras que el parejense Leo Carducci no pudo completar la final porque rompió motor.

Chapur ganó y busca butaca para el 2018

Facundo Chapur terminó el año en lo más alto del podio. "Sí, es una alegría inmensa por el equipo. Pero ahora debo definir mi futuro porque todavía no tengo nada definido para el año que viene", remarcó el piloto cordobés en diálogo con este medio con cierta nostalgia y seriedad antes de dejar el Fangio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});