Ovación

Un scrum por la inclusión

El viernes arranca el Proyecto San Agustín, concebido con la idea de enseñar a chicos con capacidades diferentes.

Miércoles 18 de Septiembre de 2019

El scrum es, quizás, la formación más característica del rugby y en la que se puede ver que el esfuerzo conjunto es decisivo a la hora del éxito. Con ese mismo empuje, a partir del próximo 20 de septiembre, en el estadio municipal Jorge Newbery, el Proyecto San Agustín comenzará a tomar vuelo y se repetirá todos los viernes de 16 a 17.30 en ese mismo escenario. El Proyecto San Agustín está concebido con la idea de enseñar el rugby y sus valores a chicos con capacidades diferentes y en él están involucrados ex jugadores y entrenadores de distintos clubes de la ciudad, entre otros Alejandro Poza, Ariel Puignero, Germán Candini, Sebastián Bosch y Agustín Pozzo.

Precisamente Bosch y Pozzo se encargaron de empezar a poner las cartas sobre la mesa y dar un pantallazo de lo que se trata. "El objetivo principal es deportivo pero no se descarta la parte recreativa, educativa y terapéutica", dijo Pozzo al iniciar la charla, destacando que "el rugby es una buena herramienta porque, sin dudas, sus principios forman valores: respeto, compromiso, no violencia, amistad y disciplina".

¿Cómo surgió la idea?

Con Bocha (Sebastián Bosch) nos conocemos de chicos, jugamos en equipos diferentes, él en GER y yo en Jockey, pero también compartimos algunos seleccionados... nos conocemos de siempre. Coincidimos en la cancha como jugadores y después también como entrenadores de las primeras divisiones de nuestros clubes. Pero la vida dio una vueltita más y nos volvió a juntar a través de la fe, en un movimiento que se llama Movimiento Cristiano para Gente de Rugby, que funciona en Rosario desde hace un tiempo. Con un grupo de ese movimiento, que tiene gente de Atlético del Rosario, Duendes, Old Resian, Gimnasia y Jockey, nos propusimos llevar adelante un objetivo que sea importante, más allá de que el movimiento ya está metido en los Tigres, en el rugby en las cárceles, en desayunos solidarios y en otras tantas acciones. Sinceramente pensamos en devolverle a la sociedad algo de lo mucho que nos dio el rugby a nosotros, alguien tiró la idea de trabajar con chicos con capacidades diferentes y así arrancamos. (Pozzo)

¿Qué buscan con esto?

Generarles autonomía a esos chicos, no sólo desde lo físico y el esparcimiento, sino también desde lo espiritual. La idea es no ponerles un techo sino ver hasta dónde pueden ellos crecer. Que solos vayan descubriendo sus límites, qué es lo que pueden hacer y qué no. Para nosotros también es un desafío de crecer y aprender con ellos. Seguramente será mucho más lo que aprendamos que lo que vamos a enseñar. (Bosch)

¿Con cuántos chicos tienen previsto arrancar?

Estamos empezando a difundir este proyecto y eso es fundamental. Por ahí vienen alrededor de veinte chicos, pero creemos que con la difusión van a acercarse muchos más. En realidad no sabemos con cuántos chicos vamos a empezar, pero si de repente caen cien, por decir un número exagerado, tenemos gente que se va a acercar a trabajar de manera totalmente desinteresada y con sólo llamarlos participarían del proyecto. Sabemos que en estos tiempos que se viven, lo más valioso de todo es el tiempo, y en el movimiento tenemos mucha gente dispuesta a dar su tiempo por los chicos. (Pozzo)

¿En qué consistirían esos entrenamientos?

La idea es que realicen juegos con pelotas de rugby, sin contacto, algo que sea divertido para ellos. Habrá una serie de módulos en los que, en el primero serán trabajos relacionados con las destrezas individuales, mientras que en el segundo y tercero la idea es ya transmitir enseñanzas sobre el rugby y sus valores. Finalmente se cerrará la jornada con un tercer tiempo, el mismo que se vive convencionalmente después de un partido. Si bien ya tenemos la estructura de los entrenamientos, me gustaría recalcar que en un principio serán entrenamientos lúdicos, para que los chicos se diviertan, pero siempre con una pelota ovalada en el medio, para que vayan interactuando y conociendo el mensaje de lo que es el rugby, un deporte integrador con todos los valores que tiene. (Bosch)

¿Por qué eligieron este camino?

El rugby es inclusivo. Juegan todos: el gordo, el flaco, el alto, el bajo y la verdad es que muchas veces van a los clubes chicos con discapacidad. Y la idea, ya que hablamos de que el rugby es inclusivo, es integrarlos y darles un espacio para que puedan vivir los valores del rugby, lo que es un entrenamiento y un tercer tiempo. Queremos de alguna manera, darles herramientas para que ellos puedan potenciar su desarrollo psicomotriz. (Bosch)

Con respecto a los valores, muchas veces decimos que el rugby proporciona un espíritu que no sólo genera camaradería sino que es una escuela de vida. Por eso mismo, todo lo que ellos puedan aprender e ir ganando confianza dentro de la cancha, puedan trasladarlo al partido de la vida, que a fin de cuentas es el partido más importante. (Pozzo)

La idea es trabajar con chicos de diferentes edades. ¿Cómo tienen pensado dividirlos, ya que no es lo mismo estar con un chico de cinco años que con uno de quince?

Mucho va a depender de la cantidad de gente que vaya. Eso nos va a dar un parámetro un poco más certero, pero en ese caso la idea que entre cinco y quince años haya dos grupos diferentes: De cinco a diez años y de diez a quince. Después va a haber otro grupo para los más grandes, de quince años para arriba. También después dependerá de las posibilidades que tiene cada chico ya que no todos son iguales. (Pozzo)

¿Están preparados para este desafío?

Sí, totalmente. Atrás hay una gran estructura de profesionales: hay preparadores físicos, una psicopedagoga, asistente social, médicos y un staff de entrenadores que somos los que venimos armando todo esto. Además hay muchos colaboradores, muchos jugadores y ex jugadores que se acercan. (Bosch)

Ustedes ya se reunieron con gente que está organizada, como con los Pumpas en Buenos Aires o Cardenales en Tucumán, por ejemplo. ¿Qué les dijeron?

Todos nos dieron el mismo mensaje: "Arranquen que no se van a arrepentir. Es muy difícil que salga todo lo previsto, pero van a ir resolviendo los problemas a medida de que aparezcan". Una frase que nos quedó es: "En realidad, no existen personas discapacitadas, sólo personas con distintos grados de aptitud" y particularmente creo que eso es cierto, y el rugby es un deporte que valora a cada uno de sus jugadores a partir de sus diferencias. (Pozzo)

¿Qué resultado esperan?

Es un proyecto ambicioso, pero estamos con tantas ganas que verdaderamente estamos muy confiados. Sabemos que los partidos que son más complicados se gozan más cuando se ganan. (Bosch)

Los contactos

Para comunicarse, los interesados pueden hacerlo a través del correo electrónico sanagustinxv@gmail.com, al teléfono 3416960549 (Sebastián) o bien en las redes sociales facebook (SanAgustin), twitter (@sanagustinxv) e instagram (sanagustinxv).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario