Ovación

Una serie pareja: a ninguno le sobra nada

Argentina y Serbia se miden en Tecnópolis por el pase a semifinales. Sin Novak Djokovic en las canchas no hay favorito en esta eliminatoria.

Viernes 17 de Julio de 2015

Si alguien cree que porque Serbia no trajo a Novak Djokovic la victoria de Argentina en los cuartos de final está asegurada, está muy equivocado. Si algo hace, en todo caso, la ausencia del número uno del mundo, es darle alguna chance a Argentina. Parece de una frase hecha, pero sin Nole esta es una eliminatoria "de 50 y 50" en lo que a las posibilidades respecta. Leonardo Mayer (22º del ranking mundial) será otra vez el gran responsable de mantener en vilo las ilusiones criollas y abrirá hoy la serie ante Filip Krajinovic (87). Aunque Viktor Troiki (20º), la mejor raqueta serbia, es un peligroso de aquellos, juega bien en todas las superficies, incluido este polvo de ladrillo indoor que eligió Argentina para ser local en el predio de Tecnópolis. Tanto Mayer como Troiki tienen capacidad para asegurarles a sus equipos los dos puntos de singles. Y entonces, otra vez, será clave el sábado, con el dobles. Aunque con una salvedad: ellos tienen a un especialista, Nenad Zimonjic (9º del mundo en la especialidad). Y Argentina, "no tiene doblistas", según las propias palabras del capitán Daniel Orsanic hace un tiempo.
Argentina llega a esta serie con todos los papeles dados vuelta. En febrero, cuando el capitán Daniel Orsanic planificaba su primer año al frente del equipo, hizo una convocatoria pensando en armar un ambiente acorde a las afinidades de Juan Martín Del Potro. Es que, el tandilense, ausente desde 2012, le prometió estar a su disposición. En ese momento Delpo se recuperaba de una lesión en la muñeca y si bien no iba a poder estar en la primera eliminatoria por falta de ritmo, dio su palabra de aparecer en estos cuartos de final, para intentar frenar a la Serbia de Djokovic. La gran duda, en aquel momento, pasaba por saber si el tandilense podría tomar el ritmo suficiente para hacerle frente a Nole. Nada de eso ocurrió. Nole no vino a la Davis y Delpo se está recuperando de la tercer cirugía en la mano izquierda a la que fue sometido el mes pasado. Panorama que no le impidió darse una vuelta anteayer por Tecnópolis para alentar a sus compañeros de equipo. y saludar a los rivales serbios.
Pero volvierndo a los primeros proyectos. Jugaban Mayer, Federico Delbonis, Diego Schwartzman y Carlos Berlocq. Los tres primeros amigos de Delpo, y Charly, un neutro. La ausencia de Juan Mónaco en esa serie levantó polvareda. Después de años de actuaciones apáticas en la Davis, Pico se mostraba en un nivel superlativo, incluso siendo finalista del ATP de Buenos Aires.
Se dijo que era por la salud del equipo que quedaba al margen, aunque los protagonistas lo negaron. Mónaco es amigo de David Nalbandian, el eterno "enemigo" de Juan Martín Del Potro.
Tanta agua pasó bajo el puente que aquel futurismo se escurrió. Ni Del Potro volvió a las canchas y ni Djokovic está en Argentina. Aunque la peor parte se la lleva el equipo nacional, porque ante una Serbia sin Nole, una Argentina con un Delpo aunque sea a media máquina podría haberse convertido en favorita. También si Mónaco hubiese aceptado la convocatoria. Pero no lo hizo argumentando dolores en la muñeca.
Como hace casi un año en EEUU, cuando se convirtió en piloto de tormentas para mantener la categoría en el Grupo Mundial I, Leonardo Mayer deberá cargarse la serie a sus espaldas para que el equipo nacional tenga chances de avanzar a unas nuevas semifinales. En la eliminatoria no hay nada dicho. La diferencia, en la Davis, la hacen los top. Y Argentina no tiene tenistas top, todo lo contrario, apenas arma un plantel absolutamente terrenal. El ejemplo más claro de que no le sobra nada es todo lo que le costó superar a Brasil en marzo, en la primera eliminatoria de 2015. Fue un 3 a 2 dramático que tuvo lugar gracias a que Leonardo Mayer empató la serie en 2 luego de jugar 6 horas y 42 minutos ante Joao Souza. Los dos, se desgarraron hasta las ampollas. Luego Federico Delbonis cerró la serie ante Thomaz Bellucci.
Argentina ganó de manera heroica. Al menos esa fue la foto final. De tener algo más de jerarquía en cancha hubiese sido todo más sencillo. Pero esta es su realidad, el pelear punto por punto. Contra Serbia deberá hacer lo mismo. Exactamente lo mismo. No puede relajarse porque no vino Djokovic ni confiarse porque Mayer igualmente es un tipo de confianza. Enfrente, Troiki, Zimonjic y Dusan Lajovic tienen con qué arruinar la fiesta en las semifinales. Los favoritismos están distribuidos en porcentajes iguales.

Mayer, el número uno, abre la serie

El correntino Leonardo Mayer, número 1 del equipo argentino, abrirá hoy  en Tecnópolis la serie de  cuartos de final del Grupo Mundial de Copa Davis frente al serbio Filip Krajinovic, quien reemplazó a último momento a Janko Tipsarevic.
Luego de ese primer punto (programado para las 11), quien  saltará a la cancha será Federico Delbonis, 77 del ranking de singles, para medir fuerzas con Viktor Troicki, número 20 de la ATP.
En tanto, los capitanes Daniel Orsanic y Bogdan Obradovic  designaron para el encuentro del dobles del sábado -puede haber cambios hasta una hora antes del juego- a Diego Schwartzman y  Carlos Berlocq frente a Dusan Lajovic y Nenad Zimonkic, 9 del ránking de esta especialidad.
El domingo se invertirán los duelos de single del viernes con Mayer-Troicki iniciando el juego a las 11.
El vencedor de esta serie jugará, entre el 18 y 20 de septiembre, ante el ganador de Bélgica y Canadá.
Como se dijo, Mayer es la carta del triunfo de Argentina. “No soy el as de espadas del equipo, me siento uno más y  creo que cada uno es importante. No tengo más presión que el resto”, afirmó.
Obviamente que esa presión se genera a partir de las ausencias de los tandilenses Juan Martín Del Potro y Juan  Mónaco, que por distintas dolencias físicas no pudieron estar  disponibles.
Entonces, el “Yacaré”, convertido en un jugador “copero”  tras aquella victoria de marzo frente a Souza, será la  principal apuesta de los conducidos por Daniel Orsanic.
Para el primer punto de la serie, Mayer tendrá enfrente a un  rival poco conocido en estas latitudes, pero que llega con  mucha confianza tras una semana con título sobre polvo de  ladrillo incluido.
Se trata de Filip Krajinovic, quien se consagró en el  Challenger de Braunschweig, Alemania, al vencer en la final al  francés Paul Henri Mathieu por 6-2 y 6-4.
El capitán serbio se decidió por él por encima de  Tipsarevic, hombre de mucha experiencia pero con problemas  físicos en los últimos meses, que complotaron contra su juego.
"Entrené toda la semana pensando en mi tenis, ya que no  tenía claro a quién iba a enfrentar. Mi rival no lo conozco  mucho, sé que viene con confianza porque ganó un torneo el fin  de semana, pero creo que si las cosas salen bien le voy a dar  el punto a Argentina”, explicó Mayer.
Krajinovic está 87 en el ránking mundial, tiene 23 años y apenas tres apariciones por Copa Davis, la última en el cuarto  punto de la serie frente a Croacia de primera ronda 2015  (victoria 5-0 con Djokovic), donde superó Franko Skugor.
Sin embargo, su aparición más importante fue el año pasado,  cuando lel juygador le dio el quinto punto y la permanencia a Serbia frente a India como visitante.

Orsanic espera una serie pareja sin Djokovic

El capitán del equipo argentino de Copa Davis, Daniel Orsanic, auguró ayer una serie pareja ante Serbia, por los cuartos de final que se iniciarán esta mañana en Tecnópolis, aunque confió en que cada uno de los jugadores pueden ganar su partido.
  “Al no estar Djokovic quedó todo más abierto, es una serie pareja pero estamos confiados en nuestros jugadores porque tenemos posibilidades de ganar cada uno de los partidos”, sostuvo Orsanic al término del sorteo de orden de enfrentamientos en la Nave de Ciencia del predio ferial de Villa Martelli.
  El capitán esquivó evaluar cómo la ausencia de Djokovic del otro lado de la red le abre chances a la Argentina para acceder a una semifinal más accesible que lo usual para esa instancia, porque de pasar a los balcánicos chocarán con el ganador de Bélgica (Goffin y Darcis) y Canadá sin Milos Raonic.
  “En lo único que estamos pensando además de Serbia es en los Panamericanos, súper contentos con las medallas que obtuvieron”, dijo Orsanic.
  A Leonardo Mayer, hoy 1 de la Argentina, se lo vio de buen semblante mostrando y con el deseo de “tener un buen partido para abrir” la serie y con expectativa de que “no se haga tan largo” como el choque que tuvo en la costosa victoria sobre el brasileño Joao Souza en la primera ronda, que duró 6 horas y 43 minutos.
  Federico Delbonis, que se medirá en segundo turno con Viktor Troicki, dijo que intentará hacer su propio juego y consideró que “será valioso el aporte que de Leo” sobre las condiciones de la cancha.
  El chascomunense Carlos Berlocq, el que rompía las remeras tras victorias en otras ediciones de Copa Davis, jugará el dobles mañana junto a Diego Schwartzman y dijo que el equipo “llega de la mejor manera”.

Una victoria para cada uno

Con Juan Martín Del Potro y David Nalbandian en todo su esplendor, el equipo argentino de Copa Davis le ganó a la Serbia de Novak Djokovic en el último enfrentamiento entre ambos, en 2011 en Belgrado.
  En esa eliminatoria, David Nalbandian y Juan Martín Del Potro le dieron un salto de calidad al equipo argentino.
  Nalbandian le ganó a Viktor Troicki, y Del Potro superó a Janko Tipsarevic.
  El dobles quedó en manos de Troicki y Nenad Zimonjic ante Juan Ignacio Chela y Juan Mónaco, pero el domingo, en el duelo entre Del Potro y Djokovic, el tandilense ganó por 7/6 (7/5), 3-0 y abandono del serbio por lesión.
  En 1964, la ex Yugoslavia le había ganado al equipo argentino, también en Belgrado, por  5-0. Niki Pilic y Boro Jovanovic superaron a Roberto Aubone y Eduardo Soriano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario