Ovación

Usandizaga: "Voy a volver, pero con mi hijo porque solo no puedo"

El presidente de Central en uso de licencia, Horacio Usandizaga, dijo esta noche ante una multitud que mañana mismo vuelve a la presidencia del club y remarcó que va a realizar todos los esfuerzos necesarios para que su hijo tome el mismo camino. “Me voy a quedar, pero lo tengo que convencer a mi hijo y al Turquito Moamed porque solo no puedo”, aseguró emocionado.

Viernes 17 de Julio de 2009

El presidente de Central en uso de licencia, Horacio Usandizaga dijo esta noche ante una multitud que mañana mismo vuelve a la presidencia del club y remarcó que va a realizar todos los esfuerzos necesarios para que su hijo retome el mismo camino. “Me voy a quedar, pero lo tengo que convencer a mi hijo y al Turquito Moamed porque solo no puedo”, aseguró emocionado.

En un marco de euforia total y bajo un férreo operativo policial, cerca de 700 hinchas se concentraron en las inmediaciones de Salta y Entre Ríos para apoyar la gestión de Horacio Daniel Usandizaga, a quien le pidieron a grito limpio que retome las riendas de la institución.

Fiel a su estilo visceral que lo caracteriza, el Vasco recibió el apoyo de los hichas en la puerta de su casa cuando el reloj marcó las 19.30. Pronunciando un discurso cargado de efervescencia, les retribuyó el apoyo a los hinchas canallas, habló de Russo y aprovechó para confirmar lo que todos sus allegador deseaban: el Vasco vuelve a ocupar el sillón presidencial de la insitución anclada en Arroyito.

“Me voy a quedar, pero ustedes van a tener que confiar en mi. El hombre es esencialmente falible, el único infalible es Dios. Yo me equivoqué y nos podemos equivocar pero quiero que tengan la certeza de que somos gente honesta, y si hay algún acto de manera deshonesta me lo vienen a decir a mi”

“Olé, Olé, Olé, Vasco, Vasco” fue la tónica que marcó el ritmo de la movida auriazul que pregonó por el retorno del hombre que, según expresaron muchos de sus hinchas, refundó el club y lo encaminó económicamente más allá de algunos desaciertos deportivos.

“También necesito dos cosas para volver: a mi hijo y al protesorero, el Turquito (Matías) Moamed, que es un excelente tipo y gran colaborador. Yo le dije a mi hijo que solo no puedo”, remarcó. "Mi hijo no es ningún imbécil como tanto han criticado. Sabe lo que hace, es jovén y se sacrifica por Central, todo el día, y por 3.500 pesos", agregó en medio de un griterío que no paraba de pedir su regreso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS