Ovación

US Open: El trofeo de Nueva York fue para el mejor del año

Rafa Nadal derrotó a Djokovic en cuatro sets y repitió el título de 2010.

Martes 10 de Septiembre de 2013

El español Rafael Nadal puso ayer el broche de oro a una mágica temporada al vencer al serbio Novak Djokovic por 6/2, 3/6, 6/4 y 6/1 en la final del US Open. El número 2 del mundo volvió a demostrar que es el mejor jugador del 2013: le ganó al 1º del ranking, levantó su décimo título del año y aumentó a 22 el número de victorias consecutivas sobre canchas duras, superficie en la que no perdió nunca en esta temporada.

Su regreso al circuito en febrero, tras siete meses de lesión, generó dudas sobre cómo iba a responder su rodilla. Pero superó todas las expectativas y ayer volvió a coronarse en Nueva York, como en 2010.

Desde el primer día fue un ciclón en el US Open. "Estoy muy emocionado. Todo mi equipo sabe lo que significa este partido para mí. Nadie me lleva al límite como Novak", dijo Nadal, quien rompió en lágrimas y se arrojó al suelo cuando Djokovic estrelló en la red la última pelota del partido.

Mejor no pudo empezar la final para el español, que al primer descanso ya se sentó con un break arriba. Nadal jugó muy profundo y no tardó en verse sacando para cerrar el primer set. El reloj marcó 41' cuando Djokovic cometió su décimocuarto error no forzado, una derecha desde el medio de la cancha, y entregó el primer set al español.

David Beckham, Justin Timberlake, Kevin Spacey, Ben Stiller, Jessica Alba o Leonardo Di Caprio fueron el objetivo de todas las cámaras en los descansos entre juego y juego. Nadal y su furioso drive fueron las estrellas de la cancha.

Djokovic tuvo una reacción propia de un número uno, Y logró un quiebre fundamental para ponerse arriba 3/2 después de un peloteo infernal en el que hubo 54 golpes. Así se encaminó a igualar en sets.

Y Djokovic no frenó: arrancó como un ciclón el tercer set. El serbio estuvo a punto de ponerse 3/0, pero falló y minutos después el marcador reflejó un 4/3 para el español. Un partido digno de los dos mejores tenistas del circuito.

La tensión aumentó en la Arthur Ashe. Ninguno ganó su saque con facilidad y los games se decidieron por pequeños detalles. Con el set igualado 4/4, el serbio dispuso de un 40/0 con el saque de Nadal. Pero el español resucitó y terminó cerrando el juego con un smash que estuvo a punto de dar en la reina Sofía de España, sentada en las primeras filas de la tribuna.

Ya nada paró al huracán Nadal. En el cuarto set, el Nº2 se sintió más cómodo que nunca tras salvar los games más complicados y su zurda fue un martirio para Novak. El parcial fue un trámite para Rafa, el nuevo rey de Nueva York.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario