Ovación

"Uno aprende con estos jugadores", dijo Raggio sobre el plantel de Newell's

El director técnico de los rojinegros dialogó con Ovación y no se cansó de agradecer el compromiso de sus dirigidos. "Hay buena madera", dijo. Carozo luce feliz, aunque no lo deja traslucir.

Viernes 12 de Septiembre de 2014

La práctica recién terminaba. El sol se mostraba intenso en una mañana con temperatura agradable. Gustavo Raggio se dirige a una de las canchas del predio donde entrena el plantel. Se para con los brazos cruzados, firme, y espera iniciar el mano a mano con Ovación. Medita cada palabra antes de lanzarla sobre el grabador y lo hace con voz pausada. En su discurso no deja de agradecer, sobre todo a los jugadores, los “verdaderos” artífices de este momento. En su larga exposición resaltó que “uno aprende con esta clase de jugadores. Sería poco inteligente no escucharlos”. Y dijo que “hay un gran diálogo con todos”, que “uno es mejor o peor entrenador dependiendo del resultado que se obtenga” y esquivó pensar a futuro y hablar del duelo con Central porque “sólo pienso en Olimpo”. De todas formas, en la cuestión entre ganar un clásico o el torneo se limitó a decir que “Newell’s exige protagonismo absoluto en todos lados”.
  Carozo luce feliz, aunque no lo deja traslucir. Toda esa sensación circula por su interior y hacia afuera se muestra impermeable sabiendo que aún falta mucho por recorrer. Por eso, sobre si en algún momento soñó con este presente, expresó: “No sé si me lo imaginaba, pero sin dudas que el presente es auspicioso por los jugadores que a uno le toca entrenar. Un plantel que hizo que las diferentes contingencias que fuimos teniendo, como la ausencia de futbolistas importantes, se suplantaran. Todo es por la capacidad de ellos”.
  —Al no usar todavía todas las figuras que tenés se puede presagiar que cuando estén todos a disposición se podría observar otro Newell’s.
  —Estoy conforme con el torneo que venimos haciendo. Más allá de que el equipo por algunos momentos o en partidos puntuales no mostró el fútbol que debe tener. En ocasiones por decisiones del partido que uno tiene pensado en el beneficio del equipo. Hay  una competencia muy sana y mientras suceda eso el once inicial tendrá una gran versión. Cuanto más jugadores tengamos el problema será para el entrenador, que deberá equivocarse lo menos posible.
  —¿Hay algo puntual que cambiarías hoy en este trayecto?
  —No, lo pasado está. Cada vez que tomamos una decisión lo hicimos convencidos de que era lo correcto para ese partido. Destaco el compromiso de los jugadores para que esto camine bien. Esto se palpa todos los días. Los futbolistas más grandes son los que marcan el camino y los más chicos se engancharon en la idea de este proceso. A uno lo deja tranquilo porque esta gente juega con el corazón en la mano por el compromiso que tienen con este club.
  —River se asoma como el rival hoy a vencer.
  —Nosotros tenemos que hacer un buen partido con Olimpo, ratificar lo que se hizo con Estudiantes de local y después seguir transitando por el mismo camino porque el que venimos. No me canso de decirlo, los futbolistas son los actores principales y uno está conforme y agradecido porque nos van ayudando en la carrera de técnico de primera. Hay una buena madera, buen diálogo y después nosotros tomamos decisiones. La parte fea es que a veces es ingrato con algunos porque hacen un gran esfuerzo para estar, pero uno debe buscar el beneficio del equipo.
  —Cuando hay un técnico nuevo o de escasa trayectoria se dice que “tal jugador incide en el armado del equipo”...
  —(Interrumpe) En el cuerpo técnico hay muchachos que fueron compañeros de Julio (Saldaña), por ejemplo. Tenemos un gran diálogo con todos, grandes y chicos, y notamos un gran compromiso de todos, algo fundamental para que salga todo bien. El día a día con este grupo es excelente, da placer entrenarlos y uno lo disfruta.
  —Los técnicos a veces aprenden de ciertos futbolistas con trayectoria.
  —Hablamos muchísimo de fútbol. Uno se nutre porque tiene la suerte de contar con jugadores que han jugado al fútbol de verdad, cosa que en mi pasado como futbolista no lo hice. Sería poco inteligente no escucharlos. Después tomamos las decisiones y elegimos los planteos de los encuentros. Por eso destaco que lo bueno que pasa es por obra de ellos.
  —Este equipo debe ser protagonista, algo que dijiste cuando asumiste. ¿Te sentís presionado para llegar a pelear el título?
  —No.
  —Digo esto porque siempre se habla de la vara alta que quedó instalada.
  —Sí, pero son procesos completamente distintos. Más allá de que la idea de jugar es la misma, intentamos eso. Cada proceso tuvo un inicio y un final. El mío arrancó el 10 de junio. Newell’s exige protagonismo como el que tiene y hay que sostener. Está bueno que se le exija al cuerpo técnico, a los jugadores. Por ahora esto marcha bien.
  —En el ciclo anterior con Berti Newell’s salió segundo, pero perdió el clásico y eso mucha gente no lo perdonó.
  —Y... la gente quiere que el equipo gane.
  —Era el clásico o torneo para algunos.
  —No, Newell’s exige protagonismo absoluto en todos lados. Este es un proceso nuevo, distinto, con una misma idea, con una base de jugadores que siguen y hay otros que se han ido o dejaron de jugar. Se fue Guzmán, Heinze, profesionales de jerarquía y excelente nivel. Este es otro equipo, siempre dentro de la base e idea de jugar bien. Se incorporó gente de inferiores. Entonces que la vara esté alta es porque es Newell’s. Después veremos hasta dónde nos da el cuero para pelear.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario