Rusia 2018

Victoria con el corazón partido

Hinchas croatas se juntaron a saborear chucrut y strudel frente a una pantalla gigante. No celebraron los goles pero dijeron que Croacia jugó mejor que Argentina.

Viernes 22 de Junio de 2018

Con arlequines albicelestes, camisetas a cuadros rojos y blancos y con banderas de los dos países que se enfrentaron ayer futbolísticamente. Así, con el corazón partido, una veintena de hinchas rosarinos vio el encuentro por pantalla gigante en que Argentina cayó 3 a 0 contra Croacia. Quizás fueron de los pocos argentinos que mostraron algo de alegría tras la derrota de la selección dirigida por Jorge Sampaoli.

Se trató de un encuentro de niños, varones y mujeres descendientes del país recostado sobre el Adriático, frente a Italia; donde nació la corbata, que concentra al sur a los hombres y mujeres más altos del planeta y tierra de los ancestros del Trinche Carlovich, el arquero de Newell's Luciano Pocrnjic y el ex de Central José Buljubasich.

El almuerzo fue típico. Chucrut con carré de cerdo (la carne por antonomasia en Croacia) y panceta, más strudel de manzana, canela y nuez de postre. Todo acompañado de buen vivo y con un cierre de lujo: licores de nuez y pera. Manjares para acompañar un partido que fue difícil digerir.

"Estamos con el corazón partido porque todos somos hijos o nietos de croatas pero nos criamos en este país al que amamos. Que gane el mejor", dijo minutos antes del encuentro Nicolás Damiani, de 80 años, el mayor de los hinchas presentes y opuesto a Carolina Stapich, la más pequeña, quien con sólo 2 meses de vida, camiseta argentina y escarpines croatas, presenció todo el partido.

La cita fue en el centro cultural que tiene la comunidad en zona sur (Mitre 3924), un espacio que hace 96 años comenzaron a construir obreros del Swift y hoy agrupa a unos 200 socios y a muchos más descendientes de la región, que mantienen desde allí viva la sangre croata: aprenden bailes, cantos, se preparan para la Fiesta de las Colectividades, organizan comidas, viajes a Croacia y celebran la fecha patria cada 25 de junio.

Jako Dobro

El partido se vio con cierta intranquilidad pero sin gestos efusivos ni gritos descarnados. "¿Quieren que vaya a la cocina y vuelva?", preguntó a manera de cábala Susana Paredes, una de las mujeres que se casó con un descendiente de croatas que no estaba cuando en el segundo tiempo Messi casi mete un gol que finalmente le tapó Iván Rakitic.

Sorprendió, como a todo el país futbolero, el primer gol del delantero croata Ante Rebic, jugador oriundo de Split como los padres de Jorge Milich (presidente del centro), los abuelos de Ana Kovacevich (vicepresidenta) y los padres de los hermanos Damiani (Nicolás y Darko). Y curiosamente ante el error del arquero argentino Wilfredo Cavallero alguien deslizó con fastidio un telúrico "¡Ajde ukurcu!" (¡andá al carajo!). Luego vendrían los goles de Luka Modric, actual mediocampista del Real Madrid, y de Rakitic, jugador de Barcelona y compañero de Lionel Messi. Ambos se comentaron como golazos. "Yo había dicho que gane el mejor y ganó el que mejor jugó. Pero sinceramente no pensé que Argentina sería derrotada", dijo Nicolás, repitiendo la frase que había expresado al inicio. "Fue un partido «jako dobro» (muy bueno)", tradujo otro hincha, Jorge Presenqui Zabcic.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});