Ovación

Una promisoria carrera de DT que comenzó en 1998 con Brown de Arrecifes

A dos años de su retiro en Barcelona de Ecuador, asumió su primer desafío como director técnico en ese equipo de la provincia de Buenos Aires.

Martes 12 de Agosto de 2014

Poco seguramente de aquel Gerardo Martino que comenzó su carrera de entrenador en Brown de Arrecifes con sólo 36 años, en este que hoy fue confirmado como nuevo entrenador del seleccionado argentino de fútbol en reemplazo de Alejandro Sabella.

Experiencia, conocimiento, años de trabajo, títulos, son algunos de los atributos que el Tata carga en el lomo tras 16 años desde aquella primera vez en que se hizo cargo de un plantel, por  entonces en la Primera B Nacional.

Títulos en el futbol de Paraguay y Argentina, grandes actuaciones a nivel internacional con el seleccionado guaraní y su paso de la última temporada por Barcelona de España fueron las logros mayores del rosarino que más veces vistió como jugador la  camiseta de Newell's Old Boys.

Fue en 1998 cuando, a dos años de su retiro en Barcelona de Ecuador, asumió su primer desafío como director técnico en ese equipo de Arrecifes, donde tuvo una eficacia apenas inferior al 50 por  ciento en 34 partidos.

Luego llegó a Platense (1999), al que dirigió en 13 encuentros, e Instituto (2000-2001), con el que perdió la Promoción por el  ascenso a Primera con Argentinos Juniors, que se benefició por la  ventaja deportiva de ser el equipo de la categoría superior.

Posteriormente dio el salto al fútbol paraguayo, donde comenzó a inscribir sus mejores capítulos como técnico en 2002 en  Libertad, en dos ciclos, y en Cerro Porteño.

En 2005 tuvo su primera experiencia en el fútbol grande de la Argentina, en Colón de Santa Fe, aunque la suerte no lo acompañó y  apenas dirigió 21 partidos en dos torneos.

Un segundo paso por Libertad lo catapultó en 2007 hacia el seleccionado de Paraguay, con el que tuvo contra las cuerdas en  cuartos de final a la España campeona de Sudáfrica 2010 y con el que  fue subcampeón de América en Argentina 2011.

El fútbol argentino y su Newell's fueron su siguiente paso, y no sólo sacó al elenco rosarino del fondo de la tabla de los  promedios sino que se consagró campeón del torneo Final 2013 y alcanzó  las semifinales de la Libertadores de ese año.

Se marchó de la Lepra agotado por la intensidad del calendario del fútbol argentino, pero lo esperaba un nuevo desafío en el  Barcelona estelar de Lionel Messi.

Apenas una Supercopa española conquistó en el elenco catalán, y se marchó tras un año en el cargo y tras perder la chance de  conseguir la Liga en el Nou Camp.

Otra vez, cuando el descanso asomaba en su horizonte, al Tata le apareció otro nuevo desafío, quizás el más importante de su  campaña, el de comandar al seleccionado subcampeón del Mundial de  Brasil 2014 y llevarlo con máximas pretensiones a la magna cita en  Rusia 2018.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS