Ovación

Urruti: "La meta de Newell's es sumar y después se verá"

Los goles lo empujaron al éxito. A sobresalir y hasta ser observado por equipos extranjeros. Maximiliano Urruti hoy transita por el mejor momento de su carrera futbolística, porque se puso el traje de goleador que hacía mucho...

Martes 03 de Abril de 2012

Los goles lo empujaron al éxito. A sobresalir y hasta ser observado por equipos extranjeros. Maximiliano Urruti hoy transita por el mejor momento de su carrera futbolística, porque se puso el traje de goleador que hacía mucho tiempo estaba en desuso. En Newell’s se pedía a gritos el arribo de alguien que se vistiera de definidor y él lo hizo. Respondió a la confianza que le entregó Martino y ahora casi nadie se acuerda —o por lo menos lo disimuló— del nueve que no había en el Parque. El domingo sumó su cuarta conquista, algo que esperaba y hasta había anunciado vía twitter: “Hoy puede ser un gran día”. Y sí, lo fue porque rompió el cero para encaminar a la Lepra hacia la victoria y quedar como escolta del torneo.

El mensaje lo tiene bien estudiado al igual que el resto. Maxi no habla de otra cosa que no sea sumar, la frase de cabecera de un plantel que tiene en claro que no debe pensar en otra cosa que no sea engrosar el promedio. “La gente que se ilusiona y eso es bueno, pero para nosotros la meta es sumar, después se verá. Aún faltan muchas fechas por delante”, sostuvo el atacante, que al dar su análisis del partido confesó: “El que convertía abría el partido. Por suerte lo pudimos hacer nosotros”.

Ñuls puso primera en este torneo con “las presiones del pasado. Sabíamos que teníamos que cambiar la mentalidad con un DT nuevo que iba a aportar lo mejor de él. Y eso se ve”, agregó el atacante, que hizo hincapié “en el gran grupo que tenemos y que trabajando conseguiremos cosas. Estamos bien de la cabeza y ahora hay que sumar puntos, después se verá”. También resaltó que en el primer tiempo “me costó entrar porque tenía que jugar por arriba y ahí perdía. En el segundo se abrieron los espacios y jugué por abajo, donde me siento bien”.

Una historia, un pasado. Hoy Urruti disfruta a pleno de este momento de trascendencia. Los goles en primera lo elevaron a una posición que hasta hace poco sólo soñaba. Como cuando estaba en Sagrado Corazón, donde con sólo 16 años era titular en la primera local y compartía la dupla ofensiva con Fernando De Paul, un goleador que en ese momento lo doblaba en edad. Los memoriosos recuerdan la final que le ganaron a Coronel Aguirre en 2008 por 2 a 1, con Maxi como autor del tanto de la victoria. “Ese día se recibió de jugador”, contó Hernán Llano, quien era coordinador en el club de zona sur y hoy trabaja en Newell’s. De ayudante de campo en la primera local de Sagrado estaba Pelusa, ni más ni menos que el papá de Maxi.

Urruti no sólo hizo el gol de la victoria sino que fue la figura de la cancha, a tal punto que —según cuentan— “lo tuvieron que sacar dos compañeros en andas ya que no podía caminar de los golpes recibidos”.

Cuatro años más tarde la vida le cambió radicalmente. Si bien se había recibido de jugador en aquel momento, hoy se encamina para recibirse de goleador.

Felicidad plena

"Estamos contentos de estar arriba en la tabla después de un semestre malo. Y el hecho de que no nos conviertan es también otro dato positivo", resaltó el defensor Hernán Pellerano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS