Ovación

Usandizaga: "En Central no buscamos refuerzos"

Caminando por prolijos senderos de maderitas pintadas de blanco se llega a destino. En el Balneario Apolo 15, ubicado en el centro geográfico del complejo playero Punta Mogotes, un rosarino habla, gesticula: es Horacio Usandizaga. Alquiló por 10 días la carpa Nº 13. Sorprendido por Ovación accede a una entrevista.

Jueves 10 de Enero de 2008

Caminando por prolijos senderos de maderitas pintadas de blanco se llega a destino. En el Balneario Apolo 15, ubicado en el centro geográfico del complejo playero Punta Mogotes, un rosarino habla, gesticula: es Horacio Usandizaga. Alquiló por 10 días la carpa Nº 13. Sorprendido por Ovación accede a una entrevista. “Pasen, tomen asiento”, ofrece el Vasco sus instalaciones playeras de Punta Mogotes. La primera quincena del año viene impecable: junto al mar azul el sol amarillo no deja de brillar, y no hay sitio en la Argentina más apropiado para resistir el sofoque.
  —¿Cómo lo trata Mar del Plata?
  —Y, aquí estamos muy bien, con este sol. Pero allá ( en Rosario) las cosas no están tan bien.
  —Lo dice por Central.
  —Y claro, últimamente recibimos un informe de la Intervención donde nos encontramos con una deuda posconcursal de 67 millones de pesos. ¿Se imagina? Comentaban hace unos días, aquí, en Mar del Plata, que ésta ciudad tiene un problema importante porque debe 70 millones?y calcule que Mar del Plata es una ciudad de 600 mil habitantes con muchos ingresos, y lo consideran un problema.  
 —De todos modos, la gravedad de la situación no es sorpresiva. ¿O es peor de lo que pensaba?
  —No voy a decir la clásica frase de los políticos “recibí un pesada herencia”. La situación es muy grave y vamos escalón por escalón, por ejemplo tenemos los sueldos de los jugadores y el personal pago, es un avance.
  —Las elecciones de Central, en noviembre pasado, fueron un hecho político sin precedentes: ninguna institución de la ciudad reunió nunca a 8500 socios en una elección, y usted logró 2 de cada 3 votos, ¿cómo toma ese fenomenal apoyo?
  —La sensación es doble, una gran satisfacción por un lado, y bastante preocupación por el otro. La gente de Central tiene que saber que vamos a trabajar fuerte pero también tiene que entender que no soy un milagrero.
  —Milagro o no, me parece que la gente le va exigir, por sobre todo, evitar el descenso.
  —Ya lo sabemos, y lo deseo personalmente porque soy tan hincha de Central como el que más. Mi percepción es que tenemos un buen plantel de jugadores, y que por distintos factores exógenos perdimos un montón de puntos increíbles en el campeonato pasado. Por eso terminamos últimos.
  —¿Mala suerte?
  —Sí, y también distracciones y la carga de los problemas que arrastra el club. Además, la intervención se dedicó a tratar de resolver lo económico, pero el tema fútbol no fue su fuerte. Y la directiva anterior tuvo directamente conductas non santas en lo administrativo y lo futbolístico.
  —¿Está en contacto con el entrenador Madelón?
  —Permanentemente. Estamos bien con Madelón, ganó un partido y empató el otro, y contra Argentinos, un equipo muy fuerte del torneo.
  —Usandizaga, celebrar un empate contra Argentinos, en Arroyito, no forma parte de las tradiciones de Central.
  —No, no, le digo que el propio técnico de Argentinos Juniors me dijo: “Usandizaga, merecieron ganar ustedes”, para mí, de todos modos, empatar con Argentinos en Rosario es como una derrota.
  —¿Hay que esperar que Central contrate jugadores nuevos, de aquí al inicio del campeonato?
  —Mire, hicimos algunos intentos pero no fructificaron. Así que en principio no vamos a buscar a nadie más, me sentí manoseado. Y no me gustó. Si nos ofrecen algún jugador que nos interese, podemos evaluarlo con el técnico. Central tiene jugadores de valor en su plantel y no vamos a mal vender a nadie para traer alguien más caro de igual o inferior categoría. Es algo lógico.
  —Lo dice por alguien es especial.
  —Y, tuvimos el caso de Ledesma. Resulta que el jugador nos plantea que tiene todo arreglado con otro club, que se quiere ir. Y luego nos ofrecen 400 mil dólares por el pase. No es así. Los jugadores tienen que entender que no pueden empezar por el final, la escalera no se empieza a subir por el último escalón. Antes de arreglar un contrato con alguien, el jugador necesita que Central le consiga comprador, y con precio acorde.
  —¿Y cómo sigue la situación de Damián Ledesma?
  —Tiene que cumplir el contrato, hasta junio de 2008, y de lo contrario le haremos juicio.
  —¿Usted cree que Central se salva del descenso sin traer a ningún jugador?
—Estoy convencido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario