Ovación

Una reserva de primera

No dejó dudas. La reserva de Duendes se consagró campeona tras derrotar a su clásico rival, Jockey Club, en el partido decisivo, cerrando así una campaña casi brillante en la que ganó todos los partidos a excepción del que perdió con el verdiblanco en Fisherton en la clasificación.

Miércoles 17 de Julio de 2019

No dejó dudas. La reserva de Duendes se consagró campeona tras derrotar a su clásico rival, Jockey Club, en el partido decisivo, cerrando así una campaña casi brillante en la que ganó todos los partidos a excepción del que perdió con el verdiblanco en Fisherton en la clasificación.

El plantel, conducido por Lisandro Araujo, Gustavo Baldacci, Hugo Villalonga y Néstor Chesta, supo adaptarse a lo que demandaba la primera división ya que en Duendes la reserva sigue a la primera.

"Sabemos que esto es vertical y tratamos de satisfacer los requerimientos del primer equipo, ya sea si necesita darle más rodaje de algún jugador o algunos minutos a alguno que viene de una lesión, por ejemplo. La idea es ir acompañando a los que están arriba, por eso a veces te toca padecer esas cosas, porque el equipo se te desarma", confió Néstor Chesta uno de los entrenadores.

"Queríamos meter los tres equipos en las finales y por eso en algún momento despotenciamos la reserva para ayudar a la pre, sobre todo en los partidos más complicados. En el staff nos llevamos muy bien y hubo una buena comunicación entre todos los entrenadores, tanto para arriba, como para abajo", completó el DT.

Exigir a la primera

Al referirse a la forma de trabajar, Chesta explicó que el plantel trabajó mucho con el de primera y "lo que le pedíamos a los jugadores era que exigieran al primer equipo, porque un entrenamiento duro hace que haya una mayor competencia, algo indispensable para poder crecer. Muchos jugadores de reserva jugaron en primera, algo que es importante porque habla de un recambio que necesitamos".

Las lesiones que sufrieron jugadores como Ignacio Gandini, Rodrigo Santiago, Patricio Rodríguez Vidal, Santiago Araujo, por ejemplo, hizo que la reserva tenga que nutrir a la primera para tapar esos agujeros. Y en ese feedback, Juan Narvaja o su hermano Emiliano que volvió de una lesión y Giuliano Francescángeli pudieron jugar en primera y como ellos muchos chicos que se han podido foguear bastante.

En ese contexto armar el equipo para jugar la final no les resultó fácil. En ese sentido, Chesta fue muy claro al explicar que "cuando llegan las finales es complicado armar un equipo, porque te bajan jugadores que necesitan minutos, juegan los suplentes de primera y a veces dejás afuera a chicos que estuvieron jugando todo el año. Para cualquier entrenador es complicado y más si fue ex jugador, porque sabés que todos quieren jugar y todos quieren pertenecer. Al final resolvimos que para jugar la final armaríamos el equipo sin ningún jugador del plantel de 23 de primera, para entrenar bien en la semana y poder arrancar con ese equipo, por eso te puedo decir que el domingo arrancamos con el equipo puro de reserva".

A la hora de analizar el torneo, el ex hooker verdinegro destacó que "el nivel en esta división fue exigente. Crai y Santa Fe Rugby tenían buenos planteles y Estudiantes un equipo muy duro, esto sin cortar a Jockey Club, Gimnasia u Old Resian que todos sabemos del potencial que tienen. Es más, el último partido que jugamos ante Old Resian lo pudimos ganar recién en el último minuto porque fue durísimo. Fueron pocos los partidos que se abrieron rápido.... La mayoría fueron encuentros muy exigentes para el nivel de reserva. Más allá de los resultados nosotros tratamos de preparar a los chicos en el contacto y en el juego para que puedan jugar en primera, algo que para nosotros es lo más importante y hacia dónde apuntamos".

Finalmente, a la hora de elegir un partido destacado del equipo, Chesta eligió el primer tiempo de la final y el segundo parcial ante Gimnasia en Las Delicias. "Si me tengo que quedar con un partido en el que jugamos realmente bien, me quedo con los primeros cuarenta minutos de la final ante Jockey: 26-0 con una contundencia tremenda, mucha obtención, mucha dinámica y jugadores muy metidos. Otro fue una levantada en cancha de Duendes. Perdíamos por veinte puntos ante Gimnasia tras un primer tiempo muy adverso y en el segundo los chicos se largaron a jugar y le hicimos cinco tries".

"Estamos satisfechos"

A manera de conclusión, el entrenador destacó que "A nivel juego se lograron cosas lindas y pudimos plasmar lo que entrenábamos, algo que a veces es muy difícil. Estamos satisfechos con el trabajo que hicimos. Los chicos demostraron muchas ganas de crecer y cada uno aportó desde su lugar. Muchas veces la reserva es el equipo sparring de la primera y tenés que hacer cosas que en un partido normal sabés que no vas a hacer. Después en los últimos veinte minutos de ese entrenamiento tenés que aplicar todo lo tuyo, por eso el gran mérito del jugador de reserva o de pre, es que se va acomodando rápidamente a la verticalidad que exige el club, que para nosotros es lo más importante", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario