Ovación

Un sábado de selección premium

A la tarde, a las 15.45 hora argentina, el poderoso Barcelona de Lionel Messi y Javier Mascherano dirimirá la Champions League con la no menos poderosa Juventus de Carlos Tevez y Roberto Pereyra. 

Sábado 06 de Junio de 2015

Vaya que es un sábado de selección. De la mejor selección del fútbol mundial y donde Gerardo Martino lo vivirá de una forma muy especial, a dos puntas, con la mente puesta en dos partidos, importantes para darle forma final al equipo que en pocos días más irá por un título casi tan esquivo como el de la Copa del Mundo: la Copa América. A la tarde, a las 15.45 hora argentina, el poderoso Barcelona de Lionel Messi y Javier Mascherano dirimirá la Champions League con la no menos poderosa Juventus de Carlos Tevez y Roberto Pereyra. Todos ellos estarán en Chile, y al menos dos, los del Barsa, serán seguros titulares. Y por la noche, a las 20 en San Juan, el resto del plantel que afrontará la competencia sudamericana disputará el último amistoso frente a Bolivia. Fútbol premium, de máximo relieve para el Tata y, sobre todo, para Argentina.

Por supuesto, la final de la Champions de por sí tiene un valor tan grande que es imposible sustraerse a su magnetismo. Todo el mundo del balompié, en estos tiempos de tsunami con la caída del status quo de la Fifa, estará pendiente de lo que ocurra en Berlín para una de las definiciones más esperadas año a año. Barcelona y Juventus, dos grandes del fútbol mundial con o sin argentinos, serán un imán que trasciende cualquier otra cosa, pero sin dudas en el sur sudamericano los ojos estarán más atentos que nunca a lo que pase. Porque se enfrentan dos jugadores seleccionados a otros dos seleccionados, y dos de ellos vienen con una historia demasiado particular como para obviarla, o como para creer que no tendrá incidencia en lo que vendrá, que para Argentina por supuesto es mucho más importante que esta final de hoy.

Fue Martino el que volvió a juntar a Messi y a Tevez en la selección argentina, luego de que Alejandro Sabella dejara afuera al Apache de toda la previa y del Mundial de Brasil. Mucho se habló desde entonces de que fue el rosarino el que presionó para que el goleador de la Juve no estuviera, en pos de una unidad de grupo que, se suponía, el otro cascoteaba. Y por eso, el resultado y las formas de esta tarde no son un dato menor para el Tata, que tiene como fin amalgamarlos, pese a que está claro que hoy sólo la Pulga tiene el puesto asegurado.

¿Qué le conviene a la selección? ¿Que gane Messi o Tevez? ¿que sea el capitán el que afirme su poder o, según supone el inconciente colectivo, el aspirante a disputarle el mismo? ¿que Messi llegue relajado por ganar esa disputa, o deseoso de revancha en caso de perderla?

En esta cultura nacional de permanente antinomia, ellos encarnan un nuevo capítulo y está claro que lo mejor para Martino y la selección es que no deje secuelas. Un rato después, el Tata probará al resto en San Juan, mientras los espera, pase lo que pase, con los brazos abiertos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS