Ovación

"Vanina tuvo su revancha", destacó la entrenadora de Correa

La DT de Correa en Rosario Central, Rosana "Zurda" Gómez, dice que su amiga tiene una técnica "única".

Domingo 16 de Junio de 2019

La arquera de la selección nacional de fútbol que está disputando el Mundial de Francia es una muestra más de que nadie es profeta en su tierra. Hasta este último viernes a las 16.28 (hora argentina) cuando voló, soberbia, en el césped del estadio Océane de Havre al palo izquierdo del arco para taparle el penal a la inglesa Nikita Parris, pocas y pocos conocían a Vanina Correa. Pero esta mujer de 35 años, 1.80 metro, gesto adusto, pocas palabras, rodete; madre de los mellizos Romeo y Luna, de 5 años que tuvo con su ex mujer, empleada del municipio de Villa Gobernador Gálvez, vecina del humilde barrio de la Carne y arquera de Rosario Central tiene una larga historia futbolística pegada a sus guantes. Quién mejor para contarla que una amiga y ex jugadora que la conoce desde hace 23 años: Rosana “la Zurda” Gómez, su actual entrenadora en el club de Arroyito y también de la seleccionada Virginia Gómez.

   Ambas, Vanina y Rosana, compartieron varias camisetas, incluso la albiceleste y ambas fueron dirigidas por una oscura figura del fútbol como el ex arquero Edgardo “Gato” Andrada, un agente civil de inteligencia durante la última dictadura cívico, militar y eclesiástica. Ambas son parte de las luchas y los logros de las mujeres en el fútbol.

¿Cómo la viste a Vanina ante Inglaterra?

Con emoción y junto a mi familia. Festejamos su atajada del penal más que un gol. Increíble, lloramos todos. Conocemos a la Flaca y a su familia desde hace tiempo, me encanta que el mundo conozca la excelente arquera que es, tiene una técnica única. Sé cómo la criticaban hace años injustamente, porque cuando un equipo es goleado la arquera está más expuesta, por eso mi alegría. Vanina en este Mundial tuvo su revancha, porque no sólo jugó bien ante Inglaterra sino también contra Japón, un equipo que le exigió menos al arco argentino porque no fue tan vertical. Pero también allí jugó sólida y segura, en estos últimos años Vanina se perfeccionó y está en una etapa de maduración increíble, estoy orgullosa de ella y de su partido del viernes: fue impresionante.

A los 35 años podría decirse que Vanina es “veterana”, para el fútbol. ¿Creés que de todos modos tendrá ofertas del exterior?

El reconocimiento le llega tarde porque así de lentos son los procesos para las mujeres en este deporte. Es una macana que la visibilidad se dé internacionalmente ahora porque se perdieron muchas jugadoras en el camino, pero no me extrañaría que Vanina sea tentada por otro país y si se da yo le diría que le dé para adelante. Estos momentos hay que disfrutarlos. Yo dejé de jugar hace cinco años, a los 32, aún era joven y tenía estado, no estaba lesionada pero opté por entrenar. Ella puede seguir jugando a niveles competitivos aún.

En una foto de hace años de Central se las ve con el Gato Andrada como DT. ¿Cómo fue enterarse que había sido un colaborador civil del proceso?

Una desilusión para mí que tenía 15 años, porque lo considerábamos buen DT y buena gente, conocíamos a su familia, íbamos a su casa. El armó un amistoso en Buenos Aires y así fuimos vistas Vanina y yo. Jugamos luego en Boca y en la selección, ¿cómo no íbamos a estar agradecidas?

Con Vanina fueron compañeras y ahora sos su entrenadora. ¿Cuál es la diferencia con ella?

Sí, fuimos compañeras en Central, en Boca y en la selección siendo muy jóvenes cuando también dirigía el actual técnico, Carlos Borrello. Mi puesto era volante por izquierda, en el Mundial de 2003 en EEUU jugué con la 10 y en 2007, en China, con la 11. Ahora dirijo a Vanina desde 2016. Cuando volví a Rosario, Vanina me fue a pedir que dirija a Social Lux, ella jugaba en Mercadito. Y acepté: armé la pretemporada 2016/2017 cuando competíamos en la liga santafesina. Luego me vine a Central y desde este año ella se incorporó y volvimos a encontrarnos todo el 2019. Diferencias no hay. Vanina es excelente jugadora y buena compañera: reservada con su vida personal, callada, tímida y chinchuda, pero muy buena gente.

“Puede ser”

Ovación mantuvo el viernes este breve diálogo con Vanina:

¿Cómo estás viviendo este Mundial y el excelente pos partido con Inglaterra?

Con Japón fue durísimo. Pero luego nos tranquilizamos todas. Gracias por lo de “excelente”. Estoy contenta pero, claro, me hubiera gustado que ganemos.

Si te seducen para ir a jugar a otro país, ¿vas?

Mmmm, no pienso en eso

ahora, pero puede ser...

Testigo privilegiada

Aprovechando una breve estadía en Francia, Rosana Gómez se dio el gusto de seguir de cerca a Vanina Correa, su jugadora y amiga. Estuvo presente en el estreno ante Japón (0 a 0).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario