Ovación

Una tenista con torneo y sin rival

El club Remeros Rosario homenajea a Eda Cambiano, de 90 años.

Martes 22 de Agosto de 2017

Desde hace tres años el Club Remeros Alberdi organiza el Abierto de Tenis Doble Damas para veteranas. Pero este año la competencia gozará de una particularidad: será bautizado con el nombre de "Eda Cambiano", en reconocimiento a la tenista del club a punto de cumplir 90 años que, como dice el tango, juega "como ninguna" y no tiene rivales de su edad.
"Me presentaré igual a jugar, tengo la ropa y la raqueta en el club preparadas, pero bueno, hasta ahora no tengo con quien competir, pero si me invitan a jugar juego", se rió la homenajeada.
El torneo será los días 25, 26 y 27 de este mes. En la primera jornada los partidos comenzarán a las 17 y los dos restantes empezarán a partir de las 8. Ya hay 50 parejas anotadas, pero como es abierto se esperan aún más. Se enfrentarán en las categorías B1 (primera y segunda), B2 (tercera y cuarta) y C (5ta y 6ta).
Las inscripciones se pueden hacer vía Facebook (Club Remeros Alberdi) o a través de los celulares de integrantes de la subcomisión de tenis: 0341-156-196896 y 156-003714.
"Puede anotarse toda jugadora a partir de los 30, que es la edad que marca el inicio de la categoría veterana, ya hay mujeres de Santa Fe y también de San Lorenzo, en su mayoría se anotaron las de la franja de 40 a 50", dijo la vocal de la comisión directiva del club, Nara Tarrés.
El club cumple el año que viene su centenario y contar con una deportista de 90 años es "un orgullo", dijo Tarrés, quien adelantó que se organizó un partido homenaje con la tenista más pequeña del club (Delfina Montivero, de 12 años), Eda y la flamante presidenta de la entidad (Liliana Bigotto, ex jugadora de nivel nacional).
Cambiano integra la asociación Veteranas de Tenis Club Rosario que en mayo de este año organizó el Sudamericano en la ciudad, con la presencia de 380 jugadoras de cinco países. Allí compite en la categoría "más 85", con pollera por arriba de la rodilla y un dinamismo que envidia cualquier tenista de cualquier generación. En esa oportunidad Ovación la entrevistó y la jugadora contó, entre otras cosas, que hacía 45 años que jugaba, que es viuda, que había perdido a su amiga y pareja de dobles (Valentina Fresa) y que de vez en cuando padecía algún calambre que calmaba con "buena hidratación" .
Eda, quien sigue jugando cada sábado, dijo ayer: "Creo que ponerle mi nombre al torneo tal vez sea un poco exagerado, pero estoy contenta".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario