Ovación

Volvió al primer amor

Volvió al primer amor, el club donde surgió, con el sueño de que sea potencia en Rosario.

Lunes 22 de Abril de 2019

Después de cuarenta años, Roberto Argüello volvió a Remeros Alberdi, un club bastante particular, muy parecido a una gran familia. Nació allí y es parte de la centenaria institución. El destino hizo que buscara su horizonte en otras latitudes, pero como dice el tango, siempre se vuelve al primer amor. Como jugador y como entrenador, Argüello viajó y conoció mucho. Vivió en Suiza, Luxemburgo, Japón y Estados Unidos y ahora busca "poder transmitir toda mi experiencia a las nuevas generaciones y darle un empuje al tenis del club y también al de Rosario", como él mismo manifestó.

Argüello llegó con un proyecto bajo el brazo, que coincide con lo que busca el club. La idea, entre otras cosas, es poner en marcha un proyecto a mediano y largo plazo para recuperar la historia tenística y volver a posicionar el tenis de Remeros en Rosario, hacerlo más competitivo.

Roberto, ¿cómo vivís esta vuelta a casa?

¿Qué te puedo decir?... Es volver a mis raíces, al club donde nací y crecí y donde todo el mundo me conoce. Trabajé en muchas partes del mundo y ese cariño que recibo acá no tiene precio.


¿Cuál es tu proyecto?

La idea es que se continúe con el tenis social pero también tener un tenis más competitivo. Es un proyecto a largo plazo, que incluye desde infantiles hasta veteranos. A mí me gustaría que dentro de cinco años Remeros esté en un lugar de reconocimiento en la ciudad, que sea potencia dentro del tenis de Rosario y para eso voy a tratar de aportar lo máximo que pueda.


De todos los lugares del mundo en los que estuviste, ¿qué te traés?

Básicamente, las diferentes maneras de pensar, sus costumbres, los idiomas. Cuando viajás, la cabeza se abre. En Suiza, por ejemplo, tuve que aprender como era la mentalidad del suizo para poder entrenar, algo que también me pasó en Luxemburgo y Japón.


En esa línea, ¿cómo es la mentalidad del jugador argentino?

Básicamente el jugador argentino es aguerrido, y esto no es privativo del tenis sino de todos los deportes. Tiene carácter y es muy competitivo, pero infelizmente lo que falta en Argentina es infraestructura. Por eso es muy meritorio lo que hacen y adónde llegan estos chicos. En Francia, por ejemplo, todos los grandes ex jugadores están en la Federación, algo que aquí se empezó a instrumentar hace muy poco. Porque para ellos no es lo mismo tener sentado allí a Yannick Noah como capitán de Copa Davis que a un equis. Los buenos jugadores en Francia, desde siempre, han tenido buenos patrocinadores, plata para poder desarrollar el deporte. Te doy un ejemplo: En mi época, con mi misma edad (17 años) y en mi mismo nivel, Henri Leconte llegaba a los torneos en un Porsche mientras que yo me bajaba con mi valijita de un tren y sin coach.


Una diferencia muy marcada...

En Argentina y te diría en toda Sudamérica, estamos muy lejos del primer mundo del tenis. Y ni hablar del tenis femenino, que para mí, en esta parte del mundo murió, no existe. Y más con las nuevas estructuras. El ITF, la WTA y la ATP están cortando cada vez más el número de torneos y así están complicando cada vez más el desarrollo del tenis para los chicos que quieren empezar a jugar, sobre todo desde el punto de vista financiero. Las llaves y los torneos son cada vez más pequeños. Personalmente creo que un chico que quiere empezar a jugar al tenis en los grandes niveles ahora no tiene más posibilidades.


Entra un grupo selecto y es un negocio.

Exactamente. Tenés que ser muy bueno, ganar y ganar, y tener además una familia con mucha plata dispuesta a hacer un gran esfuerzo. No hay otra.


Para vos, ¿que rol tiene que tener un entrenador?

El entrenador tiene que dar el ejemplo, siempre. Tiene que llegar antes a las clases, estar en buena forma física y saber transmitir. Es fundamental que los alumnos vean... Enseñar a través del ejemplo es la mejor enseñanza. Es lo que los chicos ven y eso contagia. Si me ven en el gimnasio, lo más probable es que por motus propio también vayan al gimnasio. Cuando arranca una clase, el profesor tiene que darle ciento por ciento de atención al alumno... el alumno es la estrella. Yo pude haber sido un buen jugador, pero cuando entro en la cancha mi parte de jugador queda totalmente anulada y simplemente trato de transmitir lo que es lo mejor para esa persona que está delante mío, que puede ser un chico o un adulto.


¿Cómo sigue la historia?

El mes que viene vamos a organizar un torneo de primera categoría, algo que hace años que no se hacía en el club. Es parte de un circuito nuevo que tiene seis torneos y un Masters y en el que hay premios para incentivar a los jóvenes para que tengan cierta competencia local y no tengan que viajar tanto. Ya se jugó uno en Gimnasia y ahora nos toca a nosotros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});